miércoles, marzo 27

Pirata aéreo, por Luis Martín Gómez


El hombre amenazó con derribar el avión si no abrían la puerta y lo dejaban salir. Le explicaron que era imposible porque volaban a 37 mil pies de altura. “No me importa”, dijo y sacó una pistola de su bolsillo y apuntó a los pasajeros, uno de los cuales, experto en origami, le hizo con papel un aeroplano que el pirata aéreo cambió gustoso por su pistola. “Es que me siento más seguro viajando en avión propio”, dijo alzando su avioncito de papel, sobre el cual escapó por una de las ventanillas.




http://luismartingomez.blogspot.com/search/label/Cuentos

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...