sábado, marzo 28

Danilo Medina y la cultura (a veces, hay que tirar piedras a nuestro propio tejado y odio que nombren a una vedette o presentadora en el cuerpo diplomático o a un periodista para pagarle favores)


La cultura es una palabra sin horizonte que parece desbordar el poder. Pero a pesar de su forma general, abstracta y concreta al mismo tiempo, la cultura (que condiciona de manera “natural” toda la interactuación social), se inserta en la estrategia del poder, y le permite ser el revestimiento, su legitimación; por ejemplo, cuando el poder reprime en nombre de la tradición, de la paz ciudadana, de las buenas costumbres etc. Esto puede oler al convivio maniqueo de la relación mecánica entre infraestructura y superestructura, que el viejo filosofar del romántico Carlos Marx acuñó con fortuna en el siglo XIX. Pero la verificación histórica puede probar con relativa facilidad que el poder no vacila en instrumentalizar la cultura, al mismo tiempo que la proclama como una esencia inmaterial.

Es lo que vemos en el bestiario político dominicano. Danilo Medina no es un hombre de cultura, es probable que nunca se haya leído una novela, ni conozca que todo el movimiento rítmico- estético de un ballet es una narración fluida, una historia; y es casi seguro que no entienda el por qué Zaratustra recomendaba aprender a reír a los hombres “superiores”, ni por qué el “Guernica” de Picasso es como paralizar el horror en el tiempo y en el espacio; y de seguro no puede entender qué es lo que hace que la “Novena sinfonía” de Beethoven sea al principio el toque sobresaltado del miedo y el temor a la muerte, y al final una fuga a la alegría. Ni siquiera manifestaciones culturales medularmente ligadas a su ser podría él explicarse. Le importa un comino qué llevó al merengue a desplazar a la salve, o por qué se arrastran los pies en el carabiné, o si la zarandunga es un dulce de Baní, el conconete una piedra del río, o la bachata una música de “guardia cobrao”.

No, Danilo Medina no es un hombre culto, ni ama la cultura. Pero en su campaña la instrumentalizó, magnificando su importancia en la vida social, y obteniendo beneficios políticos concretos de su manipulación. Aunque ahora trate a la cultura con desdén. Es por eso que yo veo con pena lo que están viviendo los educadores y artistas del aparato estatal, y ni siquiera alcanzo a explicarme el por qué el presidente Danilo Medina no resuelve esa situación tan dramáticamente humana de la cultura. El Ministerio de cultura es uno de los tres Ministerios que no ha recibido aumento de su asignación presupuestaria, la integración de su cuerpo de dirección se hizo muchos meses después de formado el Gobierno, y jamás como presidente ha nombrado la cultura en sus informes al Congreso. Es como si la cultura fuera para él una carga indeseada.

Y quiero decirle que no. Todo el país debería estar avergonzado de la humillación a artistas y maestros del arte notables, que no aman la riqueza, que tienen sueldos miserables, casi de limosnas; que creen en el poder liberador de la cultura, y saben perfectamente qué significa en el mundo de hoy poseer una identidad. Y como usted dice ser portador de un proyecto de país, le recuerdo que cualquier proyecto nacional comienza siempre por cuestionar la tenencia de una identidad. El arte, la cultura, es el emblemático frontispicio de la identidad. En este problema no se justifica el silencio, la justicia de estos reclamos es tan contundente que es imposible eludir la responsabilidad. Salta en la paradoja la chispa jocosa de que vivimos hablando de “Revolución educativa”, como si fuera posible realizar la “revolución” de la educación al margen de la cultura. Esos son dos costados de la vida social que deben ir juntos, porque, a fin de cuentas, en lo que desemboca todo proceso educativo exitoso es en el engrandecimiento de la cultura.

La cultura es ese destino común que nos ligó a una lengua, a unos valores, a una historicidad específica. Incluso la Independencia dominicana queda definida como un sentimiento cultural. Pero a pesar de ello, el poder siempre ha prescindido de ella para su legitimación. Es lo que usted está haciendo presidente Medina: reiterando una constante histórica de los políticos dominicanos, que nunca se han identificado con su cultura.


26 de Marzo del 2015

El autor es escritor y articulista.

Andrés L. Mateo