miércoles, marzo 27

Sonidos del silencio (1), por Luis Martin Gómez


Minificción

Ilustración: ISOL

Tenían 35 años de edad y 10 de casados. Eran sordomudos de nacimiento y durante toda su silenciosa vida matrimonial se habían amado apasionadamente. La tecnología médica, armada de chips y cables eléctricos, les devolvió la audición y el habla. Las primeras palabras de él fueron: “Te amo”. La primera respuesta de ella fue: “Yo también”. Se divorciaron la semana siguiente. El no tenía la voz que ella imaginaba.

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...