domingo, enero 30

ELENA, ELENA, ELENA, ELENA, ELENA, ELENA, RAMÍREZ, RAMÍREZ, RAMÍREZ, RAMÍREZ, RAMÍREZ





Porque tu vida fue un ejemplo de interés por el arte, las cosas bellas, las canciones, la música, el amor, amistad, solidaridad y alegría, porque nada te fue indiferente, ejerciste tus criterios y formaste gente a tu alrededor con esa estirpe de maestra que llevan las Ramírez-Roques en la sangre, porque te reías hasta de las desgracias y minimizabas tus problemas (bueno, a veces); porque compartías cada logro como quien prodiga el pan de oro que se queda pegado en nuestras manos de algún modo, porque no te olvidamos ni queremos y porque estás presente en cada cosita que regalaste, que comentaste con originalidad, en cada chiste asociado a un bache, a un presidente, a una galaxia... porque te hiciste querer y necesitar. ¡Siempre estás cerca Elena Ramírez! ¡Siempre!

(Mira, no hagas bromas. Yo subí fotografías tuyas y no las consigo por nada del mundo ¡jum!)

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...