viernes, septiembre 9

“Identidad”,
exposición fotográfica
de Pedro Genaro, en el Museo de las Casas Reales

La muestra forma parte del
“Mes de la fotografía”

SANTO DOMINGO. 6 DE SEPTIEMBRE. El artista del lente Pedro Genaro presentó hoy su exposición fotográfica "Identidad" con un acto celebrado en el Museo de las Casas Reales en el marco de la celebración del "Mes de la Fotografía".
Pedro Genaro está dedicado en cuerpo y alma a este arte y ha querido escoger lo más exquisito de su obra para este evento, que expondrá veintisiete fotografías de gran contenido artístico que reflejan la profundidad y sensibilidad de este artista del lente. La muestra se exhibirá hasta el 28 de septiembre y forma parte del “Mes de la fotografía”
Esta individual fue presentada por el fotógrafo Fausto Fontana, cuenta con la curaduría de los maestros Domingo Batista y Kutty Reyes.
Pedro Genaro tiene una amplia trayectoria profesional en la fotografía y en el ámbito empresarial. En la fotografía, su pasión, ha recibido numerosos reconocimientos por la calidad de sus apuestas visuales.
Este año, dos de sus fotografías fueron seleccionadas finalistas en el Concurso "Orgullo de mi tierra", obteniendo una Mención de Honor por la obra "Olas de Invernadero". Miembro de los Grupos Fotográficos "f/64", "Cimarrones, Naturaleza y Arte" y "Manso Fotogrú".
El pasado año realizó dos exhibiciones individuales, "EXPO-Aves" en Acrópolis Center, en Coordinación con el Ministerio de Medio Ambiente y "Rosa de los Vientos" en Casa de Teatro. Como parte de PHOTOIMAGEN, participa en la Colectiva de Manso Fotogrú "Devoción Diversa" en la Embajada de Francia, y junto a Rubén Abud organiza y participa en la exposición urbana "China en el Corazón", en las Aceras del Barrio Chino de Santo Domingo. Ambos eventos durante todo el mes de Octubre 2010.
Participa en la Exposición Colectiva "Amigos Contemporáneos" en el Taller Evolutivo de Arte Contemporáneo del 17-30 de Noviembre de 2010, con dos Objetos-artes, apoyado principalmente en la Fotografía.
Internacionalmente participó este año 2010 en la Colectiva "Last Survivors" en el London Apothecary Center, en combinación con Durrell Wildlife Conservation Trust y la Sociedad Ornitológica de la Hispaniola. Expuso su individual "Rosa de los Vientos" en el Jardim das Artes en Sao Paulo (Brasil), en coordinación con el Centro Cultural de Brasil en República Dominicana. Participó en la colectiva "Dominican Crossover", Primera exposición de Manso Fotogrú en New York (EEUU).
Pedro Genaro Rodríguez es graduado en Administración de Empresas en la Universidad PUCMM. Su incursión en el mundo de la Fotografía va de la mano con su interés por la conservación de la Naturaleza y las expresiones sociales y antropológicas de República Dominicana.
En 2006, participó en la Exposición Colectiva "Miniaturas" en la Galería "Arte Berri" con motivo del quinto aniversario de la Revista ARTES en Santo Domingo.
En el año 2007 participa y gana con su Blog Fotográfico "Crónicas de los Minutos que ya pasaron" en la Premiación "Arroba de Oro", organizado por Diario Libre.
Mientras que en 2008 participó y ganó con su Blog Fotográfico "Crónicas de los Minutos que ya pasaron" en el "1er Concurso de Blogs del Listín Diario, Categoría Temáticos". También en este año participa en la exposición colectiva "Dentro y Fuera" como parte del Festival de Fotografía "PHOTOIMAGEN", con 4 fotografías sobre el Carnaval de Cabral.
En el año 2009 presenta en Cabral su primera exposición individual, sobre el Carnaval de este municipio barahonero, en coordinación con Cooperativa de Créditos COOPFELAFEVI.
Así mismo obtiene Mención de honor en el Concurso CCN "Orgullo de mi tierra" sobre Barahona-Pedernales por la obra "La pesca del día". Colabora con la Revista Santo Domingo Times, en el proyecto "101 Razones por las que República Dominicana es Grandiosa", una edición especial de esta conocida revista donde se muestra lo mejor de República Dominicana a través de un recorrido fotográfico por su geografía, sus costumbres, sus talentos y sus ciudadanos más distinguidos.
La muestra "Pedro Genaro: Identidad" cuenta con el respaldo de EPS, Agroindustrial Ferretera, Santo Domingo Times, MG General Supply, CTN y la Revista U, entre otros.

¿Quién era Luis Felipe Mejía?

Luis Felipe Mejía nació el 21 de junio de 1892 en Santo Domingo. Murió en Caracas, Venezuela, el 25 de febrero de 1971. Graduado de abogado en 1915. En 1926 ganó la Cátedra de Derecho Comercial en el Instituto Profesional, que ocupó hasta 1930, cuando abandonó secretamente el país. Diputado por la provincia Duarte desde 1924 hasta 1930, tuvo el valor de denunciar los latrocinios de Trujillo en el hemiciclo por lo que fue sometido a feroz persecución. Participó en todas las iniciativas para derrocar al tirano. En 1947, intervino en la expedición de Cayo Confites, la expedición que nunca llegó. Por esta causa, un tribunal dominicano lo condenó en contumacia, a treinta años de trabajos forzados. En 1959, formó parte del Consejo Supremo de los expedicionarios de ese año, (Constanza, Maimón y Estero Hondo), lo que le valió otra condena igual a la anterior.
En diciembre de 1961 regreso al país, pero en esos días falleció su esposa, doña Emma Guzmán de Mejía. Al poco tiempo, retornó a la patria de Bolívar. Su vida entera la dedicó a la lucha por la liberación de la Patria. Autor de la obra "De Lilís a Trujillo", que acaba de poner a circular la Colección Bibliófilos-Banreservas en su Volumen VIII.
Posted by Picasa

Swami Parthasarathy; maestro de vedanta; exégeta de los antiguos Vedas


La cultura de la queja lleva a Occidente a la decadencia"

06/09/2011 - 00:23
Foto: David Airob
La solución eres tú
"Una mujer buena te hará feliz: la mala te hará filósofo", ironiza el swami (maestro) Parthasarathy y asiente el empresario Luis Daswani, pionero del vedanta en Catalunya y su palco del Camp Nou, donde da buen karma al Barça. El vedanta no es religión ni secta ni pide dinero ni fieles. Es una disciplina milenaria de raciocinio de la que beben tradiciones como la socrática, la aristotélica, la cristiana o la musulmana. De ella aprendo neutralización: para disfrutar más de la bebida, bebe menos (sirve para cualquier placer). Y me dice cómo localizar problemas: busca el problema en ti mismo –corrige tu actitud– y deja de echar la culpa a los demás. En ti está todo problema y toda solución.
Una cultura basada sólo en los derechos individuales no lleva a la armonía personal ni colectiva, porque, quien es educado en la convicción de que tiene derecho a todo siempre encuentra motivos para la queja.

¿Y no es así?
Al contrario: si vives convencido de que tienes todos los derechos, crees que la única razón de tu insatisfacción es que alguien no te los ha dado. Y de ese modo pierdes la oportunidad de tener responsabilidades. Y, por ello, eres desgraciado, porque pierdes el control sobre tu propia existencia.

¿Por qué?
Porque si sólo crees tener derechos, la causa de tu insatisfacción no está en ti mismo, sino en los demás, en algo que otros no te dan. Y, al pensar así, te conviertes en un niño mimado y dependiente al que por mucho que se le dé todo, siempre le faltará algo.

¿La cultura de los derechos es también la de la queja y la insatisfacción?
Exactamente. Por eso Occidente siempre se queja y por eso ustedes siempre están insatisfechos por mucho que tengan.

Ahora tal vez tengamos motivos.
Todo está relacionado. La cultura de la queja es la razón de la decadencia de Occidente. Porque, además de insatisfechos, esa cultura de los derechos individuales sin ninguna responsabilidad social también los hace a ustedes egoístas e improductivos.

También esa cultura nos hacía –hasta ahora– más prósperos que nadie.
El tiempo ha puesto las cosas en su sitio y cuando, por fin, en la India y Asia nos hemos liberado de su colonialismo, nuestro sentido de la responsabilidad nos ha permitido volver a ser prósperos.

¿Cómo?
La India y toda Asia y sus sociedades colectivistas están basadas en el sentido del deber hacia los demás: el pueblo, la familia, la sociedad. Por eso ahora ya estamos compitiendo con ustedes en el terreno económico.

No sé si veo la relación...
Una sociedad como la occidental, basada en la continua reclamación de derechos, los condena a la queja. Y los culpables siempre son los demás: el Estado, el empresario, tu familia, los políticos, el municipio... Pero lo peor es que, de ese modo, dejas la responsabilidad de tu vida a alguien que no eres tú. Tú deberías ser, en cambio, quien decidiera sobre tu propia satisfacción.

¿Cómo recuperas la iniciativa?
Dando. Basando tu vida en las obligaciones y las responsabilidades. Eso volvería a hacerlos más productivos a ustedes los occidentales. Porque, para que te den algo que crees merecer, sólo tienes que ser lo suficiente insistente y hasta quejica, y tal vez te lo acaben dando. Pero para poder dar algo a los demás, antes tienes que haberlo producido y creado, y después ser generoso.

Dar no es la cultura imperante aquí.
Si fundas tu existencia en la responsabilidad y la generosidad de dar, recuperas el control sobre tu propia existencia. Porque dar depende sólo de ti; recibir te pone a merced de los demás. Si fundas tu familia sólo para recibir amor y derechos, nunca obtendrás bastante y acabarás abandonándola.

¿Por qué?
Porque el único modo de lograr tener una familia duradera es vivir para dárselo todo. Mi única mujer y yo llevamos 58 años casados...Y felices. Porque nunca pensamos en lo que nos debe el otro, sino en lo que podemos darle a él y a nuestros hijos. El día en que piensas más en lo que recibes que en lo que das, la familia deja de tener ningún sentido. Nunca te dará bastante.

¿Esa actitud requiere tener religión?
Es universal y eterna en el ser humano que se conoce. Las civilizaciones que progresan están fundadas en la generosidad, en personas que trabajan, crean y dan a los demás.

Adam Smith creía que los egoísmos individuales arbitrados en mercados eficientes crean prosperidad colectiva.
Ese tipo de actividad puede darte prosperidad, pero no paz interior. No es que la prosperidad sea mala en sí, pero si no va acompañada de crecimiento interior, no satisface a nadie. Al contrario, esa hiperactividad te estresa, y te vuelve engreído e intratable.

¿Por qué?
Porque el único placer real que da ganar algo es poder compartirlo. Lo descubre el vedanta desde hace milenios. Y de él bebieron Platón, Sócrates, Jesucristo y Mahoma. Y miles de maestros de todas las culturas.

¿En qué consiste?
No hace falta una fe ciega ni ascetismo ni grandes revelaciones. Llegará a esa verdad por su propio sentido común. No se trata de ser santo, sino simplemente sensato.

¿Disciplina mental?
Madurez. Y no me refiero a la acumulación de conocimiento, sino a sabiduría vital. El placer, por ejemplo, lleva aparejado el desplacer. Si usted bebe por placer, acabará sufriendo por la bebida, a menos que aprenda a controlar su deseo –es la neutralización– y madure hasta descubrir que beber menos es la mejor forma de disfrutarlo más.

También depende de con quién bebas.
La causa de una relación mala no está en el otro, sino en tu propia actitud. El defecto no está en el amigo, el coche, la casa, la esposa... sino en ti mismo, en tu actitud hacia ellos. Todo conflicto de relación es una oportunidad para estudiarte y corregirte. Antes de quejarse de los demás, estúdiese y verá que el problema está en usted.

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica