viernes, julio 2

Natalia González Tejera



Profesora Natalia González Tejera


Ayer culminaron los actos que en conjunto dieron significación a la memoria de un acontecimiento: la llegada de los primeros refugiados españoles a la República Dominicana.

Al celebrar el 70 aniversario de este hecho, salen a la luz acciones, logros, esfuerzos y conclusiones que sólo el tiempo ha podido madurar. Para ayudarnos a dimensionarlos y valorarlos se han unido la Academia Dominicana de la Historia, la Comisión Permanente de Efemérides Patrias y el Archivo General de la Nación.

Una de las acciones programadas para conmemorar este 70 Aniversario es la puesta en circulación de libros y para ser precisa, cito de la Presentación del que tengo en las manos:

"Así pues se ha decidido incluir en el catálogo de publicaciones del Archivo General de la Nación obras de la autoría de, o que versan sobre, figuras de la relevancia de María Ugarte, Vicenç Riera Llorca, Malaquías Gil, José Almoina, Jesús de Galíndez, Javier Malagón Barceló, Constancio Bernaldo de Quirós, Gregorio B. Palacín Iglesias y J. Forné Farreres. Con la edición de estos trabajos, varios de los cuales ya forman parte de nuestra colección general, deseamos rendir un sincero y merecido homenaje de agradecimiento y admiración hacia la importante labor desarrrollada por hombres y mujeres del exilio español en la República Dominicana, así como en el resto de América y en todo el mundo".


 Presentación de Cuentos y escritos de Vicenç Riera Llorca

Natalia González Tejera, es la Compiladora de la obra Cuentos y escritos de Vicenç Riera Llorca, nacido en Barcelona en 1903 y que como refugiado llegó a nuestro país el 19 de diciembre de 1939.

La profesora Natalia González Tejera es hija de uno de esos refugiados que llegó con su familia: Don Manuel González González, Manolo González.

El padre de Natalia y de María del Mar, (ambas profesoras universitarias), el tío de mi compañero de Liceo, cirujano Manuel Ventura González, el abuelo de Karol... fue además, combatiente constitucionalista, tal vez el único exiliado político de aquella época que no dudó en hacer lo único que había que hacer para defender la Constitución dominicana en la Guerra de Abril de 1965: empuñar las armas.

¿Quién mejor que alguien que ha sufrido en carne propia los hechos para difundirlos? Natalia González Tejera, a quien conozco desde la infancia, es un ser auténtico y espontáneo, transparente y motivador que trabaja con la alegría de los cascabeles y cuando se pone seria hay que temerla porque no se le traba la lengua para llamar al pan, pan y al vino, vino (sonrío al usar una frase tan manida pero que no por ello deja de ser tremenda y castiza, o mejor española, porque España es mucha cultura); ha puesto mucho de ella en los actos de conmemoración que mencionamos.


Vicenç Riera Llorca escribió para La Nación, periódico de la época, hasta junio de 1940. Parece que hablaba inglés y francés pues esto le sirvió para trabajar en el Restaurante Holywood, que estaba donde estuvo El Comercial (actualmente Mercure), en Conde con Hosto.

En dicho lugar no sólo había flujo de visitantes sino que sirvió de punto de contacto, al igual que La Cafetera de hoy, que antes fue Cafetería Paliza, para reclutar voluntarios que luego irían a crear resistencia a los enemigos de la República española.

A menudo, cuando visitamos un lugar, hacemos gimnasia mental al recrear personajes, escenarios y hechos con el letrerito de "Como si..." Para revivir la participación de los refugiados españoles y apoderarnos un poco más de nuestra propia historia, del sabor de aquellos años, hay que leer lo que escribieron éstos y entenderlos, sólo entonces, nosotros también, a través de la magia de la literatura, seremos testigos de la historia. 

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...