lunes, julio 12

Desde entonces
se volvió madrugada más allá de la espera.
Sin saberlo tus ojos
cabalgando silencios regresó tu mirada
Se poso en un suspiro
desmintió la llovizna, proclamo soledades
Se desvistió de luces
Se pobló de humedades

Desde entonces profano
tus dioses más secretos.
Desde entonces desmienten
tus temblores mis manos.
Desde entonces me gritas
tu silencio más hondo
tus verdades mas ciertas
tu gemido más ancho.

Desde entonces sucumbo
a tu siempre sonrisa
y me entierro en la espera
de dioses y suspiros.
En cada madrugada
me bebo tu llovizna
me acuesto en tu silencio
destruyo soledades
descubro tus secretos
más íntimos y ajenos

Te leo con mis dedos
Espejada en mí sombra
Te sé,
Luego soy,
Simplemente


Luis Carvajal

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Quién es el autor? ¿ha publicado algo más?

LNG dijo...

Luis Carvajal, a quien los amigos llamamos "Cuchito", fue mi compañero de bachillerato en el Liceo Experimental Altagracia Amelia Ricart Calventi. Éramos pocos y nunca nos olvidamos. Luis, no sólo es una de las inteligencias pre-claras de mi generación, sino que introdujo el karate coreano ¡EN RUSIA! ¡Digo! en la universidad donde se fue a graduar de biólogo. Ahora es profe de la UASD y un activista a tiempo completo por la defensa de nuestros recursos naturales. Protagonista de la lucha por preservar Los Haitises y firme en impedir que las playas de este país se privaticen. Encima, ya lo ven, escribe poemas muy bien. Está en Facebook.

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...