martes, noviembre 6

Deidamia Galán

Deidamia Galán (Santo Domingo, 1979). Grado en Diseño Gráfico y Publicitario. Ha sido redactora y editora de varios medios de comunicación. Tiene experiencia en producción de eventos culturales y artísticos. Con estudios de locución, producción de radio, guión para series de TV, publicidad, entre muchos otros. Colaboró en el suplemento cultural Ventana del periódico Listín Diario, semanalmente entre 2000 y 2002. Fue conductora y productora del programa radial Carril del Medio por 96.1 F.M. en 2004. Actualmente dirige una compañía de Relaciones Públicas y Producción Editorial. Ha publicado los poemarios De Ciudades y Nostalgias (Santo Domingo: Editorial Santuario, 2011), la plaqué Trozos de un corazón deambulante, publicada dentro del libro colectivo Esto no es una antología: palabras que sangran (Santo Domingo: Ediciones Ferilibro, 2012); el E-book Para romper este silencio (Santo Domingo: Luna Insomne Editores, 2013); y Pequeñas obsesiones (Santo Domingo: Luna Insomne Editores, 2014). Compiló la antología Cerezo en flor: Breve muestrario de haiku (Ciudad de Guatemala: Letra Negra Editores/Ediciones Ferilibro, 2013). Textos suyos han sido inclui­dos en las antologías Palabras que cruzaron el desierto entre dos (México D.F: Editorial Todas las voces, 2001); Safo, las más recientes poetas domi­nicanas (San Francisco de Macorís: Ediciones Ángeles de Fierro, 2004); Panamericana. Poetas nacidas a partir de 1976 (España: Serie Alfa, 2006); Ser al fin una palabra (México: Tinta Nueva Editores, 2010); Y también soy palabra… (Santo Domingo: Colectivo Y también soy palabra, 2001 y 2012); A la garata con puño: poesía dominicana actual (UNAM, México, 2012.); Material Inflamable: 30 poetas dominicanos del siglo XXI (Ediciones Ferilibro, 2014); Sobre un costado del planeta: muestra de poesía dominicana 1970-1990 (Ciudad de Guatemala: Catafixia Editorial, 2015); Eros y Poiesis, compilada por Orlando Muñoz (Santo Domingo: Editora Nacional, 2016) y Zile a /La isla. Antología de jóvenes poetas haitianos y dominicanos, compilada por Ankhi Ken-Herou (Santo Domingo, 2016). Algunos de sus poemas han sido publicados en revistas internacionales como Serie Alfa (España), Alhucema (España), Exégesis (Puerto Rico) y Sieteculebras (Perú) y traducidos al catalán, al creole y al inglés.



Un cuento de hadas

Me solté los ojos,
los eché de mi vida
los puse a volar
les abrí las ventanas
los hice libres;
y los ojos se me fueron un día
a buscar otros ojos
hijos de almas libres
de hombres libres
de hombres viento.
Y de vez en cuando regresan
a traerme muestras de esos ojos,
ausentes de cordura,
casi enfermos,
enamorados de esos ojos
hijos de hombres libres,
hombres viento.
©Dedidamia Galán


Por si pierdo la memoria

Escribo estas líneas
porque el recuerdo puede traicionarme,
y tu cuerpo quizás algún día se me irá borrando
como se borran las fotos con el tiempo y con la nostalgia.
Tengo miedo, un miedo enorme
de olvidar los momentos en que te vi conmigo
porque fueron pocos;
así que cierro los ojos y vuelvo a verte
y junto a tu sonrisa puedo verlo todo:
el primer abrazo, esa ansia tuya de tocarme toda
y tu boca en mi oído diciendo mi nombre.
Y mientras recuerdo,
se me hace un nudo en el mismo centro del alma donde sólo dan ganas de llorar y no respirar nunca si no es en tus brazos, otra vez en tus brazos.
Podría recordarlo todo ahora, revivirlo,
contarlo exactamente todo
porque viniste a mí muchas veces en tan corto tiempo,
como si tu cuerpo no se cansara y el fuego te quemara por dentro para fungir el mío con tu llamarada.
Sé que corro el riesgo de que sepan todo,
pero tengo fobia de mi mala memoria
y sobre todo del tiempo
porque no quiero jamás olvidar nuestros días
y mucho menos este amor que me robó el alma.
©Deidamia Galán


Declaraciones

Único en tu especie
parece tu sonrisa ahora una obra de arte.
Tantos adioses en mi vida
y este hasta luego me ha robado el alma;
tu saliva la tengo en mi boca
y la marca de tus brazos en mi cintura
como cualquier mañana
con los pezones despiertos
esperando el arribo de tus labios.
Déjame que te quiera así
aunque el miedo me carcoma
y los fantasmas me ataquen en masa
como un fusilamiento;
que esta vez me lo estoy creyendo
y he caído en el delirio
mudándome a tu cama, a tu casa, a tu país, a tu mundo
a todos tus silencios.
©Dedidamia Galán

Publicar un comentario