sábado, mayo 30

MADRE V TE TOCA ENCENDER LA LUZ DEL ALBA por Luis Carvajal






MADRE V
TE TOCA ENCENDER LA LUZ DEL ALBA

Han florecido soles en tus pechos.
Desde tu ombligo escapan sombras y arcoíris.
Mana tu corazón cielos, galaxias,
pero un Jacinto lila los devora,
engulle la matriz del río que te incuba
hasta que emerges:
los oídos, los ojos y la piel abiertos;
nueva mujer y nuevo corazón,
nuevo cuaderno para escribir de nuevo.
Tu estatura no cabe entre cuatro paredes.
Hay en tu voz de luz y de aguacero
palabras que te saben y contienen,
poemas que te cantan y liberan.
Yo sólo te presiento, compañera,
viajera desde el sueño a la mirada.
Han florecido soles en tu pecho
y te toca encender la luz del alba.

Luis Carvajal Nuñez

Trasatlántica. Latinoamérica es un pueblo al sur de Estados Unidos,



Casa de América acoge la exposición, Trasatlántica. Latinoamérica es un pueblo al sur de Estados Unidos, incluida dentro de la sección oficial de PHotoEspaña 2015 dedicada a la fotografía latinoamericana. La muestra en la que participan más de 100 artistas latinoamericanos, revisa el estado de ánimo de la fotografía latinoamericana –un estado diverso, complejo e incompleto–, utilizando como herramienta fragmentos de canciones que se convierten en su columna vertebral. La música, al igual que la fotografía, posee una capacidad emotiva que la muestra utiliza para ofrecer la mirada de un grupo de artistas, en su mayoría jóvenes, que hablan de las particularidades de su territorio, Latinoamérica. El título de la exposición hace referencia a una canción del grupo chileno Los Prisioneros, en la que se describe un territorio de «veintitantas banderitas» al sur de un área angloparlante que influye sobre él y le hace sentir que «Latinoamérica es un pueblo al sur de Estados Unidos».
Para llevar a cabo esta exposición se ha realizado una selección de imágenes a partir de los trabajos de los fotógrafos que han participado desde 2008 en Trasatlántica, el foro de fotografía y artes visuales que organiza PHotoEspaña y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo – AECID. Durante este tiempo Trasatlántica ha desarrollado actividades en dieciséis países –visionados de porfolios, encuentros profesionales y exposiciones– que han fomentado la reflexión y creación de redes en torno a la fotografía y a través de las cuales han podido ser testigos de la heterogénea obra de múltiples fotógrafos.
Las más de 200 imágenes que forman parte de la exposición están agrupadas en diferentes ámbitos sugeridos por las letras de canciones populares, clásicas y contemporáneas. La muestra está comisariada por La Silueta y La Fábrica; producida por The Folio Club y Hahnemühle. La muestra podrá visitarse hasta el 1 de agosto en la Casa de América.
Artistas participantes
La muestra reúne el trabajo de los fotógrafos Adam Wiseman (México), Adan Zarate (Venezuela), Adrian Arias (Costa Rica), Adriana Zebrauskas (Brasil), Aglae Cortes (México) Alejandro Cegarra (Venezuela), Alejandro Olivares (Chile), Alicia Caldera (Colombia), Andrea Ardila (Colombia), Angélica García (Venezuela), Ariel Antonio Sosa (Honduras), Arturo García Trinidad (México), Arturo Sosa Carrasco (Honduras), Breno Rotatori (Brasil), Candelaria Magliano (Argentina), Carolina Camps (Argentina), Cecilia Lutufyan (Argentina), Claudia Guadarrama Guzmán (México), Claudia Hans (México), Claudia Lopez Ortega (México), Colectivo Garapa (Brasil), Dafne Gentinetta (Argentina), Daniel Barraco (Argentina), Daniel Chauche (EE.UU), Dante Cosenza (Argentina), Diego Levy (Argentina), Dolores Medel, (México), Edgar Garces (Colombia), Eduardo Carrera (Argentina), Eduardo Jiménez Román (México) Elizabeth Casasola Gómez, (México), Emilio Nasser (Argentina), Eny Roland (Guatemala), Ernesto Muñiz (México), Fabian Hernández Mena (Costa Rica), Fabio Seixo (Brasil), Felipe Russo (Brasil), Franco Verdoia (Argentina), Freddy Murphy (Guatemala), Gabriela Carrera (Venezuela), Gilvan Barreto (Brasil), Gustavo Lacerda (Brasil), Ines Tanoira (Argentina), Isabel Arteaga (Venezuela), Ivonne Jacquet (Argentina), Jorge Panchoaga (Colombia), José Diaz (Costa Rica), Jose Diniz (Brasil), José Ignacio Zugasti (Venezuela), José Luis Rodríguez Maldonado (Colombia), Julio Barrita (México), Karina Muench (México), Karla Leyva Leal (México), Leslie Searles (Perú), Luciana Whitaker (Brasileña), Luis Arturo Aguirre (México), Luis Arturo Molina (Guatemala), Luis Sergio (Chile), Luis Soto Maldonado (Guatemala), Manuel Velasquez Tobar (Honduras), Marcelo Perez del Carpio (Bolivia), Marcelo Rius Barón (México), Marcio Henrique Vasconcelos (Brasil), Marco Antonio Filho (Brasil), Margarita Fractman (Argentina), Marianne Matouk Moreno (Venezuela), Mariela Sancari (Argentina), Martín Estol (Argentina), Martín Felipe (Argentina), Mateo Caballero (Bolivia), Mateo Pérez Correa (Colombia), Mauricio Palos (México), Mayerling García (Nicaragua), Melba Arellano (México), Mónica González (México), Morfi Jiménez (Perú), Nicolas Janowski (Argentina), Nicolas Wormull (Chile), Tatewaki Nio (Brasil), Oscar Fernando Gómez (México), Pablo Linietsky (Argentina), Paola Spaletti (Argentina), Patrick Antonio López (México), Pedro David (Brasil), Pedro Genaro (República Dominicana), Pedro Silveira (Brasil), Renan Cepeda (Brasil), Ricardo Barcellos (Brasil), Roberto M. Tondopó (México), Rocio Ruscelli, (Argentina), Rodolfo Walsh (El Salvador), Rodrigo Alfonso Oropeza (México), Rosario Heer (Argentina), Santiago Donaire (Venezuela), Santiago Hafford (Argentina), Simón Altkorn (Uruguay), Stefan Schmeling (Brasil), Vivian Lembo (Brasil), Xtabay Zhanik (México) y Yolanda Leal (México).
Trasatlántica para proyectos audiovisuales
Además, Trasatlántica PHotoEspaña ha organizado por primera vez Trasatlántica para proyectos audiovisuales, una convocatoria dirigida a fotógrafos que estén desarrollando trabajos audiovisuales, con el objetivo de favorecer la creación y visibilidad de piezas multimedia. Así, Casa de América acoge también una selección de proyecciones presentadas, que se podrá ver también en el Centro de la Imagen en México DF. Se proyectarán un total de 12 trabajos obra de Claudio Ignacio Albarrán Briso (Chile),Instalarse en el Miedo, 2014 (4:00 min.); Belén Bejarano (Argentina), Lugones, 2014 (1:15 min.); José Alonso Crespo Hernández (México), AnA, 2014 (3:41 min.); Isra Cubillo (España), El noroeste y otras cosas, 2014 (4:00 min.) ; Yanieb Fabre (México) Voyage / El viaje, 2013 (2:00 min.); Axel Daniel Indik (Argentina), Child Miners, 2012 (2:46 min.) ;Alessandro Rivera (México) Corte, de la serie BLANK, 2014 (01:18 min) ; Christian Rodríguez(Uruguay), El nacimiento, del proyecto TEEN MOM, 2013 (3:51 min.); Nirvana Paz (México), Como es Arriba, es abajo, 2010 (1:36 min.);Andrés Salas (Colombia-Canadá), Px80 un paseo por Parc – Extension, 2014*;María José Sesma (México), Todo en Orden, 2012 (2:50 min.); y Olivia Vivanco Torres (México), Temporal, 2014 (4:00 min.).

PHOTOESPAÑA 2015

La XVIII edición de PHotoEspaña, Festival internacional de fotografía y artes visuales, está dedicada de forma monográfica a la fotografía latinoamericana. El Festival prosigue así el camino iniciado la pasada edición, abordando ámbitos geográficos en lugar de temáticas.
PHotoEspaña 2015 servirá como plataforma para mostrar las confluencias, bifurcaciones y contraposiciones del medio fotográfico en esta área. Analizará el desarrollo y complejidad de la fotografía latinoamericana, desde sus orígenes hasta la actualidad, recogiendo visiones transversales, así como propuestas temáticas y contextualizadoras, tanto de autores consagrados como de fotógrafos de generaciones recientes.
Entre las propuestas expositivas de PHE15 se encuentran monográficas de autores comoMario Cravo Neto –la primera en Europa–, Luis González Palma, Lola Álvarez Bravo yManuel Carrillo. Se realizarán relecturas de la fotografía latinoamericana a través de selecciones especialmente atentas a la eclosión del arte latinoamericano. Ejemplo de estas propuestas será Latin Fire. Otras fotografías de un continente 1958-1996. Colección Anna Gamazo de Abelló y Develar y detonar. Fotografía en México, ca. 2015.

Del muro de Pedro Genaro Rodriguez

viernes, mayo 22

Una selección de obras será publicada por el Comisionado Dominicano de Cultura en EEUU



NUEVA YORK— La oficina del Comisionado Dominicano de Cultura en los Estados Unidos, entidad del Ministerio de Cultura de la República Dominicana, dio a conocer las obras que serán publicadas bajo el sello Ediciones del Comisionado, escogidas por el Comité de Lectores seleccionado por el Consejo de Editores de esta institución.

El comisionado dominicano de Cultura en los Estados Unidos, Lic. Carlos Sánchez, dijo que los manuscritos que recibió su oficina fueron enviados al Comité de Lectores bajo seudónimo, tal como estipulan las bases, luego de lo cual el Comité seleccionó tres libros en base a su calidad literaria.

“Luego procedimos a abrir los archivos, enviados vía correo electrónico, para determinar cuáles habían sido los escritores seleccionados”, explicó Sánchez. “El Comité de Lectores alabó la calidad de los manuscritos, lo que garantiza que una vez publicados enriquecerán la Colección de Ediciones del Comisionado”, expresó Sánchez.

Este año se recibieron 18 manuscritos.


César Sánchez Beras
Kianny Antigua
Santiago Campo Gutiérrez
Las obras seleccionadas para publicación fueron:

Los malvados, libro de cuentos de Santiago Campo Gutiérrez;
Juego de asombro, libro de literatura infantil de César Sánchez Beras; y
Extracto, libro de microrrelatos de Kianny N. Antigua.

Sobre Los malvados, el Comité de Lectores expresó: “Es un libro donde se maneja magistralmente la psicología de los personajes y se examina la parte más oscura del hombre. Aunque la mayoría del conjunto está conformado por textos realistas, aparecen algunos cuentos con elementos fantásticos, como ‘El caballo de algodón’. La prosa fluye y los cuentos están bien estructurados”.

Sobre Juego de asombro, el Comité de Lectores dijo: “Un libro bilingüe que sigue la estructura del haiku japonés, con un prólogo didáctico y un ejercicio al final. El lenguaje es rico, cargado de imágenes de gran belleza”.

Sobre Extracto, el Comité de Lectores expresó: “Es un libro de microrrelatos que contiene textos muy bien logrados, escrito con gran ingenio y un preciso manejo del lenguaje. Casi todos los textos exigen que el lector sea un elemento agregado, invitan a la reflexión, igual que si fueran acertijos”.

El Comisionado Dominicano de Cultura en los Estados Unidos, con la misión de promover la cultura quisqueyana en el exterior a través de todos los medios a su alcance, creó en 2010 el sello editorial Ediciones del Comisionado, una iniciativa para ampliar su programa de publicaciones en beneficio de autores dominicanos residentes en los Estados Unidos y Puerto Rico, muchos de los cuales han estado bajo la sombra del anonimato.

Bajo este sello se han publicado las siguientes obras: Antología I del taller literario del Comisionado, 2010, de Miguel Aníbal Perdomo; Noches de vino y rosas, la antología, 2010, de Yvelisse Fanith y José Segura; La huella de manuela, 2011, poemario de Augusta Eunice Castillo Ahmad; Una mujer de lluvia con sonrisa de relámpago, poemario de Lucila Rutinel; y Máscaras errantes, antología de dramaturgos dominicanos en los Estados Unidos, 2011, de Dinorah Coronado.

En 2014, las obras publicadas fueron: Cadáveres para el tiempo, poemario en prosa de Jimmy Valdez; Antropología de las Ideas, libro de ensayo de Esteban Torres; La flama magna, libro de ensayo de Jochy Herrera; y El sueño de un gran marinero, cuento infantil de César Sánchez Beras.

Desde 2014, Ediciones del Comisionado cuenta con el respaldo de la Editora Nacional, del Ministerio de Cultura, entidad que publica tres (3) obras cada año de escritores dominicanos que residan en los Estados Unidos y/o Puerto Rico.

“El sello editorial Ediciones del Comisionado está abierto a todos los escritores dominicanos que deseen someter sus manuscritos a evaluación y posterior publicación”, dijo Sánchez. “Animamos a todos los escritores a participar, y más a aquellos que, por alguna razón, llevan años escribiendo y no han podido publicar sus obras”, indicó.

miércoles, mayo 20

Palabras de Rafael Peralta Romero en la presentación del libro La conciencia del lenguaje, de Bruno RosarioCandelier, el 19 de mayo de 2015, en la Academia Dominicana de la Lengua.


Se trata de  un conjunto de  textos  expositivos,  que  corren entre el ensayo,  el discurso y la monografía. El denominador común de estos escritos  es la valoración y aprecio por la lengua española y el compromiso que frente a la misma han de asumir los hablantes cultos y los profesionales que se valen de ella como principal herramienta de trabajo.
Lo más apreciable en este volumen  es la consistente riqueza conceptual que emana de sus páginas de principio a fin.
Más de veinte trabajos, además de cartas, correos electrónicos y entrevistas y consultas  componen este volumen, cuyo autor ha dividido en cuatro partes a partir de ejes temáticos que agrupan los textos.
Los ejes temáticos son: 1- Reflexión teorética. 2-Estudios lingüísticos y  literarios. 3-Cartas y correos electrónicos. 4-Entrevistas y consultas lingüísticas.
La primera parte, la Reflexión teorética, se extiende desde la página tres hasta la 267. Es decir, estamos hablando de un curso  intenso de filosofía del lenguaje, la cual escruta la  relación de las personas con la realidad circundante y sus posibilidades de descubrir  el mundo e interpretarlo.
El lenguaje es, y tiene que ser, un asunto substancial, de primera importancia, para  el estudio de la filosofía, dado que es el vehículo esencial para la expresión del pensamiento y un ente determinante para que los seres humanos  aprehendan el mundo exterior y expresen su mundo interior.
En el ensayo “La conciencia de la palabra en la dotación del logos”, el primero que aparece en el libro, su autor  nos hace ver que ya en la Grecia antigua y culta, era reducido el sector de la población que se dedicaba a pensar. Y argumenta: “La vida moderna nos aleja bastante de esa actividad y los reclamos materiales consumen nuestro tiempo y nuestras energías”.  (pág. 17).
A menudo los creadores literarios se resienten con los académicos y les presumen  necedad en los cuidados que muestran para con nuestro idioma.
No siempre reconocen el rol de las academias de la lengua en cuanto a la preservación del perfil distintivo del castellano.
El genio del idioma se  muestra en aspectos fónicos, gráficos y  gramaticales,  y procede decir que las academias, como los académicos,  tienen  la responsabilidad de velar porque esto se cumpla. Rosario Candelier es un académico a tiempo completo, y consecuente  con este principio respecto del criterio normativo, para el uso de la lengua, señala lo siguiente:
“Darse cuenta de lo que las cosas significan, de lo que hace el pensamiento y del proceso que realiza quien  piensa y crea, es el rol de la  conciencia cuyo ejercicio conlleva el concurso de la intuición, la memoria, la imaginación, la tradición y el  lenguaje”. (pág. 118).
Bruno asocia la valoración  de la cultura nacional con la conciencia de la lengua. Y lo expresa de ese modo: “Con la valoración del terruño natal adviene la conciencia de la lengua, que el instinto idiomático aprecia al diferenciar la lengua general de la lengua local o regional”. (Pág. 214).
Para concluir, falta asegurar -y lo aseguro con pleno convencimiento-  que la lectura  de este libro tiene que conducir a quien  lo haga a acentuar su conciencia de la lengua, si ya le había germinado,  y depositar  esa inquietud en quienes  no la hayan asumido.  
Nadie que se dedique, o quiera dedicarse, al cultivo de las letras o a la enseñanza de la lengua, puede estar tranquilo ni mantenerse indiferente ante la grave situación que se observa en torno al desconocimiento de nuestra lengua por parte de estudiantes de todos los niveles e incluso por los docentes de la materia.
La  veracidad  de esta lamentable situación ha sido demostrada con estudios. Están a la vista la pobreza lexical, la torpeza ortográfica y el pobre desempeño gramatical que caracterizan  a nuestros estudiantes y profesionales.
La indiferencia del aparato oficial también es visible. ¿Quién habrá de decirles a profesores,  directores de centros de estudios, directores de distritos, supervisores y ministros que lograr la costumbre de leer entre docentes y estudiantes es un acto de primera necesidad? ¿Quién les dirá que es un asunto de ética?
Con este libro, Bruno Rosario Candelier resalta el compromiso y la responsabilidad de los escritores y los académicos  por transfundir a la población  la necesaria conciencia de la lengua. Ojalá llegue también a las autoridades educativas.

Rafael Peralta Romero

martes, mayo 19

Calles y cruces, por Farah Hallal


Ya no importa cual calle cruzaba, ya no importa.
Toda la ciudad se convierte en un solo laberinto.
Alguna vez un golpe por la espalda estuvo de frente
manchando con sangre los titulares de la memoria.
Todas las mujeres fuimos entonces viudas sin derrota
y los padres cerraron la mano convertidos en huérfanos.
Pero ya no importa cual calle cruzaba, ya no importa.
Si disparase la verdad por todas partes,
Si la pólvora nos recuerda nuestro mito,
Si el ventilador de la vida gira en sentido contrario
no necesitaremos más calles con su nombre
ni honrar observando el silencio de su estatura
pintada sobre la acera con la sangre de un sueño caído.
Los niños que jugaban con el máuser aún duermen la siesta
Y, de todas formas, ya no importa
porque en unos saltos de espuma y esperanza
-como diez años antes de mí y cincuenta después-
habrá podido ser hijo mío conjugando un imposible:
la promesa sorprende a su ritmo
espalda o no, el miedo cruza un río sin puente
y ya me duele impotencia de tanto retractarme:
pero pronto será mi hijo
y entonces dejaré de ser su amante
pues pronto tendrá menos años que yo
y será más ingenuo y más firme
en su deseo de no volver volando sobre el águila…
la esquina sabe que ambos preferimos el ala de gaviota,
el sabor del viento, la carencia de los desarrapados.
Pero no es por eso que no importa… simplemente
es más sencillo que el disparo rasgando su canción:
cuando un ave cae de su altura, jamás lo hace de rodillas.

Farah Hallal

Inspirada en la vida eterna del coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez, caído el 19 de mayo de 1965. Va dedicado con toda mi admiración a doña Arlette, su amor fiel hasta el final.

lunes, mayo 18

Marcallé: muchos escritores que encajan en el concepto de “consagrados” ya no se leen y han sido olvidados LOS ESCRITORES DOMINICANOS NUNCA HAN ESTADO EN CONDICIONES DE COMPETIR CON SUS IGUALES DEL EXTRANJERO

Por Néstor Medrano

Roberto Marcallé, recientemente laureado con el Premio Nacional de Literatura que conceden la Fundación Corripio y el Ministerio de Cultura, desnuda en esta entrevista,  algunas ideas ya matizadas en sus obras, que no dejan de ser una provocación crítica sin salir del tono y de la humildad que ya le conocemos.

Para él solo el tiempo decide la consagración o el olvido de un escritor. Cree que el escritor dominicano necesita tomar la iniciativa y dar los pasos  que lo orienten a confrontar  el  estado de pobreza, de angustia y de  postración  en el  que, dice, se encuentra.


Roberto, el Premio Nacional de Literatura que auspicia la Fundación Corripio, con el apoyo del Ministerio de Cultura, en lo que constituye el más importante galardón a la trayectoria de un autor dominicano, llega a tu vida en un momento en el cual la Literatura parece estancada, ¿qué opinas?


RMA. En tu pregunta se incluyen dos aspectos que, a mi juicio, es preciso dilucidar como temas separados. Afirmas de manera un tanto categórica que la literatura parece encontrarse estancada.  ¿Te refieres a la literatura  que hacemos o la Literatura en sentido universal? Una afirmación  de esa naturaleza obliga a preguntar las razones  de tu apreciación. En relación a lo que dices del Premio Nacional de Literatura considero que puedes obtener  un  premio literario  en un determinado momento sin que importen las circunstancias en las que se encuentre el quehacer literario, local o universal.  El Premio Nacional de Literatura posee una concepción  al margen del momento o las circunstancias. Es un galardón que se otorga por  una obra realizada durante toda una vida,  lo que significa que trasciende lo inmediato, cuanto  ocurrió hace un año o dos años o tres o lo que esté ocurriendo en estos momentos. Ahora, si me preguntas cuál es la situación de mi trabajo literario, conoces muy bien la respuesta. Nunca he dejado de trabajar ni de publicar. Tengo entre mis planes la publicación de cuatro obras este año, dos novelas extensas y dos libros de historias. Hablo de historias, es decir, cuentos o relatos, no de Historia como algún periodista ha interpretado. Aspiro  publicar de nuevo  algunas de las novelas que escribí años atrás, porque es mi  deseo  que muchas personas que no las conocen puedan leerlas.  Como puedes ver, sigo trabajando sin cesar.  Y si Dios y la naturaleza me lo permiten, continuaré en la labor como hasta ahora.

¿Ese galardón te consagra como novelista, cuentista, ensayista
o ya eras un consagrado?

RMA. Con frecuencia me rehúso  a utilizar ciertos calificativos. Es preciso ser lo debidamente justo y ubicarse en el ámbito que en realidad te corresponde. Cuando hablamos de consagración, es preciso guardar las distancias. Shakespeare es un consagrado. Lo es Cervantes,  Marcel Proust, Faulkner,  Pedro Henríquez Ureña, Freddy Gatón Arce, Franklin Mieses Burgos, Juan Bosch, García Márquez, Jorge Luis Borges.  Por eso, cuando me cuestionas si me considero un “consagrado”  debo responderte que yo sería un arrogante, un altanero y un vanidoso si respondiera de manera afirmativa.  Creo que es el tiempo el que  dicta quién es un consagrado y quién no.  Muchos escritores  que encajan en el concepto de “consagrados” ya no se leen y han sido olvidados. Muchos premios Nobel son desconocidos y la gente no los recuerda ni los lee. Hace poco adquirí  los libros de Patrick Modiano, el último de esos premios, y noté con sorpresa que  varios de ellos son “segundas ediciones”, es decir, que sus libros se habían publicado una sola vez.  Sus novelas no son  aceptadas entre algunos  integrantes de los ambientes literarios europeos  porque su tratamiento del  tema de la nostalgia, a juicio de ellos,  carece de intensidad vivencial.  Muchos premios Pulitzer ya no son recordados.  Escritores que fueron  aclamados  en su momento, poco a poco son arropados por la niebla inclemente del olvido.  Te sugiero revisar el concepto en Harold Bloom, el  crítico literario de mayor reconocimiento universal y su libro “Genios”. Si lo deseas, revisa el texto de Anderson Imbert sobre escritores latinoamericanos. Allí encontrarás miles de  autores que ya nadie recuerda o que nadie conoce. Entonces, es preciso comprender que el concepto de consagración puede ser muy relativo. Creo que si un escritor  obtiene un Premio como el Nacional de Literatura ha dado un paso enorme. Se trata de  un antes y un después en su trayectoria. ¿Cómo he reaccionado al recibirlo?   Como un motivo de profunda reflexión. Siempre he creído en mejorar cuanto se ha hecho y  ahora ese compromiso se multiplica. Esa  actitud ya existía en mí, pero pertenecer a un grupo tan selecto de escritores te obliga a esforzarte doblemente. Por eso, utilizo el ejemplo de  James Joyce quien  decidió publicar  dos versiones  del “Retrato del artista adolescente”.  Sí, el verdadero maestro de la consagración es el tiempo. Si afirmara  que soy “un consagrado” actuaría de forma contraria a como soy y a como me siento. No me agrada  la arrogancia, la altanería, la vanagloria. Recibir el Premio Nacional de Literatura significa que debes  continuar trabajando, que reiteras tu  firme concepto del deber y responsabilidad para con las letras, para con el oficio. Somos seres humanos y estamos sujetos tanto a una eventual “consagración” como al olvido, nunca se sabe.

¿Qué opinas del desdén que se muestra desde muchos ámbitos hacia los autores dominicanos y las preferencias de autores del exterior sobre nuestros escritores, es cierto que esto se debe a que tienen una mayor calidad o que se trata de una realidad impuesta por las propias deficiencias sistémicas del país?

RMA.  Los escritores dominicanos nunca han estado en  condiciones de competir con sus iguales del extranjero y son muchas las razones. Somos un puñado y ellos son una multitud. Como en todas partes, el público es susceptible a la promoción y a las maniobras del mercado.  Y cree en las declaraciones de personas reconocidas. No puede equipararse  lo que invierten las editoras en la promoción a nivel universal de su “cuerpo de escritores”, de los cuales los dominicanos no formamos parte, si se le compara  con lo que se invierte en nuestros autores que en muchos casos es nada.  Las ediciones que esas casas editoras hacen de los nuestros no parecen  trascender al exterior. En tanto esto ocurre, los denominados  “cuerpos de escritores”  foráneos siempre ganan los concursos literarios de dichas editoras y reciben honorarios muy elevados por sus libros.  Esos escritores extranjeros  tienen asegurado  el respaldo de equipos de marketing, de  consejeros, de correctores, de investigadores que los asisten de manera incansable. Libros y autores  son conocidos  a través de comentarios y críticas de personalidades  de prestigio en el mundo del arte y la literatura. Esos escritos  se publican en los medios de comunicación y cadenas de noticias internacionales.  Incluso en las “consultas” que hacen las agencias de prensa  con las principales librerías del  Continente, de España, del mercado hispano de Estados Unidos  esos autores y sus libros siempre figuran como “los más vendidos”,  los más difundidos y los más leídos.  Y eso en nada quiere decir que sus obras sean las mejores.  Te voy a  citar un caso extremo: ¿qué autor dominicano ha recibido una promoción tan  agresiva y millonaria  como la que se ha hecho con las “Sombras de Grey” o con “La verdad sobre el caso de Henry Quebert”, o “Inferno” por ejemplo?  Los  escritores afiliados a esas editoras universales, tan pronto ganan un premio, hacen un recorrido internacional  para  promocionar sus textos. No sé de ningún escritor dominicano que haya tenido esa suerte o que haya recibido un pago sustancial por uno de sus libros. En cuanto  al desdén con el que se trata a muchos autores dominicanos del que hablas, creo que deberíamos tocar lo que se denomina “el factor cultural”. Nuestra condición de isla, de “aislamiento”, nos ha afectado mucho.   Es una realidad con la que es muy dificultoso lidiar, pero que posee asientos culturales muy sólidos y sus resultados pueden resultar nefastos.

¿Qué escritor dominicano te representa?

RMA. No entiendo la pregunta. Si me cuestionas  cómo se inserta mi literatura en la literatura nacional te diré que en el contexto de los escritores  que han hecho de la realidad social, con todos sus traumas e indefiniciones,  el ámbito de su trabajo. Ese contexto  donde se dirimen los dramas de los seres humanos y se producen los graves  conflictos que  nos definen. En nuestra confrontación con los valores y  los  antivalores  predominantes. En nuestra actitud ante el poder y sus deleznables maniobras y manipulaciones. En el estudio de la realidad que acosa a nuestras mayorías.   Hablo de Galván, de Marrero,  de Cestero,  de  Bosch, de  Corpito  Pérez Cabral, de  Moscoso Puello entre otros.

¿Han sido responsables los intelectuales dominicanos con su realidad, sus valores o traidores como denuncia Manuel Núñez en su libro El Ocaso de la Nación Dominicana, al minimizar las luchas patrióticas de la Independencia y la Restauración ante las tropas haitianas?

 RMA. Es un viejo problema que se inició con el concepto de “internacionalismo proletario” de intelectuales de izquierda y posteriormente en las aulas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Es  lo que el intelectual Alex Ferreras denomina  como ejercicio de liquidación de la historia nacional. El debate que se fundamenta en lo que ciertos estudiosos llaman  desdeñosamente “historiografía tradicional” en  contraste con la denominada “historiografía científica”. Yo lo trato en mi novela “No verán mis ojos esta horrible ciudad”. Objetivamente, existe un debate mayor: entre los que  son partidarios de los valores patrios tradicionales y de aquellos, muy bien calificados por el patricio Juan Pablo Duarte   para los cuales dichos valores  ya no se corresponden con realidades presentes. Es lo que plantean aunque sus motivaciones e intereses sean otros. Me inscribo entre los primeros. Y creo que la mayoría del pueblo dominicano y sus sectores pensantes también.

¿Para Roberto Marcallé Abreu, constructor de una sólida obra literaria que ha logrado entretejer una atmósfera cruda de la realidad marginada de los barrios, los suburbios urbanos, la pobreza y la delincuencia apabullante en sus mil formas, qué se debe hacer para construir un mejor presente nacional?

   RMA. Como escritor considero que una respuesta válida sería la de elaborar ficciones en las que determinadas manifestaciones de la realidad se presenten desde puntos de vista inéditos. Intuir realidades  más profundas que esas versiones que carecen de hondura y que, con mucha frecuencia, son producto de distorsiones. Creo en el escritor  visionario y sapiencial y en esa condición  sus percepciones deben alcanzar niveles  que superen  lo común y lo aparente, que  accedan a alturas superiores en su originalidad, en su creatividad, en su trascendencia. Tropiezas  en mis libros con  personajes que van descubriendo y revelando verdades fundamentales gracias a  sus propias vivencias y amarguras. Esos personajes puede que tomen  partido o no en las confrontaciones que les toca vivir. Puede que  logren  cuanto se proponen o que sencillamente fracasen. Su tarea es ir  elaborando  expectativas, alternativas, coyunturas,  en las que ellos y el lector alcanzan a visualizar   la razones  que ensombrecen sus vidas, que ensombrecen  la verdad  y,  si lo quieres,  cuanto atenta contra la integridad del  ser humano y su derecho a una existencia  menos precaria y tormentosa. En la trilogía del señor Pemberton  el tema esencial es una provocación. Se trata de  un ejercicio literario  sobre la libre determinación de la gente, la toma de decisión que se fundamenta en  percepciones propias e inducidas,  el hacer conciencia de las propias capacidades, el esfuerzo  por transformar  los retorcimientos que transforman en una iniquidad la existencia. Creo en esa premisa, en la toma de conciencia como un gran primer paso para subvertir  realidades que resultan  intolerables.

¿Qué opinas de la situación actual de los escritores dominicanos? ¿Quién es escritor, el que escribe o el que publica?

RMA. Creo que el escritor dominicano necesita tomar la iniciativa y dar los pasos  que lo orienten a confrontar  el  estado de pobreza, de angustia y de  postración  en el  que se encuentra.  Nuestra realidad es singularmente  penosa. Es imperativo  encaminar  planes y cuyas propuestas sean razonables. ¿Es un secreto que   escritores que dedicaron  su vida al oficio  llegan a la ancianidad y a la vejez completamente desprotegidos? Ese futuro nos acecha a todos.  Es preciso estimular  la creación de un mercado de lectores y debemos afrontar esa  tarea tanto  a nivel interno como externo. Es preciso lograr un sólido respaldo financiero  para que los escritores jóvenes y los ya reconocidos puedan  publicar sus libros sin tantos sacrificios. Estas ideas tienen que ver con la integración de varias instituciones. Tienen que ver  con la necesidad de crear equipos de  orientación, de corrección,  de promoción. Hablamos de un personal con un nivel de especialización que realice  contactos tanto dentro como fuera del país. Debemos estimular el nacimiento y desarrollo de  programas de radio y televisión sobre  arte y literatura e insistir en la necesidad  de que existan publicaciones regulares tanto en los medios ya establecidos como en otros nuevos. Necesitamos  revistas y periódicos también regulares donde se publiquen y  promuevan    obras  tradicionales y obras recientes. Estas son solo ideas. Si nos unimos en torno a ellas y a muchas otras es probable que se obtengan  algunos logros.

En relación a tu otra pregunta, creo que el escritor es escritor, publique o no publique.  Publicar es una meta, pero es también una eventualidad. Ser escritor  es una condición íntima, real, determinante. Es, sencillamente, lo que eres. Y eso no tiene que ver con ninguna otra situación o condición. Sin que cuente lo importante que nos parezca. Recuerda cuando Moisés le pregunta a Yaveth que quien es Él. Y Yaveth responde: soy el que soy. Esta respuesta lo expresa todo.

https://nestormedrano.wordpress.com/2015/03/07/marcalle-muchos-escritores-que-encajan-en-el-concepto-de-consagrados-ya-no-se-leen-y-han-sido-olvidados/


Ficha del Premio Nacional de Literatura 2015
Roberto Marcallé Abreu acaba de obtener el Premio Nacional de Literatura correspondiente al 2015. El escritor se inició publicando cuentos y poesías en la década del setenta y participando en los concursos literarios auspiciados por el Movimiento Cultural Universitario, La Máscara y el grupo El Puño. Fue en el 1972 cuando vio la luz su primer libro de lo que él llama historias, titulado “Las dos muertes de José Inirio”. Desde entonces ha escrito de manera constante cuentos, novelas y ensayos obteniendo tres veces el Premio Novela de la secretaría de Educación y el Ministerio de Cultura, así como de la Universidad Central del Este.

Marcallé nació un 30 de marzo en Santo Domingo y hasta el momento ha publicado más de veinte títulos.  La novela, que es el género menos frecuente en las letras nacionales, ocupa un lugar importante en su producción. Para este 2015 ha anunciado la publicación de cuatro nuevas obras.

Miguel Cocco: II Clásico de Antillas Miguel Cocco: Newton García...

Miguel Cocco: II Clásico de Antillas Miguel Cocco: Newton García...: Por: OMAR FOURMENT El dominicano Newton García salió airoso en la categoría élite del evento Bicicross de las Antillas, inaugurado ay...

viernes, mayo 8

ESCRITORA Chiqui Vicioso: Somos un país culturalmente colonizado; En las casas de la alta burguesía no hay un solo texto dominicano CHIQUI VICIOSO CREE QUE EN RD HACE FALTA UNA CRÍTICA LITERARIA FEMENINA

Néstor Medrano
Santo Domingo
Chiqui Vicioso es una poeta, de esas que escriben con un compromiso histórico que va más allá de lo social, cuya voz es cascada que se deja sentir sin ataduras, tan libre como el  pensamiento que vertebra sus ideas. Sus juicios no buscan nunca ni han buscado antes complacer a nadie y es, como aquellos escritores de siempre y de antaño, un resquicio, un aletazo certero a la rebeldía. Sus opiniones sobre la identidad, sobre quién es o no es patriota, constituyen parte de esa expresión del inconformismo que patina entre la intelectualidad, la idea viva y la reflexión.
Poeta, ensayista, dramaturga y pensadora con conciencia de género, Chiqui Vicioso, se ha forjado al calor de la defensa de la mujer y, entre sus juicios, cree que en República Dominicana hace falta una crítica literaria “femenina” más afín a la manera de ser y a las vivencias de las mujeres.
“Y hay que estar segura de lo que una hace y no hacer depender la autoestima  de críticos que generalmente no escriben, y si escriben son muy mediocres”, dice. Chiqui Vicioso entiende, y lo expresa en esta entrevista, que la mujer dominicana no ha logrado consolidarse políticamente porque no entiende su poder. 
Aquí, la autora también afirma que República Dominicana es un país culturalmente colonizado. Lanza una crítica fuerte al decir que en las casas de la alta burguesía no hay un solo texto dominicano.
“Leen en inglés y no lo mejor que se produce en Estados Unidos y Europa. El desdén hacia el escritor o escritora tiene mucho que ver con sus orígenes de clase”, reflexiona.
Dice que Rita Indiana, es de las escritoras jóvenes que ocuparán parte del espacio de autoras clásicas como Salomé Ureña, Aida Cartagena Portalatín e Hilma Contreras.
A continuación la entrevista:
Quien conoce a Sherezade (Chiqui) Vicioso, sabe de sus posiciones enfáticas de mujer intelectual, de mujer poeta, de mujer con esquemas, ilusiones y resabios, lo que da pie a la pregunta, ¿ha logrado la mujer consolidarse en este país en el cual todavía se discute un 35% de posiciones en los partidos políticos? 
CV:  No, no ha logrado consolidarse políticamente porque no entiende su poder.  Siempre está  a la espera de que  “le permitan”  participar, no comprendiendo que si es el 52% de la población y el 56% de los-as votantes, es quien tiene el poder para determinar quién es elegido, o elegida, en este país para las posiciones de responsabilidad. No exige programas, no demanda reivindicaciones específicas y sobre todo, no entiende que el Presidente y los congresistas son sus empleados, porque ella los paga y a ella se deben.
¿Tenemos los dominicanos la posibilidad de construir una presencia intelectual, en la que el escritor o la escritora dominicana sean referentes en el continente?
CV:  Claro que sí, ya algunos y algunas lo son, lo somos, pero para ello hay que entender que el mundo no comienza y acaba aquí y tener la humildad de reconocernos como lo  que somos, media isla en un archipiélago.  
Los y las que salimos de aquí  y estudiamos en el extranjero, tenemos  la oportunidad de vernos desde  el exterior y corroborar nuestra humilde significancia, entonces podemos aprovechar las oportunidades, y establecer los contactos de lugar.
Inicia el poema “Un extraño ulular traía el viento” diciendo que “Antes la identidad era palmeras mar…”, ¿qué opina de esa identidad del dominicano, tenemos una, la tomamos prestada y la negamos a otros?
CV: Teníamos una identidad, hispanófila, “hispanoamericana”, pero no se  puede hablar de una identidad cuando hay dos millones de dominicanos que viven fuera y que están aprendiendo y creando en otras lenguas.  Las palmeras son un referente geográfico  que se asocia con el Caribe, con mi  Caribe, pero las hay en todas partes.   Por eso el poema dice ANTES, LA IDENTIDAD ERA PALMERAS…
Tuvimos a una Salomé Ureña, también a una Aida Cartagena Portalatín e incluso, en la narrativa a una Hilma Contreras, mujeres de una formación humanística reconocida, ¿cree que las jóvenes poetas y las jóvenes narradoras tienen posibilidad de ocupar parte del espacio que legaron esas creadoras?
CV:   Claro que sí, Rita Indiana Hernández es un ejemplo y es súper joven.  Y he conocido en los Estados Unidos a una pléyade de muchachas con mucha formación y mucha capacidad, entre ellas a varias novelistas y poetas.
Muchos consideran que es usted una de las poetas de mayor importancia en el país, ¿sirve para algo esa consideración, en un país con tantas taras sistémicas en el entorno cultural?
CV: Sirve para ser constantemente excluida por el getthoe literario, y curiosamente por muchas mujeres que quisieran proyectarse y compiten sin necesidad y por una cultura estructurada en los espacios cerrados, pero  también sirve para que la gente te exprese su cariño y admiración todo el tiempo, y eso sí vale la pena, literalmente hablando.
Si se le acercara alguien, un niño de diez años, un adolescente de catorce, un joven de veinte o un adulto joven de 40, qué libro de Chiqui Vicioso le recomendaría?
CV: En poesía Un extraño ulular traía el viento. En ensayo: Algo que decir, ensayos sobre literatura femenina, y Miradas al Caribe de ida y vuelta. En cuento: Dominicus sireinoform.
¿Sigue siendo República Dominicana un país de poetas y cuentistas, o la novela rompió esos esquemas?
CV: Fundamentalmente de poetas.
¿Hace falta una crítica literaria seria y objetiva o estamos bien a la libre, sin que nadie enfile los cañones hacia la literatura dominicana?
CV: En lo que a nosotras concierne hace falta, sobre todo  la creación de una crítica literaria “femenina” más afín a la manera de ser, a las vivencias de las mujeres.  Ecléctica como nuestras vidas, y nutriéndose de otras disciplinas como la psicología,  la sociología, la historia, y la antropología, entre otras.  Y hay que estar segura de lo que uno hace y no hacer depender la auto estima de críticos que generalmente no escriben, y si escriben son muy mediocres.
¿Qué cree que falta en República Dominicana para que el escritor y la escritora real, quien trabaja en un ejercicio sincero, cuente con las herramientas que faciliten su ejercicio, tomando en cuenta un mercado editorial prácticamente complejo cuando no inexistente?
CV: Una Cuba, con una política cultural claramente establecida  y prioritaria para el Estado Dominicano.
¿Puede República Dominicana presentar sin muchas dificultades a la comunidad internacional a un escritor con base sólida que califique para apostar por el Premio Cervantes, o el Nobel de Literatura? ¿En quién piensa?
CV: En el único que tiene ese status, y cuya novela fue reconocida como  la mejor del siglo pasado: Junot Diaz.
¿Qué opina del desdén que se muestra desde muchos ámbitos hacia los autores dominicanos y las preferencias de autores del exterior sobre nuestros escritores, es cierto que esto se debe a que tienen una mayor calidad o que se trata de una realidad impuesta por las propias deficiencias sistémicas del país?
CV:  Somos un país  culturalmente colonizado.  En las casas de la alta burguesía no hay un solo texto dominicano, un solo autor nacional.  Leen en inglés y no lo mejor que se produce en Estados Unidos y Europa.  El desdén hacia el escritor o escritora tiene mucho que ver con sus  orígenes de clase, generalmente pequeño burgués, o de clase media baja.  Sencillamente extienden a nuestro oficio sus prejuicios de clase.
¿Podemos competir desde nuestra realidad actual en un mundo editorial cada vez más competitivo y signado por poderosas casas editoriales, que en nuestros mundos literarios locales se rigen por el grupismo y la exclusión?
CV:  No. Hay que conectarse con AMAZON y con otras editoriales internacionales.
¿Qué escritor o escritora dominicana la representa y por qué?
CV: Salome Ureña, definitivamente, porque es la fuente.  Camila Henríquez Ureña porque es quien más tiene que enseñarnos sobre la ética del oficio y cómo y para qué escribir.
¿Han sido responsables los intelectuales dominicanos con su realidad, sus valores o traidores como denuncia Manuel Núñez en su libro El Ocaso de la Nación Dominicana, al minimizar las luchas patrióticas de la Independencia contra las tropas haitianas?
CV:  Los que perdimos a nuestros  familiares en la dictadura de Trujillo y nuestros compañeros, amigos y amigas en la Revolución de Abril, sabemos muy bien el significado de la palabra nacionalismo. Hacer de Haití y los haitianos “el imperio a combatir” es una farsa y una cobardía, en gente sin ninguna tradición de lucha por un mejor país.
¿Es usted nacionalista o las fronteras, en este mundo globalizado, no existen?
CV: Amo mi país, el de Duarte, Manolo, Caamaño, las Hermanas Mirabal, y soy una ciudadana del mundo.  De cualquier territorio donde   haya gente solidaria con los condenados de la tierra, en ese sentido Nelson Mandela y Malcom X son tan hermanos míos como los de  carne y hueso. 
¿Qué opina de la situación actual de los escritores dominicanos? ¿Quién es escritor, el que escribe o el que publica?
CV: El o la que habita en la palabra. En este país no todo el que puede publicar merece el nombre de escritor o escritora.
¿Existe una poesía y en términos generales una literatura dominicana? ¿Qué nos falta?
CV: Claro que existe!  Nos falta más trabajo, menos snobismo en la juventud “literaria”, y más alegría  y espíritu de grupo en quienes ejercemos el oficio.
¿Qué opina de los autores jóvenes dominicanos?
CV: Practican una sana osadía, cuando es sana;  una gran irreverencia que a veces es parricida o marricida, pero generalmente son mucho más cultos que nosotros a su edad porque leen mucho y tienen ventanas al mundo de las  que no disponíamos.
¿Qué le parecen las intervenciones de los intelectuales dominicanos en las redes, se abusa de Facebook, los temas que tratan son frívolos, inducen al debate o deberían alejarse un poco?
CV: Creo que la generalidad de los y las intelectuales no tiene tiempo que gastar en Facebook, opina  a veces, pero no hace de ello un ejercicio cotidiano.  Los que hay sufren un poco del síndrome de Anais Nin, que todo lo comentaba y todo lo hacía girar alrededor de su autoasumido encanto e importancia.
Finalmente, ¿Quién es  Chiqui Vicioso?, que los niños, los adolescentes y los jóvenes puedan entender las razones de su pensamiento y de sus actitudes intelectuales de escritora comprometida con la causa de su país, que mira su entorno y reflexiona como poeta.
CV: Una dominicana, Marxista,  en búsqueda de la verdad y la justicia, que sueña con rescatar la belleza y distribuirla como el pan, con el maná de la palabra.
Biografía activa
   Nació en Santo Domingo el 21 de junio de 1948. Poeta, dramaturga y ensayista. Hija de Juan Antonio Vicioso Contín y María Luisa Sánchez. Licenciada en Sociología e Historia de América Latina por The City University of New York (Brooklyn College). Hizo una maestría en Diseño de Programas Educativos en la Uni-versidad de Columbia y estudió Administración de Proyectos Culturales en la Fundación Getulio Vargas, de Río de Janeiro, Brasil. Fue  Directora de Educación de Pro Familia (1981-1985), Consultora del Programa de la ONU para el Desarrollo de la Mujer (1986-1987) y Oficial Nacional de Pro-gramas con la Mujer de UNICEF. Ha sido columnista del periódico Listín Diario, colaboradora de La Noticia y dirigió la página literaria Cantidad hechizada, de El Nuevo Diario. Al inicio de la década de los ochenta fundó el Círculo de Mujeres Poetas. En 1988 la Sociedad Dominicana de Escritores le concedió el prestigioso Caonabo de Oro y posteriormente, en 1992, la Dirección General de Promo-ción de la Mujer le entregó la Me-dalla de Oro al Mérito a la Mujer más Destacada del Año. Parte de su producción poética ha sido incluida en Sin otro profeta que su canto (Antología de la poesía fe-menina dominicana) y en Poemas del exilio y de otras inquietudes /Poems of exile and other con-cerns (Antología bilingüe de la poesía escrita por dominicanos en los Estados Unidos), ambas pre-paradas por Daisy Cocco De Filippis. También aparecen textos suyos en Antología histórica de la poesía dominicana del siglo XX, de Franklin Gutiérrez y en Dos siglos de literatura dominicana, de Manuel Rueda. En 1997 obtuvo el Premio Nacional de Teatro con la obra Wish-ky Sour.
BIBLIOGRAFIA ACTIVA
POESIA. Viaje desde el agua. Santo Domingo: Ediciones Visuarte, 1981; Un extraño ulular traía el viento. Santo Domingo: Editora Alfa y Omega, 1985; Internamiento. Santo Domingo: Editora Búho, 1992.
ENSAYO. Volver a vivir: ensayos sobre Nicaragua. Santo Domingo: Editora Búho, 1985; Julia de Burgos la nuestra (biografía poética en colaboración con la grabadista Belkys Ramírez). Santo Domingo: Editora Alfa y Omega, 1990. Algo que decir (ensayos críticos sobre literatura escrita por mujeres). Santo Domingo: Editora Búho, 1991. Salomé Ureña de Henríquez (1859-1897): a cien años de su magisterio. Santo Domingo: Comisión Permanente de la Feria Nacional del Libro, 1997.
TEATRO. Wish-ky Sour. Santo Domingo: Secretaría de Estado de Educación, 1998.

jueves, mayo 7

"Tenemos 32 años sin censo agropecuario y no sabemos cuánto hemos perdido": Frank Cáceres



Por LERY LAURA PIÑA

Frank Cáceres, director de Censos y Encuestas de la ONE.



9
SANTO DOMINGO (Rep. Dominicana).- La Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) empieza, en este mes de mayo, el proceso de empadronamiento del Censo Nacional Agropecuario, una iniciativa que le permitirá al país conocer cuál es su potencial productivo agropecuario.

Es un censo sectorial obligatorio, que aunque está contemplado por ley, no se realiza desde hace más de tres décadas. 7dias.com.do conversó con Frank Cáceres, director de Censos y Encuestas, sobre la importancia de este levantamiento en la agenda de desarrollo nacional y sobre la situación general de las estadísticas en el país.

El último censo agropecuario fue en 1982, hace más de tres décadas. ¿Por qué un período tan largo entre un censo y otro?

La verdad es que es una asignatura pendiente que tiene el país. Por recomendaciones internacionales, los censos, del tipo que sean, deben levantarse cada 10 años. En Estados Unidos está en la Constitución que los censos deben levantarse cada diez años. Y así lo han hecho desde finales del siglo XVIII. En el caso de nosotros, debió ser así. Y de hecho fue así: el censo de población se hizo en los años 1950, 1960 y 1970, pero en 1981 se perdió la periodicidad. Se hizo en 1981 el de población y en 1982 el censo agropecuario. Antes de eso, el agropecuario se había hecho en el 1950, el 1960 y el 1971. Se hizo en 1982 el último. Hace 32 años que estamos sin ese censo, y no 32 años cualesquiera, sino los 32 años en que ha habido más cambios en el sector agropecuario dominicano.

El censo agropecuario no va a ser la panacea, pero sí un diagnóstico que nos permitirá situarnos y empezar a pensar con mucha seriedad.

Cuando se hizo el último censo agropecuario todavía grandes extensiones de tierra estaban dedicadas al cultivo de caña de azúcar, que era un gran generador de divisas. En este momento eso ha disminuido sensiblemente y tenemos una diversificación de la producción agrícola y pecuaria que vemos, pero no sabemos cómo es porque no se ha hecho el censo. Urge llevarlo a cabo, inclusive la Estrategia Nacional de Desarrollo contempla estos censos como forma de generar insumos para  dar seguimiento a la propia estrategia en materia agropecuaria.

"Hemos contemplado de manera pasiva cómo hemos perdido parte de nuestro potencial para producir alimentos, pero no sabemos cuánto se ha perdido porque no se ha hecho el censo agropecuario".

¿Ahora mismo no tenemos una idea de la proporción de terreno que dedicamos a la producción?

Según el censo del 82, en ese momento el país tenía 43 millones de tareas agriculturables. No todas estaban plantadas en ese momento, pero eran potenciales de ser plantadas. En este momento no sabemos porque hemos visto  cómo tierras con altísima vocación agrícola hoy han sido absorbidas por las ciudades y están llenas de edificios, calles y asfalto. Y los edificios, calles y asfalto no producen alimentos. Hemos contemplado de manera pasiva cómo hemos perdido parte de nuestro potencial para producir alimentos, pero no sabemos cuánto se ha perdido porque no se ha hecho el censo agropecuario.

Además del crecimiento de las ciudades, ¿cuáles otros factores inciden en la pérdida de potencial para producir alimentos?

La expansión de la industria turística. En la costa norte, tierras que eran grandes pastizales, hoy soy complejos turísticos. No decimos que esté mal ese cambio en la orientación de la economía, pero hay que pensar si eso fue debidamente planificado. Las propias obras de infraestructura: carreteras que se han comido fincas. Las vías de comunicación son importantes para el desarrollo pero también hay que pensar a expensas de qué se construyen esas obras.

Somos un país con territorio limitado, insular, no tenemos para donde expandirnos. Entonces tenemos que manejar con racionalidad el suelo que tenemos, pensando en que cuando se hizo el último censo éramos cinco millones de habitantes y hoy somos el doble, más los tres millones de turistas que vienen cada año. Significa que tenemos que alimentar a más personas y eso implica duplicar la producción para tener garantizada la seguridad alimentaria. Entonces, tenemos grandes retos. El censo agropecuario no va a ser la panacea, pero sí un diagnóstico que nos permitirá situarnos y empezar a pensar con mucha seriedad.

¿En cuáles otros censos sectoriales trabaja la ONE?

En este momento acabamos de salir del Censo Nacional de Población y Vivienda de 2010 y ya tenemos que empezar a trabajar en el de 2020. Solo faltan cinco años. Esta es una máquina que no se apaga. Puede bajar de velocidad, pero no se apaga.

Aún así se cuestiona el período tan largo entre el levantamiento de la información y su publicación, en el caso del censo de población y vivienda.

Pero mire, nosotros a partir del año 2002 nos subimos en el carro de los países de mayor nivel de eficiencia en términos del periodo de publicación con respecto al de levantamiento. De los censos. Mire, el octavo censo nacional de población y vivienda se levantó a finales de 2002, fue entre los días 18 y 20 de octubre de 2002. Y ya en marzo de 2004 la publicación estaba lista para imprenta. Quince meses después. Eso es tiempo récord.

¿Y el más reciente?

El más reciente se levantó entre el 1 y 7 de diciembre de 2010 y ya en el mes de abril de 2011 estaban publicados los datos preliminares. Los resultados definitivos se publicaron el 5 de mayo de 2012. Eso puede considerarse récord pensando en lo voluminoso y complejo que es un censo.

Dijo que estamos entre los países de mayor nivel de eficiencia en publicación de resultados censales, ¿esto es a nivel de América Latina?

A nivel regional y a nivel mundial. Hay países que tienen muchas más dificultades. Muchos países de África y Asia no tienen la capacidad técnica ni tecnológica que tiene la República Dominicana. A nivel de países del Tercer Mundo, nosotros nos situamos dentro del grupo de quienes sacan los resultados más rápidamente.

¿Hay otros censos sectoriales en agenda?

Según la ley 50-96 la ONE es responsable de los censos de población y vivienda, el agropecuario, el económico y cualquier otro que demandara el Poder Ejecutivo. Censo económico no hemos hecho ninguno. Esa es otra gran deuda que tiene la República Dominicana. Ese registraría todas las empresas y establecimientos comerciales. …Sí trabajamos en el censo de población y vivienda de La Barquita, encargado por el Ejecutivo a propósito de la reubicación. Y en otro requerido por Medio Ambiente en la zona de Los Haitises.

"Según la ley 50-96 la ONE es responsable de los censos de población y vivienda, el agropecuario, el económico y cualquier otro que demandara el Poder Ejecutivo. Censo económico no hemos hecho. Esa es otra gran deuda que tiene la República Dominicana".

Cambiando de tema, hay quienes critican que sea el Banco Central quien haga la Encuesta de Fuerza de Trabajo y sostienen que debería hacerla la ONE. ¿Qué usted piensa?

Mire, la Encuesta de Fuerza de Trabajo quien comenzó a hacerla fue la ONE. En 1980 se hizo la encuesta nacional de mano de obra rural y en 1981 se levantó la de mano de obra urbana. Esas fueron las últimas encuestas de fuerza de trabajo que hizo la ONE. A partir de ahí la Oficina entró en una etapa de debilidad institucional y se creó ese vacío que fue aprovechado por el Banco Central. Pero los bancos son para manejar dinero, no para producir datos. Los institutos de estadísticas son las entidades que por lógica y por ley están destinadas a producir la información que requiere el país.

¿Qué tipo de vicios pueden surgir de esa usurpación de función?

Un instituto de estadística es una entidad que debe ser equidistante de todos los sectores de la sociedad, pese a ser gubernamental. No debe tener ningún tipo de sesgo. Su finalidad es producir los datos, no usar los datos. Porque el uso le pone un sello ideológico a los datos, un sello de intereses. Y la oficina que genere estadísticas no puede ser juez y parte. …Ese es un tipo de riesgo que se corre cuando las estadísticas no son producidas por un órgano que equidiste de todo el mundo.

En el caso del Banco Central, es juez y parte.

Tiene funciones de ejecución que no tiene un instituto de estadística. Su función es orientada a la regulación y la normativa monetaria y financiera. Eso es normal en todos los países. Lo que sería una anomalía fuera que además de hacer eso ellos produzcan la información con que se hace eso.

¿Ahora la ONE está lista, institucionalmente, para asumir la Encuesta de Fuerza de Trabajo? ¿Por qué no lo solicita?

La ONE tiene un programa de encuestas que se llama Enhogar, que se hacen anualmente desde 2005. Dentro del programa integrado de encuestas de hogares, donde esta es el estandarte, hicimos la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares de 2007. Fue la primera vez que la hizo la institución, y siendo la primera vez la ONE ganó un premio internacional en una competencia en la que participaron 22 países. Un premio a la innovación tecnológica en encuestas que auspicia el Banco Mundial. Entonces eso indica que el equipo que está detrás de eso sabe hacer las cosas. Que estamos listas. Con una información adicional: si se comparase la Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo con la de Ingresos y Gastos, la de trabajo es algo muy simple. Esta que hicimos aquí es la encuesta más compleja que hay. El levantamiento de información dura 12 meses, un año completito.

"Pero los bancos son para manejar dinero, no para producir datos. Los institutos de estadísticas son las entidades que por lógica y por ley están destinadas a producir la información".

¿Es más difícil que levantar un censo?

Exactamente. Muchísimo más complejo.

Enhogar recibió un premio a la innovación metodológica y Banco Central ha notificado algunos cambios, como el del año base. ¿En qué momento de producción y publicación de estadísticas se encuentra el país?

Yo diría que muy bueno en el sentido de que ha habido un cierto despertar en materia de producción de estadísticas. La ONE elaboró el Plan de Estadísticas Nacional, una iniciativa que visibiliza el rol de las oficinas regionales que producen estadísticas, y en el plano nacional eso es totalmente novedoso. Se están generando más estadística y se está articulando mejor con los organismos estatales e internacionales que apoyan la producción de información. Creo que estamos en la cresta de la ola y tenemos que tratar de que la ola se mantenga o suba con frecuencia.

"Nosotros tenemos un subregistro en los nacimientos y las defunciones crónico. Se han hecho esfuerzos, pero todavía no se mejora lo suficiente".

En este escenario, ¿cuáles retos se identifican?

El reto de siempre son los recursos financieros. Casi siempre se consiguen, pero no siempre con la oportunidad requerida, y hay que estar, como dicen en el Cibao, con el Credo en la boca. …A veces la producción de información sufre ese tipo de sobresaltos, de si llegará el dinero para el censo en el momento adecuado. En materia de recursos humanos el país se ha ido adecuando y yo diría que, en la región, es de los que tienen institutos de estadísticas con mejor posicionamiento en términos de recursos humanos. Hay países que están muy bien, como México y Brasil, pero hay otros países que otrora tuvieron institutos estadísticos fuertes y desde hace un tiempo  andan dando tropezones. A la República Dominicana le ha ocurrido lo contrario. Ha ido emergiendo, yo diría que desde el censo de 2002. Tenemos más de 12 años en ese proceso de crecimiento.

¿Hay sectores que son más lentos o menos fluidos a la hora de generar la información que alimenta el sistema estadístico?

Sí, porque depende del nivel de complejidad. Por ejemplo, las estadísticas del área de nacimientos y defunciones, porque ahí intervienen otras instancias, por el carácter legal que tiene un nacimiento o tiene una muerte.

¿Con lo fácil que es saber que alguien nació o que alguien murió?

Sí, pero imagínese. Nosotros tenemos un subregistro en los nacimientos y las defunciones crónico. Se han hecho esfuerzos, pero todavía no se mejora lo suficiente. Una parte importante de los nacimientos se registran tardíamente, otros terminan sin registrarse. Con las defunciones pasa lo mismo. No todas se registran. Son engranajes muy complejos en los que intervienen varias organizaciones al mismo tiempo. No sólo la República Dominicana tiene ese problema. Es común en el Tercer Mundo. En América Latina, no tiene ese problema Cuba, que lo resolvió hace muchos años; y Costa Rica y Uruguay están bastante bien. Hice estudios en 1977 y 1980, y en esa época el subregistro de nacimientos era de 25% y el de defunciones estaba cercano. En el 97 hice un estudio sobre mortalidad materna en el Distrito Nacional antiguo y, de las muertes de mujeres entre 15 y 20 años, un 28% se quedaba sin registrar. Mujeres adultas y en la zona metropolitana. Se registraba la muerte en alguna instancia, pero no se terminaba el proceso. …En general los demás sectores se registran bien. Unos más que otros, pero en general, bien.

FUENTE: http://www.7dias.com.do/el-pais/2015/04/29/i187456_frank-caceres-hemos-contemplado-como-hemos-perdido-potencial-para-producir-alimentos-pero-sabemos-cuanto.html#.VUu-kY5_Okp

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...