domingo, junio 15

14 de Junio

Gráfica correspondiente a la exposición Manolo en las Manaclas del AGN, de diciembre 2013

Allí donde la soledad se eleva hacia la cima heroica
y sostiene en vilo la vertical hazaña del sacrificio vivo
yo sé que escuchas, Comandante;
que aún retumban los versos de René del Risco
en la escarpara sierra, así como los tiros de fusiles.
no los de los soldados, -esos no son perennes-
sino los de sus armas de políticos firmes,
que cambiaron el escenario falso
de convenios hipócritas
por no traicionar la fe del pueblo.

Como si fuera pino de montaña,
ceñido por las piedras que susurran
cuando el viento pretende remover
su fija posición de centinela en la atalaya,
cuidador del último pudor de hombres valientes,
militantes de eternidad contra la desvergüenza
yo sé que nos verán en estado de alerta
al contemplar el paso de los guerrilleros
condecorados por la verdad.
¡Qué a nadie se le ocurra decirme que fue en vano!

Para corroborar la decisión correcta están las altas nubes
coronando su esencia de quisqueyanos buenos.
Y está el aroma de los pinares en constante homenaje.
Y están los afluentes descendiendo por laderas y vertientes
para que el agua pura llegue a los hombres de los llanos
y restaure en las consciencias el sentido del honor.

Muchos, indiferentes ante la inmolación hablan del inútil gesto
pero un muchacho sin miedo conserva en su memoria
el sacrificio en las escarpadas montañas y escribe en su cuaderno
la palabra INMORTAL.

©LEIBI NG