miércoles, diciembre 22

Ne te retourne pas ¡Chapeau, chapeau, chapó!


Monica Bellucci y Sophie Marceau


Marina de Van es la directora de esta película que me ha dejado clavada durante dos horas.  No pienso hacerle la competencia a Pepe Derteano que lo hace maravillosamente, pero me ha gustado la peli y lo pregono ¡qué buen rato pasé! Me ha encantado el manejo moderno del suspense y la elegancia de estas damas, la tenacidad del personaje en desentrañar su misterio y el final, mezcla de imaginación y realidad porque se trata de percepciones, de lo que es verdad para unos y suposiciones para otros. Y lo que me parece más interesante, porque ya lo he pregonado antes: nadie puede dar lo que no tiene dentro. Un buen artista, (un escritor lo es) no puede desatar la creación que conmueve si él mismo no es sincero y auténtico, si no se conoce a sí mismo.


2 comentarios:

Wílliam Venegas dijo...

Regreso. Me encanta su blog. Lo de Eco, qué bueno. Y sobre esta película, ¿la vio en cine o en video? Solo espero que llegue a los cines de mi país, pero lamentablemente, en un mundo que se llama globalizado vivimos el monopolio de Hollywood.

LNG dijo...

¡Gracias William! Le paso el secreto ¡shhhh!

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...