martes, febrero 21

La Academia de Ciencias de la República Dominicana...


  • DECLARACION DE PRENSA

    La Academia de Ciencias de la República Dominicana, la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y la Fundación Dominicana de Estudios Marinos, Inc. rechazan el establecimiento de una estación naval y un muelle por parte del Comando Sur de los Estados Unidos en Catuano, en la Isla Saona, por tratarse de un organismo militar perteneciente a una nación extranjera, con lo que se atentaría contra la Soberanía Nacional, y se violentarían el Artículo 3, del Capítulo 1 de la Constitución de la República Dominicana, la Ley 64-00 de Medio Ambiente y Recursos Naturales y la Ley Sectorial de 202-04 sobre Áreas Protegidas.
    Consideramos inadmisible una intervención de esta naturaleza en el Parque Nacional del Este, un área emblemática del Sistema Nacional de Áreas Protegidas de la República Dominicana que atesora una extraordinaria riqueza biológica y numerosas especies, marinas y terrestres, amenazadas o en vías de extinción. El estrecho de Catuano es uno de los ambientes más frágiles y diversos con que cuenta esta unidad de conservación y el Santuario Marino Arrecifes del Sureste, creado por el Decreto No. 571-09.
    El inventario botánico del Parque Nacional del Este reporta la presencia de 575 especies de plantas, 57 de las cuales son endémicas y el resto dominado por especies nativas, conservadas en estado prístino o intocado desde tiempos precolombinos. La fauna por su parte, contabiliza 17 especies de murciélagos, 112 especies de aves, más de una tercera parte de la avifauna insular de la Hispaniola.
    Las playas del Catuano y las demás existentes en la Isla Saona, son áreas de anidamientos y reproducción de las tortugas marinas que anualmente vienen a las costas dominicanas. También, se encuentran los mejores yacimientos arqueológicos subacuáticos de la República Dominicana, interesantes plazas ceremoniales indígenas, cuevas con cientos de pictografías y petroglifos, decenas de cenotes u ojos de agua con innumerables objetos en sus fondos, producto de las ofrendas de los aborígenes a sus dioses.
    El Paso de Catuano ha sido considerado como un vivero de especies marinas comercialmente importante, por lo que su perturbación causaría efectos negativos a las pesquerías de la costa del Caribe.
    Cuenta con maravillosas playas capaces de soportar un turismo estrictamente ecológico, que aunque requiere ser mejorado, recibe más de 300 mil turistas al año, siendo el más visitado de todos los Parques Nacionales del país y el que más empleos genera como resultado de las intensas visitas. Cientos de dominicanos y extranjeros residentes en La Romana, Bayahíbe, Higüey y Boca de Yuma se ganan la vida en las diferentes actividades generadas por el turismo, haciendo considerables aportes al crecimiento económico de la zona y al producto interno bruto (PIB) de la República Dominicana.
    El Catuano y su entorno es uno de los ambientes más frágiles y vulnerables que posee el sistema de arrecifes coralinos perteneciente al Parque Nacional del Este. Esta unidad de conservación del Sistema Nacional de Áreas Protegidas está amparada por el Artículo 33, capítulo III, de la Ley Ambiental 64-00, con valores ambientales, históricos y culturales debidamente registrados en su Plan de Manejo, el cual establece claramente las actividades permitidas.
    Estas joyas botánicas, la diversidad faunística y los invaluables tesoros arqueológicos identificados por las investigaciones realizadas por especialistas de universidades dominicanas, norteamericanas y europeas, le dan méritos mas que suficientes como para elevar ante el Comité de Sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO, la propuesta que actualmente está en curso, a fin de que el Parque Nacional del Este sea declarado como Patrimonio Natural y Cultural de la República Dominicana.
    Todos los recursos biológicos presentes en el Parque se verían seriamente afectados como consecuencia de la alteración del ambiente costero marino, producto de la construcción de la base naval, que se pretende edificar en Catuano, bajo el argumento de vigilar y controlar los viajes ilegales y el narcotráfico en la zona.
    En el espacio marítimo entre República Dominicana y Puerto Rico existen puntos más estratégicos para que la armada de los Estados Unidos ubique su muelle y base naval con fines estratégicos como son la Isla Mona y Desecheo, pertenecientes a ese Estado Libre Asociado y no pretender construirlo en un parque nacional de la República Dominicana.
    La Marina de Guerra de la República Dominicana, cuenta con cinco destacamentos distribuidos en todos los alrededores de este Parque Nacional como son: uno en la Isla Catalina, uno en La Romana y otro en Boca de Yuma y dos en la Isla Saona: uno en Catuano y otro en Mano Juan, que requieren de equipos modernos de vigilancia, mejorar las infraestructuras y la dotación sea capacitada para realizar las labores de control que le corresponden.
    De funcionar efectivamente la vigilancia desde estos destacamentos, las actividades del narcotráfico y los viajes ilegales estarían bajo control y no habría necesidad de construir una obra que dañe un parque nacional.
    Las instituciones firmantes rechazamos cualquier tipo de intervención que vulnere cualquiera de las Áreas Protegidas del país, la violación de la Ley 64-00 de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la Ley Sectorial de Áreas Protegidas 202-04, así como la Soberanía Nacional y la Constitución de la República.
    Llamamos a todas las organizaciones del sector ambiental y a la sociedad en sentido general a rechazar esta intervención en el Parque Nacional del Este.

    Equipo Ambiental de la Academia de Ciencias de la República Dominicana
    ACRD

    Fundación Dominicana de Estudios Marinos
    FUNDEMAR

    Comisión Ambiental de la
    Universidad Autónoma de Santo Domingo
    UASD

No hay comentarios:

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica