sábado, octubre 19

Manuel Orestes Nieto de Panamá, escritor y diplomático en el Liceo Ramón Emilio Jiménez. II Semana de la Poesía 2013









Manuel Orestes Nieto. (Poeta, escritor, diplomático). Nació el 7 de junio de 1951 en la ciudad de Panamá. Es licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Santa María La Antigua. Fue Agregado en la Embajada de Panamá en Nicaragua y Embajador de Panamá en Cuba y Argentina; Director de la Biblioteca Nacional “Ernesto J. Castillero R.” y Subdirector General del Instituto Nacional de Cultura. En 1973 fue finalista del Premio “Juan Boscán” de Literatura (Barcelona) con su cuaderno Los nombres personales.  Ese mismo año, con su libro  Adentro reconozco que me duele todo, recibió una Mención como finalista en el Premio “Casa de las Américas”, el cual gana en 1975 con su libro  Dar la cara. Ha obtenido el Premio Nacional de Literatura “Ricardo Miró” en cuatro ocasiones, con los libros: Reconstrucción de los hechos (1972), Panamá en la memoria de los mares  (1983), El Mar de los Sargazos (1996) y Nadie llegará mañana (2002). En 1999 gana una Alta Mención Honorífica en el Premio Centroamericano de Literatura “Rogelio Sinán” con su poemario Este lugar oscuro del planeta. En 1996, el gobierno de Chile le confiere la Medalla “Gabriela Mistral”, en conmemoración del 50º aniversario del otorgamiento del Premio Nóbel de Literatura a esta escritora chilena. En el año 2000, el Instituto Nacional de Cultura le concede el Premio Nacional de Literatura “Pedro Correa Vásquez” a la Excelencia Literaria por el conjunto de su obra publicada. Además de los libros premiados, ha publicado: Poemas al hombre de la calle (1970), Enemigo común (1974), De monstruos y palomas y otros poemas (1975), Diminuto país de gigantes crímenes (1975), Oratorio para Victoriano Lorenzo (1976), Poeta de utilidad pública (1985) y la antología poética Rendición de cuentas (1968-1988) (1991), que recoge los primeros veinte años de su quehacer poético; El imperecedero fulgor (1996), El legado de Omar Torrijos (1997 y 1999); El país iluminado (2001) y  Ala grabada en blanco (2001). Su libro El Mar de los Sargazos está publicado en el sitio web español badosa.com desde finales de 1998, igualmente lo está su poemario No me permito llorar. Librosenred (Argentina) oferta sus poemarios El país iluminado y El Mar de los Sargazos, siendo los dos primeros libros digitales de autor panameño en la internet. Poeta de utilidad pública está publicado en elcalamo.com (México). Noticias de pájaros y Ala grabada en blanco están publicados en el sitio mundopoesia.com. Poemas suyos han sido traducidos al inglés, portugués, ruso, húngaro, checo y polaco.  Aparece en importantes antologías de poesía panameña e hispanoamericana contemporánea. Ha dirigido páginas periódicas y publicaciones literarias, entre ellas: Prisma y Extensión, la página literaria del diario Panamá-América, Trastienda, y Critica-Arte, del diario Crítica. Fue columnista colaborador del diario El Universal de Panamá y miembro del Consejo Editorial del suplemento literario y cultural Tragaluz. (Tomado de: Nieto, Manuel Orestes. El cristal entre la luz: obra poética 1968-2008 / Manuel Orestes Nieto. Panamá: La Rama Dorada Ediciones Literarias, 2008.--511p.).   

POETA DE UTILIDAD PÚBLICA (Manuel Orestes Nieto)


1.
La poesía te escoge, no la escoges.
Te acoge, como un tibio vientre de mujer
en el centro del amor.
Todo lo da en el acto de saber
que todo le debe ser quitado.
No trama, teje para otros. A veces con dolor.
Su principal virtud consiste
en maltratarte lo gratuito.
Acosar la turbiedad de tus días, es su oficio.
2.
Exorcizarte
para que puedan vivir contigo
las vidas que rondan en los diámetros
que es capaz de trazar tu corazón.
Te abandona cuando intentas sortear
sus consecuencias.
Huye de los lugares donde la imaginación
y el asombro han muerto
y evita pasar por donde cohabitan
los ruines de espíritu.
Está hecha de presencias
porque tiene el don de desdoblarse
sin dejar de ser entera.
3.
Hija de la palabra
la han vituperado sin poder tocarla.
Hermana de la historia
ha sido quemada y puesta bajo custodia
de los carceleros.
Con esa cualidad única
de no necesitar del reposo,
no desfallece ni conoce la fatiga.
Falsificados sus textos,
deshonrados sus leales oficiantes,
distorsionada hasta el cansancio,
prefiere la ruta del viajero
antes que vivir en los templos
que pudo edificar
por la magnitud de su luz.
4.
Humilde como ella sola,
entra sin ruido en la casa del hombre,
barre sus rincones,
limpia el polvo más apartado,
repara lo roído
y se encarga de lo roto.
Vidente de los hechos
con que se cuenta el tiempo,
la edad y lo pleno
de la conmoción de quienes se reúnen.
Andamio de lo venidero.
Fragua, constancia,
fuelle, criadora.
5.
Ante ti
hay una vergüenza confesa que aspira
a su purificación.
Alguien que ha desenterrado su piedra angular
para rehacer su pirámide
antes de que la maleza la oculte.
Has clamado porque se detenga
el sacrificio irracional
y la rajadura
de los bárbaros se cierre.
Te has interpuesto
entre la daga y lo indefenso.
Aprendiste que la conmiseración
tiene sus surtidores
en el ojo de agua de lo injusto.
A pesar de tus razones,
te tocó errar como los despatriados forzosos,
cercados y reducidos a la prohibición.
Y te han llevado en andas
largas filas de hombres serios,
estremecidos hasta la perturbación
por lo que puede provocar
la ignominia.
6.
Han querido hacer madre de la lamentación
y la desesperanza.
Velada de colorete, gracia de feria.
Te han prendido inciensos
y construido urnas de cristal.
Han difundido , sin cesar,
que naciste para el ensueño y que la vida
poco tiene que ver con tus costumbres.
Han tratado de adornarte
como joya de escaparte
y te han regalado todos los espejos
para ver en ellos
reflejadas sus conciencias.
Y tú has sabido decirles que no.

©Manuel Orestes Nieto