miércoles, enero 26

Merecidísimo ¡Felicidades!

Jeannete Miller, Premio Nacional de Literatura por la Fundación Corripio

"Esto es un regalo de Dios que agradezco mucho y lo recibo en completa humildad", respondió la escritora
La escritora Jeannette Miller
SANTO DOMINGO. La escritora Jeannette Miller está muy agradecida de la Fundación Corripio y del Ministerio de Cultura por declararla como la ganadora del "Premio Nacional de Literatura".

Eso fue lo primer que dijo la humanista, ensayista y poeta cuando fue contactada por reporteros de DL para recabar su opinión del reconocimiento que recibirá el próximo 23 de febrero en el Teatro Nacional "Eduardo Brito".

Miller, perteneciente a la generación de intelectuales del 60 elogió la labor de la Fundación Corripio por mantener y ampliar el galardón. "Es un reconocimiento a diversas manifestaciones. Gracias a todos los que tuvieron que ver con esa elección. Esto es un regalo de Dios que agradezco mucho y lo recibo en completa humildad. Esto me va a servir para continuar escribiendo y hacerlo con mayor esperanza", explicó Miller.

Asegura que su pasión por la escritura la comenzó a desarrollar luego del asesinato de su padre, el también escritor Freddy Miller en la era de Trujillo. "Esa fue una etapa emocional muy difícil.Comencé a escribir para sacar lo que tenía adentro, luego conocía a René del Risco, Antonio Lockward, Miguel Alfonseca y muchos más. A partir de ahí comencé a escribir con interés profesional".

Miller nació en Santo Domingo el 2 de agosto de 1944. Sus padres fueron el escritor Freddy Miller Otero, asesinado por la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo Molina y Rosa Rivas. Cursó estudios de primaria y secundaria en los colegios Apostolado y María Auxiliadora, respectivamente.

"El viaje", un grupo de poemas publicados en 1967 fue su primer libro. Luego publicó "Fórmulas para combatir el Miedo", "Fichas de identidad/Estadías","Historia de la pintura dominicana", "Cuentos de Mujeres", "Arte dominicano: 1844-2000, "La vida es otra cosa". Su más reciente trabajo fue "A mí no me gustan los boleros".
De Severo Rivera

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...