sábado, agosto 2

Canción por una combatiente palestina


Ya no es la hora de amarte
de pedirte que vuelvas,
debes irte ahora
internarte en el desierto
en busca de tu muerte
tu corazón cantando artillado
con sus sueños de Patria y de esperanzas
No es ya la hora del amor,
la guerra abrió otros surcos.
Yo busco en este instante
tus raíces
para poder amarte en otros días
junto a tu pelo
bajo tu pelo
sobre tu pelo
cuando todos los ríos de la tierra desempolven
los caminos
de este polvo de sangre que palpita en cada huella
en cada rostro que se interna
arena arriba con el llanto
arena abajo con los sueños
muchacha guerrillera que proyectas tus latidos
en cada rastro de hombre, en cada
zigzagueante
itinerario del dolor Yo volveré a desearte de nuevo en otros tiempos
será cuando el amor desnude tus raíces
proclame en tus labios la alborada
Y estalle la paz sobre tu tierra
definitivamente…

© Federico Jovine Bermúdez
Huellas de la Ira

1973