viernes, octubre 18

El primer corrupto de la isla – I -. Por Andrés L. Mateo



(Reproduzco este ciclo de tres artículos sobre un personaje histórico porque, como siempre, la literatura se adelanta a la realidad. Desde que lo encontré en diversos documentos del pasado he escrito sobre su símbolo, hoy más que nunca redivivo bajo el mismo manto de impunidad.)

El primer corrupto documentado de la Isla de Santo Domingo fue un salmantino llamado Cristóbal de Santa Clara, seleccionado por Frey Nicolás de Ovando para ocupar el cargo de tesorero, y estrechamente vinculado a sus estrategias políticas de dominación indiana. Otras veces he escrito sobre este personaje, y casi se puede decir que lo he individualizado para la historia nacional, colocándolo en el centro mismo de una práctica perniciosa que ha acarreado muchas de nuestras vicisitudes, y casi se ha convertido en un signo distintivo del poder, en una manera tan reiterada de ejercer la política que es como si fuera un código genético de los dominicanos. Pero fue este Cristóbal de Santa Clara el primer corrupto datado que recogen las crónicas con un dejo de aspaviento y admiración.

Frey Nicolás de Ovando dio inicio a la centralización administrativa, y estructuró el aparato burocrático de la colonia usando el clientelismo y fundando dos prácticas sobre las que la corrupción gubernamental se ha sustentado hasta nuestros días: La concepción patrimonial del Estado y la impunidad. Leyendo sobre su vida a uno le parece que el poder desmedido, la ambición que se tiene por mandar y orientar el destino de muchos otros, empujan a la permisibilidad que posibilita el fenómeno de la corrupción, y es lo que hace aparecer a personajes como Cristóbal de Santa Clara. Ovando es el administrador por excelencia de la época colonial, la referencia obligada cuando se habla de un legado arquitectónico (Los balagueristas decían que Balaguer era el Ovando de nuestra época), y es sobre el linaje de su estirpe que la corona española concretó los inicios de una administración colonial. Fue Ovando quien instaló los primeros funcionarios públicos que hubo en la isla de Santo Domingo con la conciencia del poder de la burocracia, y es célebre el olfato que siempre tuvo para acertar en su selección. Sin Ovando el modelo de administración colonial española en América no habría funcionado,

En el libro “Nicolás de Ovando y los orígenes del sistema colonial”, el historiador Esteban Mira Caballos dice lo siguiente: “Uno de los grandes méritos de Ovando fue su gran tino a la hora de elegir a los administradores. Muchos de ellos jugarían un papel destacado no sólo en la colonización de La española sino, tras la marcha de éste, en el resto de las grandes Antillas así como en la Nueva España y en el Perú. Tan sólo se equivocó en la elección del salmantino Cristóbal de Santa Clara para el puesto de Tesorería de la Isla”.

El padre Las Casas habla también del primer corrupto documentado de la Isla de Santo Domingo, y lo define como un “joven de buen carácter, medio poeta, dicharachero y gracioso, que llegó a la Isla acompañando al mismo Ovando en el año 1502”. Era tan joven, entonces, que nadie pensó en la posibilidad de que escalara un cargo de tanta importancia en la administración del aparato colonial, pero el tipo tenía sus encantos de los cuales el gobernador Ovando quedó prendado, y a la muerte del tesorero Villacorta, Ovando lo nombró de forma provisional. Es el mismo Las Casas quien narra la vida disoluta del tesorero, cuyas fiestas continuas y estruendosas, sus comidas opíparas, la arboladura de sus sedas, y el toque mayestático de su apostura, comenzaron a ser la comidilla de la apacible vida del solar colonial.


Eso que ahora los sociólogos llaman “poder de mostración social”, y que es el cencerro que los corruptos de todos los tiempos arrastran, terminó hundiendo al tesorero Cristóbal de Santa Clara. De esta manera se consagró como el primer corrupto documentado de la Isla, pero, como veremos en el próximo capítulo, la corrupción nació hermanada a la impunidad, tal y como ocurre en nuestros días, y Cristóbal de Santa Clara siguió siendo un personaje importante. Y volverlo a evocar ahora es más que una necesidad, puesto que su herencia ha germinado con extraordinarios bríos en la malhadada historia de este país.