martes, noviembre 6

El mito de la mujer de agua



Poema de Luis Carvajal

En el fondo del iris existe un lago inmenso
donde flotan noviembres, pinturas, mediodías,
barcos de chocolate, dioses hechos de cera,
y una mujer de agua: gota de primavera
armada de horizontes que emergen desde el sueño,
salpicada de escombros y lastrada de huellas.

En el fondo del lago existe una caverna
donde el mundo no tiene ni ayer, ni todavía.
Un ojo y otro iris, otro lago y caverna, otra mujer de agua:
de noviembres que flotan,
pinturas, lejanías,
barcos de chocolate, dioses hechos de cera,
de esperas, mediodías.

Dentro de la caverna, un dios hecho de cera
se imagina una sombra que, en el fondo de un lago,
se imagina otra sombra en el iris de un ojo de una mujer de agua: gota de primavera armada de horizontes que emergen desde el sueño, salpicada de escombros y lastrada de huellas.

Iris, lago, caverna, dioses hechos de cera y una mujer de agua: gota de primavera, emergen en el iris de un ojo de azaleas que despierto recrea un mundo de palabras soñado en duermevelas.

Una mujer de agua: gota de primavera armada de horizontes que emergen desde el sueño, salpicada de luces, se liberó de huellas.

© Luis Carvajal.

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...