sábado, diciembre 22

Yasunari Kawabata: La frágil vasija

Kannon o Kuan Yin,
Bodhisattva de la Compasión, representado con forma de mujer.




En una esquina de la ciudad había un local
de objetos de arte.
Y entre la calle y el frente del local
una estatua de cerámica
de la deidad budista Kannon[1], 
con la altura de una niña de doce años.

Cuando el tren pasaba, el gélido cutis de Kannon se estremecía,
al igual que el vidrio de la puerta del negocio.
Cada vez que yo pasaba por allí, temía que la estatua se cayera.
Éste es el sueño que tuve: El cuerpo de Kannon caía directamente sobre mí.

De pronto Kannon estiraba sus largos y blancos brazos,
que hasta entonces pendían a lo largo de su cuerpo,
y me envolvía el cuello con ellos.
Yo saltaba hacia atrás con desagrado
por lo sobrenatural de sus brazos inanimados
cobrando vida y por el frío toque de su piel de cerámica.

Sin un ruido, Kannon se rompía en miles
de fragmentos al costado de la calle.

Una muchacha recogía algunos de los pedazos.
Se detenía un instante, pero rápidamente volvía
a juntar los pedazos diseminados,
los fragmentos de cerámica reluciente.
Su irrupción me tomaba por sorpresa.
Y cuando estaba por abrir la boca
para ofrecer alguna disculpa, me desperté.

Parecía que todo hubiera sucedido
en el preciso instante posterior
a la caída de Kannon.

Intenté una interpretación del sueño.

"Honra a la mujer tanto como a la más frágil vasija".

Desde entonces recuerdo este versículo de la Biblia[2]
con frecuencia. Siempre establecí una asociación
entre una "frágil vasija" y una vasija de porcelana.
Y más tarde, entre ambas y la muchacha del sueño.

Nada tan frágil como una joven.
En cierto sentido,
el hecho de amar
representa la caída de una muchacha.
Es lo que yo pienso.

Y así, en mi sueño,
¿no estaría la joven
recogiendo apresuradamente
los fragmentos de su propia caída?

Yowaki utsuwa, 1924 (La frágil vasija)

[1] Bodhisattva de la Compasión, representado con forma de mujer.

[2] Primera Epístola de San Pedro, parte III, Sobre el matrimonio: "Ustedes, m

Fuente: http://spartakku.perrerac.org/japon/yasunari-kawabata/yasunari-kawabata-la-frgil-vasija/435/


No hay comentarios:

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica