sábado, diciembre 25

Mi maravilloso regalo de Navidad

Gracias a Fang-Fang y a Frank. Sí que los tendré presentes todos los días.

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...