martes, agosto 10

El día que me quieras, pero...



Anoche, Sergio y Luis me invitaron a disfrutar del concierto de Daniel Barenboim dirigiendo la Orquesta West-Eastern Divan en el Teatro Nacional. Si alguien puede poner la piel de gallina a una mujer cansada, que lucha con su sueño y que no ha ido a su casa desde las 7 de la mañana ¡es un genio! Créanme, he ido a muchos conciertos, pero este tipo me rescató de la rutina, la indiferencia y el agotamiento. No encuentro en Youtube algo mejor que esto, pues los otros audios no suenan como quisiera. Al menos esto está nítido y no me dejará olvidar lo que sentí anoche. ¡Gracias Sergio! ¡Gracias Luis! ¡Gracias Daniel Barenboim!

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...