miércoles, enero 26

Merecidísimo ¡Felicidades!

Jeannete Miller, Premio Nacional de Literatura por la Fundación Corripio

"Esto es un regalo de Dios que agradezco mucho y lo recibo en completa humildad", respondió la escritora
La escritora Jeannette Miller
SANTO DOMINGO. La escritora Jeannette Miller está muy agradecida de la Fundación Corripio y del Ministerio de Cultura por declararla como la ganadora del "Premio Nacional de Literatura".

Eso fue lo primer que dijo la humanista, ensayista y poeta cuando fue contactada por reporteros de DL para recabar su opinión del reconocimiento que recibirá el próximo 23 de febrero en el Teatro Nacional "Eduardo Brito".

Miller, perteneciente a la generación de intelectuales del 60 elogió la labor de la Fundación Corripio por mantener y ampliar el galardón. "Es un reconocimiento a diversas manifestaciones. Gracias a todos los que tuvieron que ver con esa elección. Esto es un regalo de Dios que agradezco mucho y lo recibo en completa humildad. Esto me va a servir para continuar escribiendo y hacerlo con mayor esperanza", explicó Miller.

Asegura que su pasión por la escritura la comenzó a desarrollar luego del asesinato de su padre, el también escritor Freddy Miller en la era de Trujillo. "Esa fue una etapa emocional muy difícil.Comencé a escribir para sacar lo que tenía adentro, luego conocía a René del Risco, Antonio Lockward, Miguel Alfonseca y muchos más. A partir de ahí comencé a escribir con interés profesional".

Miller nació en Santo Domingo el 2 de agosto de 1944. Sus padres fueron el escritor Freddy Miller Otero, asesinado por la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo Molina y Rosa Rivas. Cursó estudios de primaria y secundaria en los colegios Apostolado y María Auxiliadora, respectivamente.

"El viaje", un grupo de poemas publicados en 1967 fue su primer libro. Luego publicó "Fórmulas para combatir el Miedo", "Fichas de identidad/Estadías","Historia de la pintura dominicana", "Cuentos de Mujeres", "Arte dominicano: 1844-2000, "La vida es otra cosa". Su más reciente trabajo fue "A mí no me gustan los boleros".
De Severo Rivera

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica