lunes, junio 16

Grisel Lerebours describe el paso del virus chikungunya por su cuerpo


Esperando espero... Que pase ya el ciclo del virus. Después del embotamiento inducido, entonces la sensación de estar acostada sobre la misma bala de cañón que me atraviesa. Cada respiro me hace revivir a Artemio Cruz en la memoria de mis células, cuya batalla me puebla de dolorosas pero necesarias heridas. La cabeza que estalla, la fiebre que sube y baja y vuelve; la tortura del mínimo movimiento, obligatoria postración, invalidez forzada. La rigidez de las falanges, palmas y plantas hipersensibles, toda la piel enrojecida y el escozor sin tregua. Duele la raíz del cabello, la lengua y todos los dientes, mis piernas no me obedecen, atravesadas por calambres, se niegan a incorporarme aunque me quiero de pie. Pienso en la gente con enfermedades terminales, que vive en este estado siempre, sin esperanza de mejorar. Será eso lo que nos vino a enseñar la Chikungunya? Entonces, como todo, más que peligro es una oportunidad. © Grisel Lerebours.

domingo, junio 15

14 de Junio

Gráfica correspondiente a la exposición Manolo en las Manaclas del AGN, de diciembre 2013

Allí donde la soledad se eleva hacia la cima heroica
y sostiene en vilo la vertical hazaña del sacrificio vivo
yo sé que escuchas, Comandante;
que aún retumban los versos de René del Risco
en la escarpara sierra, así como los tiros de fusiles.
no los de los soldados, -esos no son perennes-
sino los de sus armas de políticos firmes,
que cambiaron el escenario falso
de convenios hipócritas
por no traicionar la fe del pueblo.

Como si fuera pino de montaña,
ceñido por las piedras que susurran
cuando el viento pretende remover
su fija posición de centinela en la atalaya,
cuidador del último pudor de hombres valientes,
militantes de eternidad contra la desvergüenza
yo sé que nos verán en estado de alerta
al contemplar el paso de los guerrilleros
condecorados por la verdad.
¡Qué a nadie se le ocurra decirme que fue en vano!

Para corroborar la decisión correcta están las altas nubes
coronando su esencia de quisqueyanos buenos.
Y está el aroma de los pinares en constante homenaje.
Y están los afluentes descendiendo por laderas y vertientes
para que el agua pura llegue a los hombres de los llanos
y restaure en las consciencias el sentido del honor.

Muchos, indiferentes ante la inmolación hablan del inútil gesto
pero un muchacho sin miedo conserva en su memoria
el sacrificio en las escarpadas montañas y escribe en su cuaderno
la palabra INMORTAL.

©LEIBI NG



viernes, junio 13

Alette Simmons-Jiménez, pionera en la ilustración de libros infantiles dominicanos.

La primera vez que supe de ella fue contemplando el libro LA PRIMERA COMUNIÓN DE LAURA, de Manuel García Arévalo. Yo quedé deslumbrada. Ahora entiendo que aquél libro, para mí que no tenía acceso a los "altares", era la confirmación de que en mi país se podían hacer libros dirigidos a los niños ilustrados con exquisita calidad. No tengo ya ese libro, pues debo haberlo dejado en el camino precisamente como prueba de lo que era la evolución de la literatura infantil en la República Dominicana. Pero el recuerdo de Alette Simmons-Jiménez permanece como la gran artista que dedica su tiempo a la producción para los más pequeños. Conservé muchos años este catálogo de su exposición en el Museo de Arte Moderno en 1997. Me alegra compartirlo y disfrutar de las lecturas bellas, trágicas, dramáticas, reivindicativas, sensuales y fantásticas de estas magníficas obras.

Alette Simmons-Jiménez: The Winter House". 1996

Alette Simmons-Jiménez: "A Room with a View", 1996

Alette Simmons-Jiménez: "Inside-Outside", 1996

Alette Simmons-Jiménez: "From the Deep", 1995

Alette Simmons-Jiménez, pintora y escultora,
pionera en la ilustración de libros para niños en la República Dominicana.

miércoles, junio 11

LOMA MIRANDA YA ES PARQUE NACIONAL



"El Senado aprobó la noche de este miércoles, en primera lectura, el proyecto de ley que declara a Loma Miranda Parque Nacional, con 25 votos a favor de 26 senadores que participaron en la sesión.
Durante meses, diversos sectores de la sociedad dominicana han exigido la protección de Loma Miranda mediante su declaración como parque nacional, en una lucha que ha buscado además evitar su explotación por parte de la empresa Falcondo Xstrata Nickel". Z101

lunes, junio 2

De ocho a cinco, por Farah Hallal


En su prisa traen el sonido del hambre.
La avenida extiende su gris como una urgencia
y se pierde en la nebulosa oscura de su ruido.

También yo tuve ocasión de pintarme
Por la mañana me espolvoreé la cara
con la vergüenza de saberme nacida.

La arritmia del tránsito se fuga con mi necesidad de viaje.
Mi estatura se somete al incierto de la rutina de los relojes.

De ocho a cinco me pagan para no soñar.
Pero también de ocho a cinco
todos los caminos de la mano van a mí,
se entregan cuando me extiendo como una equis.

Por eso hurto en el instante los caminos
que serán descontados de la nómina.

Por eso robo contigo que me lees
algunas horas de mi jornada.

Alguien me dice que el deber cumplido
es la suma de mi salario.
Alguien me dice que la luz del día
no me pertenece.

De ocho a cinco escasean los abrazos de mis hijos
y este escándalo nunca aparecerá en los diarios.
Me esperan y como yo atienden el ruido de los carros
porque hay uno que lleva la música de mis besos.

De ocho a cinco no debo escribir
sobre pájaros que comieron sus alas.

Lo justo es ofrendar las horas
y ayudar a construir un mundo ajeno.

Lo justo es que de ocho a cinco
ninguna madre pueda proteger a su niña violada
en la casa del vecino.

Pero algún día todos seremos iguales.
Cuando el humo no luzca productivo
o cuando el hambre se coma su miseria.

©Farah Hallal

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica