lunes, enero 30

El tigre, el sabio y el chacal


El tigre, el sabio y el chacal

En un pueblo de la India había un tigre que por las noches se comía los corderos y las ovejas de la gente. Un día, consiguieron encerrarlo en una jaula de bambú y la gente se quedó tranquila, porque ya no podría atacar a sus animales.

Un día pasó un viejo sabio cerca de la jaula. El tigre le dijo que tenía mucha sed y le suplicó que lo dejara salir para ir a beber al río.

- Si te libero, me comerás – dijo el viejo sabio.

- No viejo sabio, no te comeré. Todo lo contrario, te estaré muy agradecido y te obedeceré en todo Sólo iré a beber agua al río y volveré a mi jaula. Te lo prometo.

El sabio se quedó pensativo por unos momentos. Pensó que el tigre decía la verdad y le abrió la jaula. Entonces, el tigre, que estaba más hambriento que sediento, saltó sobre el sabio con la boca abierta mientras le decía:

- ¡Oh! viejo sabio, has sido muy inocente con dejarme salir. ¡Ahora te comeré!

- No es justo, esto! Yo te he liberado y ahora tu me quieres comer! Me has prometido que no lo harías. Hemos hecho un pacto. ¡No es justo!

- Sí que es justo. ¡Tengo derecho a comerte! – replicó el tigre

- Pero yo he confiado en ti – respondió el sabio. Haremos una cosa. Preguntaremos a los tres primeros seres vivos que pasen por aquí si es justo que me comas. Si todos dicen que si, no pondré resistencia y me podrás comer. Pero si sólo uno de ellos dijera que no es justo, no me tocarás ni un pelo!

- Ummm…. De acuerdo – dijo el tigre. Pero que sea rápido, eh? Que tengo mucha hambre.

Por allí pasaba un buey. El sabio y el tigre se le acercaron.

- Hola, amigo buey. Tenemos una duda y te la queremos consultar. Este tigre estaba prisionero en una jaula y me ha pedido que lo liberara para ir a beber agua. Me prometió que no me comería, pero después de liberarlo quiere comerme. Crees que es justo?

Cuando era joven, trabajaba de sol a sol en el campo. Tiraba del carro todo el día, para que mi amo labrara el campo. Pero ahora que soy viejo, me ha echado de casa porque ya no sirvo para trabajar. Los hombres no son justos…Tigre, te lo puedes comer.

La boca del tigre se llenó de saliva. No lo pudo evitar y volvió a saltar sobre el viejo. ¡Tenía mucha, mucha hambre!

-¡Un momento! – dijo el sabio. Hemos acordado que le preguntaríamos a tres seres vivos y este era solo el primero.

- De acuerdo, de acuerdo- dijo el tigre. Pero vayamos rápido, ¡que hace días que no como nada!




Entonces pasaron por debajo de un mango. El sabio se dirigió a él:

- Amigo mango. ¿Tú piensas que es justo que este tigre me coma después que lo haya liberado de una jaula donde estaba preso?

El mango hizo un movimiento con las ramas y contestó:

- A los hombres les gusto en primavera y en verano, cuando comen mis frutos y vienen a yacer bajo mis ramas para dormir. Pero en invierno, me cortan las ramas y me calan fuego. No me hables de justicia. Yo creo que estás en tu derecho de comértelo, tigre.

- Nuevamente, el tigre saltó sobre el viejo sabio. Pero este le recordó que sólo le habían preguntado a dos seres y que todavía faltaba uno.

Entonces se cruzaron con un chacal. Cuando le plantearon la duda, el chacal dijo:

- Uff…. pues es que soy un poco tonto y no puedo imaginar las cosas si no las veo

- Es muy fácil, dijo el tigre. Yo estaba encerrado en una jaula de bambú…

- ¿En una jaula?- lo interrumpió el chacal. – Y cómo era?

- ¡Pues una jaula de bambú normal!

- Es que si no la veo, no os podré ayudar – respondió el chacal.

Entonces se dirigieron hacia la jaula y el sabio se la mostró.

- El tigre estaba encerrado en esta jaula y me pidió que lo liberara.- explicó

- ¿Encerrado? ¿Encerrado cómo?- preguntó el chacal

- ¡Mira que llegas a ser tonto, chacal! ¡Estaba dentro de la jaula con la puerta cerrada, así! – iba diciendo el tigre mientras entraba en la jaula y cerraba la puerta.



Y se quedó encerrado otra vez.

- ¡Ostras! ¡Estoy otra vez encerrado! ¡Abridme la puerta, dejadme salir!!! -exclamaba el tigre sin parar

- Bueno tigre, ahora si que puedo imaginar como estabas. Espero que nunca seas tan tonto como yo- dijo el chacal. Y él y el sabio se alejaron de la jaula dejando encerrado al tigre para siempre.

Cuento popular hindú

De: Casaasia.es
http://sinalefa2.wordpress.com/2012/01/31/el-tigre-el-sabio-y-el-chacal/

jueves, enero 26

Duarte, la sublimación de la patria


Juan Pablo Duarte


A punto de celebrar el bicentenario de su natalicio, la figura y la obra de Juan Pablo Duarte ronda como desafío en el accionar público y en la conciencia nacional como un fantasma que persigue el horizonte de hombres y mujeres que debieron ser formados bajo su ejemplo y guiarse de su comportamiento, las enseñanzas y lecciones dejadas por él.

Una vida dedicada a la definición de un proyecto de nación, Duarte y sus amigos dieron forma no solo a la resistencia nacional, sino que a través de la Trinitaria, fundada el 16 de julio de 1838, se forjo una conciencia nacionalista que hizo posible alcanzar nuestra independencia en 1844.

El mérito de Juan Pablo Duarte radica en haber defendido hasta el final su concepción de la patria, su lucha y persistencia por la consecución de ese ideal e involucrar diferentes sectores sociales en su objetivo. El mas sacrificado y desprendido, Duarte encarnó el sentimiento más noble de la patria y llevó el ideario nacionalista a los estamentos más alto, sublimizando la nación.

Este propósito hace de Duarte el ideólogo del proyecto nacional, el  más sensible y asiduo en la consecución de la causa republicana, pero también un ideólogo y estratega refinado. Si bien su obra intelectual no fue prolífera, su pensamiento se condensa en la manera cómo centró con una claridad inusitada, el proyecto nacional. Su ideario condensa su inteligente manera de concebir la patria y las tareas de su ese arduo recorrido.

El esfuerzo patriótico de los trinitarios alrededor de las sociedades la Filantrópica y la Dramática ejemplariza cómo se fue creando un sentimiento de diferencia en lo cultural que junto al trabajo político de la Trinitaria culminan con la gesta libertaria de 1844.

Por tanto la obra y el aporte de Juan Pablo Duarte a la causa nacional va mas allá de sus escritos y se engrandece en la sublimación de patria que le acompaña, con la entereza indoblegable de alguien que se matrimonió con la nación y entregó bienes, tiempo y toda su vida a la realización de esta gran obra, no siempre apreciada por muchos de sus coterráneos.

Su grandeza radica precisamente en esa vocación de entrega nunca visto como sacrificio pues el esfuerzo por la creación de la patria no se puede ver como un sacrificio sino como una envolvente pasión.

Otros grandes de América dejaron además de su dedicación al proyecto libertario, una obra intelectual y escritos, no obstante la patria conjuga factores objetivos y subjetivos así como internos y externos que son determinantes en la culminación de un proyecto de independencia, sin embargo el liderato de Duarte al frente de los jóvenes trinitarios supo enlazar su pasión por la definición de una republica independiente de toda potencia extranjera, con los intereses de los distintos sectores sociales, pero también con las fuerzas opositoras haitianas permitiendo dicha estrategia conseguir el objetivo final.

Juan Pablo Duarte, no debe ser mistificado si bien su entrega pareciera misionera, en todo caso su trascendencia radica en que no solo fue el gran soñador de la patria sino que transformó ese ideal en proyecto de todos y todas y supo simbolizar las aspiraciones de mucha gente, con un espíritu casi mesiánico y pastoral, pero no fue ni lo uno ni lo otro sino alguien que nos condujo con decisión y firmeza por el sendero independentista y democrático de la dominicanidad.

miércoles, enero 18

GRAN CELEBRACION DEL ANO NUEVO DEL DRAGON DE AGUA EN EL BARRIO CHINO DE SANTO DOMINGO


LA FUNDACION FLOR PARA TODOS INVITA A LA GRAN CELEBRACION DEL ANO NUEVO CHINO EL DOMINGO 5 DE FEBRERO A PARTIR DE LAS 5 DE LA TARDE EN EL BARRIO CHINO DE SANTO DOMINGO.
UN SHOW ARTISTICO CON CANTANTES CHINOS Y DOMINICANOS, LA DANZA DE LEONES Y DRAGONES, ACTIVIDADES PARA NINOS Y  CONCIERTO CON EL GRAM MAESTRO DANNY RIVERA.
PARA MAYOR INFORMACION
TELEFONO 809-6877067

lunes, enero 16

Agasajan líderes de la colonia china en Santo Domingo


El nuevo embajador de Taiwan, S. E. Tomás Ping-fu Hou en el centro, entregó reconocimientos a líderes de las asociaciones chinas en el Barrio Chino en un acercamiento a la comunidad que fue todo un éxito. Bienvenido Embajador Tomás Ping-fu Hou.

sábado, enero 14

Tu nombre es Inocencia



©Sol Lora
  
A ti Analie

A ti que conmueves el paso dormido de una playa
El batir de la espuma hacia la orilla cuando la ola calla

A ti que verdeas un ‘’te quiero’’ en la palabra
Que en la candidez del alba arropas los amantes
Bajo cirros de pureza, su desnudez entibias en cristalinas aguas…

A ti que eres poema noble,
De añil al universo enjabonando estrellas

A ti regalo un verso que se pierde en tu expresión
Que confundido en tu ser nos devuelve un regalo mejor…

A ti que… incuestionable al candor es tu presencia!
A ti nombro por siempre… INOCENCIA!


Artículo patrocinado por; Ads In Blogs (Gana dinero con tu blog de Blogspot)

¡SANA, SANA!


Artículo patrocinado por; Ads In Blogs (Gana dinero con tu blog de Blogspot)

domingo, enero 8

ANÓNIMO ...pero verdadero en Europa y aquí.


INDECENTES

Me gustaría transmitirle al Gobierno pasado, al actual, y al que puede venir lo siguiente:

TENGAN LA VERGÜENZA de hacer un plan para que la Banca devuelva al erario público los miles de millones de euros que Vds. les han dado para aumentar los beneficios de sus accionistas y directivos; en vez de facilitar el crédito a las familias y a las empresas, erradicarlas comisiones por los servicios bancarios y que dejen de cobrar a los españoles más humildes €30.01, cada vez que su menguada cuenta se queda sin saldo.

Cosa que ocurre cada 1º de mes cuando les cargan las facturas de colegios, comunidades, telefonía, Etc. y aun no les han abonado la nómina.

PONGAN COTO a los desmanes de las empresas de telefonía y de ADSL que ofrecen los servicios más caros de Europa y de peor calidad.

ELIMINEN la duplicidad de muchas Administraciones Públicas, suprimiendo organismos innecesarios, reasignado a los funcionarios de carrera y acabando con los cargos, asesores de confianza y otros puestos nombrados a dedo que, pese a ser innecesarios en su mayor parte, son los que cobran los sueldazos en las Administraciones Públicas y su teórica función puede ser desempeñada de forma más cualificada por muchos funcionarios públicos titulados y que lamentablemente están infrautilizados.

HAGAN que los políticos corruptos de sus partidos devuelvan el dinero equivalente a los perjuicios que han causado al erario público con su mala gestión o/y sus fechorías, y endurezcan el Código Penal con procedimientos judiciales más rápidos y con castigos ejemplares para ellos.

INDECENTE, es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a 6.500 €/mes. Y bastantes más por diferentes motivos que se le pueden agregar.

INDECENTE, es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.

INDECENTE, es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).

INDECENTE, es que un ciudadano tenga que cotizar 35/40 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete, y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima, sólo necesiten jurar el cargo.

INDECENTE, es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.

INDECENTE, es colocar en la administración a miles de asesores = (léase amigotes con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados)

INDECENTE, es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos y sindicatos pesebreros, aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.

INDECENTE, es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (ni cultural ni intelectual).

INDECENTE, es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

INDECENTE, No es que no se congelen el sueldo sus señorías, sino que NO se lo bajen.

INDECENTE, es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

INDECENTE, es que ministros, secretarios de estado y altos cargos de la política, cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del ERARIO PÚBLICO.

Y que sea cuál sea el color del gobierno, toooooooodos los políticos se benefician de este moderno “derecho de pernada” mientras no se cambien las leyes que lo regula.

¿Y quiénes las cambiarán? ¿Ellos mismos? Já.

Juntemos firmas para que haya un proyecto de ley con “cara y ojos” para acabar con estos privilegios, y con otros.

¡¡¡ Haz que esto llegue al Congreso a través de tus amigos !!!

ÉSTA SÍ DEBERÍA SER UNA DE ESAS CADENAS QUE NO SE DEBE ROMPER, PORQUE SÓLO NOSOTROS PODEMOS PONERLE REMEDIO A ESTO, Y ESTA SI QUE TRAERÁ AÑOS DE MALA SUERTE SI NO PONEMOS REMEDIO, está en juego nuestro futuro y el de nuestros hijos.

miércoles, enero 4

Matar a un niño, cuento de Stig Dagerman


Es un día suave y el sol está oblicuo sobre la llanura. Pronto sonarán las campanas, porque es domingo. Entre dos campos de centeno, dos jóvenes han hallado una senda por la que nunca fueron antes, y en los tres pueblos de la planicie resplandecen los vidrios de las ventanas. Algunos hombres se afeitan frente a los espejos en las mesas de las cocinas, las mujeres cortan pan para el café, canturreando, y los niños están sentados en el suelo y abrochan sus blusas. Es la mañana feliz de un día desgraciado, porque este día un niño será muerto, en el tercer pueblo, por un hombre feliz. Todavía el niño está sentado en el suelo y abrocha su camisa, y el hombre que se afeita dice que hoy harán un paseo en bote por el riachuelo, y la mujer canturrea y coloca el pan, recién cortado, en un plato azul. Ninguna sombra atraviesa la cocina, y, sin embargo, el hombre que matará al niño está al lado de la bomba de bencina roja, en el primer pueblo. Es un hombre feliz que mira en una cámara, y en el cristal ve un pequeño carro azul, y a su lado a una muchacha que ríe. Mientras la muchacha ríe y el hombre toma la hermosa fotografía, el vendedor de bencina ajusta la tapa del tanque y asegura que tendrán un bonito día. La muchacha se sienta en el carro, y el hombre que matará al niño saca su billetera del bolsillo y comenta que viajarán hasta el mar, y en el mar pedirán prestado un bote y remarán lejos, muy lejos. A través de los vidrios bajados, oye la muchacha, en el asiento delantero, lo que él habla; ella cierra los ojos, ve el mar y al hombre junto a sí en el bote. No es ningún hombre malo, es alegre y feliz, y antes de entrar en el carro se detiene un instante frente al radiador que centellea al sol, y se goza del brillo y del olor de bencina y de ciruelo silvestre. No cae ninguna sombra sobre el carro, y el refulgente parachoques no tiene ninguna abolladura y no está rojo de sangre.
Pero, al mismo tiempo que, en el primer pueblo, el hombre cierra la puerta izquierda del carro y tira el botón de arranque, en el tercer pueblo, la mujer abre su alacena, en la cocina, y no encuentra el azúcar. El niño, que ha abrochado su camisa y que ha amarrado los cordones de sus zapatos, está de rodillas en el sofá y contempla el riachuelo que serpentea entre los alisos y el negro bote que está medio varado sobre el pasto. El hombre que perderá a su hijo está recién afeitado y, en ese momento, pliega el soporte del espejo. En la mesa, las tazas de café, el pan, la crema y las moscas. Sólo el azúcar falta, y la madre ordena a su hijo que corra donde los Larsson y pida prestados algunos terrones. Y mientras el niño abre la puerta, le grita el padre que se dé prisa, porque el bote espera en la ribera. Remarán tan lejos como nunca antes remaron. Cuando el niño corre a través del jardín, en todo momento piensa en el riachuelo y en los peces que saltan, y nadie le susurra que sólo le quedan 8 minutos para vivir y que el bote permanecerá allí donde está todo el día y muchos otros días. No es lejos lo de los Larsson: únicamente cruzar el camino, y mientras el niño corre atravesándolo, el pequeño carro azul entra en el otro pueblo. Es un pueblo pequeño con pequeñas casas rojas, con gente que acaba de despertar, que está en su cocina con las tazas de café levantadas y observan al carro venir por el otro lado del seto con grandes nubes de polvo detrás de sí. Va muy rápido, y el hombre en el carro ve cómo los álamos y los postes de telégrafo, recién alquitranados, pasan como sombras grises. Sopla verano por la ventanilla. Salen velozmente del pueblo. El carro se mantiene seguro en medio del camino. Están solos todavía. Es placentero viajar completamente solos por un liso y ancho camino, y a campo abierto es mucho mejor aún. El hombre es feliz y fuerte, y en el codo derecho siente el cuerpo de su futura mujer. No es ningún hombre malo. Tiene prisa por alcanzar el mar. No sería capaz de matar a una mosca, sin embargo, pronto matará a un niño. Mientras avanzan hacía el tercer pueblo, cierra la muchacha otra vez los ojos y juega que no los abrirá hasta que puedan ver el mar, y al compás de los muelles tumbos del carro, sueña en lo terso que estará.

¿Por qué la vida está construida con tanta crueldad, que un minuto antes de que un hombre feliz mate a un niño, todavía es feliz y un minuto antes de que una mujer grite de horror, puede cerrar los ojos y soñar en el ancho mar, y durante el último minuto de la vida de un niño pueden sus padres estar sentados en una cocina y esperar el azúcar y hablar sobre los dientes blancos de su hijo y sobre un paseo en bote, y el niño mismo puede cerrar una verja y empezar a atravesar un camino con algunos terrones en la mano derecha envueltos en papel blanco; y durante este último minuto no ver otra cosa que un largo y brillante riachuelo con grandes peces y un ancho bote con callados remos?

Después, todo es demasiado tarde. Después, está un carro azul al sesgo en el camino, y una mujer que grita retira la mano de la boca, y la mano sangra. Después, un hombre abre la puerta de un coche y trata de mantenerse en pie, aunque tiene un abismo de terror dentro de sí. Después hay algunos terrones de azúcar blanca desparramados absurdamente entre la sangre y la arenilla, y un niño yace inmóvil boca abajo, con la cara duramente apretada contra el camino. Después, llegan dos lívidas personas que todavía no han podido beber su café, que salen corriendo desde la verja y ven en el camino un espectáculo que jamás olvidarán. Porque no es verdad que el tiempo cure todas las heridas. El tiempo no cura la herida de un niño muerto y cura muy mal el dolor de una madre que olvidó comprar azúcar y mandó a su hijo a través del camino para pedirla prestada; e igualmente, mal cura la congoja del hombre feliz, que lo mató… Porque el que ha matado a un niño, no va al mar. El que ha matado a un niño vuelve lentamente a casa en medio del silencio, y junto a sí lleva una mujer muda con la mano vendada; y en todos los pueblos por los que pasan ven que no hay ni una sola persona alegre. Todas las sombras son más oscuras, y cuando se separan todavía es en silencio; y el hombre que ha matado a un niño sabe que este silencio es su enemigo, y que va a tener que necesitar años de su vida para vencerlo, gritando que no fue su culpa. Pero sabe que esto es mentira, y en sus sueños de las noches deseará en cambio tener un solo minuto de su vida pasada para "hacer este solo minuto diferente".

Pero tan cruel es la vida para el que ha matado a un niño, que después todo es demasiado tarde.

FIN
Stig Dagerman
http://www.dagerman.us/



http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/euro/dagerman/matar_a_un_nino.htm

martes, enero 3

LA LUZ QUE AGONIZA





Hamlet Hermann, Hoy, 2 enero 2012

Apenas unos años atrás existía lo que Miguel Mena llama “un mundo sabatino de librerías”. Resultaba habitual para muchas personas hacer un recorrido por las librerías y curiosear lo que se hubiera publicado recientemente. Aquello llegó a ser como un caravaneo cultural a través del cual encontrábamos amigos viejos y conocíamos nuevos relacionados. El aumento del conocimiento por los intercambios estaba incluido en el recorrido. Una taza de café siempre salía a nuestro encuentro, gratis por cierto, preparado de acuerdo con sus cuatro letras: Caliente, Amargo, Fuerte y Escaso. 

Los que disfrutaban de aquella ronda de fin de semana rotaban dentro de las librerías y se trasladaban de una a otra, generando peñas literarias entre autores experimentados y diletantes en busca de conocimiento. Pero no. Eso ya no existe. ¿Qué significado tiene para un país que las principales librerías estén camino a la quiebra? ¿A quienes podría responsabilizarse por permitir que los escritores dominicanos no encuentren apoyo alguno mientras los gobiernos subsidian sus aberraciones? La cacareada ley del libro poco ha logrado para incrementar la lectura.

Las librerías se van extinguiendo lentamente como una vela de sebo. Ya sólo quedan recuerdos de aquellos lugares acogedores que nunca alcanzaron la categoría de comercio rentable. Todos teníamos crédito sin garantía alguna. Era cuestión de gritar: “Anótamelo y después nos arreglamos”. Y ese arreglo quizás nunca veía un peso sino que caía en el remolino en el que libros a crédito se pagaban con obras del autor o muchas veces las facturas amarillaban por el tiempo sin que alguien las tomara en cuenta.

Contando mal, en la ciudad intramuros hubo 18 librerías que mostraban el respetable nivel intelectual de la sociedad dominicana de entonces. Hoy ya no existe el mundo sabatino de librerías. Los apiñados espacios de Fiume Vicini (de los Vicini pobres), es cuestión arqueológica como también ocupan esa categoría la “Librería Herrera”, la “Librería Dominicana” y la “Casa Weber”.

Después de la muerte de Perucho, la “Librería América” sólo enciende sus luces para que el moho y las polillas no se declaren ocupantes absolutos.

La “Librería Internacional” entreabre sus puertas de vez en cuando y sobrevive porque otras fuentes de ingresos de sus propietarios la oxigenan.

“Luna”, en la calle José Reyes, ya colocó el letrero de “Se Vende” como exorcismo ante la quiebra absoluta. Eso llega después de que los falsos nacionalistas lo extorsionaron por vender un libro de la hija del tirano Trujillo mientras, desde el gobierno, maquillan a Trujillo y veneran a Balaguer.

“Mateca” no resistió el empuje de la crisis del libro y se redujo a la mitad. El segundo piso de su establecimiento dejó de ser librería para convertirse en sede de otro negocio, quizás, verdaderamente rentable.

A “Thesaurus” poco le falta para regalar los libros de tantas rebajas que, infructuosamente, hace.

“Avante” sobrevive por la venta de agendas anuales y otras mercancías que la mantienen en cuidados intensivos.

“La Filantrópica” es un remanso donde los textos jurídicos actúan como vacuna contra la ruina total. Pero sigue bajo un pronóstico reservado.

“La Trinitaria” sigue recibiendo contertulios, más que clientes compradores. Heroicamente, se mantiene como la única librería que sólo vende obras de autores dominicanos. Más que reconocer las virtudes de Virtudes Uribe, el dominicanismo de pies a cabeza es motivo de castigo por parte de los implacables recaudadores.

Ante esta crisis de las fuentes del conocimiento habría que investigar si no es competencia desleal que el Ministerio de Cultura inaugure un moderno establecimiento comercial para vender la producción intelectual de sus cercanos relacionados. Esa es una empresa gubernamental que nunca irá a la quiebra porque no paga impuestos  ni energía eléctrica y sus empleados reciben salarios desde el inagotable erario.

Habría que preguntar entonces: ¿no hubiera sido más justo evitar el desplome de siete librerías con un subsidio de supervivencia en vez de contribuir a su desaparición creando una empresa competidora? En definitiva si el gobierno subsidia el 93.4% de la tarifa real del Metro con varios millones de dólares cada mes, ¿por qué no dedicar algunas boronas para que podamos leer un poco y no consolidarnos como los más rezagados del mundo en materia de educación y de cultura?

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...