sábado, noviembre 13

Palabras de Roberto Cassá en Homenaje a Miguel Cocco


"Como parte del reconocimiento que, con motivo de este Tercer Encuentro Nacional de Archivos, hace el Archivo General de la Nación a personas e instituciones que han brindado apoyo al desarrollo de la Archivística, me honro en hacerlo en la persona de quien fue mi gran amigo Miguel Cocco. A pesar de que su fallecimiento ocurrió hace poco tiempo y que de no pocos de los que hoy nos damos cita tuvimos la oportunidad de tratarlo de cerca, la personalidad de Miguel Cocco está revestida de un aura legendaria. Fue él un dominicano ejemplar en todos los órdenes: militante revolucionario desde temprana edad, promotor de la cultura nacional desde la atalaya que es la Editora Alfa y Omega, funcionario probo y eficiente en la Dirección General de Aduanas, esposo y padre las veinticuatro horas, amigo fiel de los amigos. Fue, en suma, brillante, honesto y valiente, paradigma integral para quienes propugnan por un mundo mejor.
Sin que se le solicitara, Miguel dispuso que la Dirección General de Aduanas hiciera contribuciones al Archivo General de la Nación que han permitido la salida de parte considerable de los alrededor de ciento cuarenta títulos publicados por la institución. Mucho más allá de eso, en el Archivo General de la Nación, desde 2004, tuvimos siempre en él a un aliado consecuente, presto a hacer lo posible a favor de los fines que nos animan.
Esta postura formó parte de su sentido de misión en beneficio de la comunidad nacional.
Hago entrega de este homenaje sencillo, el que está al alcance del Archivo General de la Nación, a sus hijas y a Minerva, su compañera de toda la vida".


No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...