jueves, diciembre 8

La Patria en Deuda con la Hija

La amiga Maribel Núñez nos hace llegar las palabras de Sergia Galván para la activista Sonia Pierre, recién fallecida.
Sonia Pierre
Hermana, dame un pétalo de tú  valor para poder darte este abrazo de despedida.
Estoy aquí, como parte de miles de voces de mujeres dominicanas y del mundo,  porque  una amiga, una  hermana mayor,  merece un solemne y amoroso abrazo de despedida
Sonia es una digna representante del feminismo dominicano contemporáneo.  La conocí hace casi  tres décadas,  en ese momento yo balbuceaba en el feminismo y Sonia en la conciencia contra  el racismo,  la xenofobia y la exclusión social de la población dominicana de ascendencia haitiana y las y los migrantes. Ella me hizo entender  la interconexión entre racismo,  xenofobia y  sexismo y  Ella comprendió que su lucha pasaba también por el género. 
Desde su  organización originaria, el Centro Cultural Dominico Haitiano, Sonia empezó a reclamar más espacios para las mujeres. Era una osadía al inicio de los 80 hablar de autonomía de las mujeres, de necesidades específicas, de igualdad y ella se atrevió,  y  es en ese contexto,   que surge el Movimiento de Mujeres Dominico Haitiana, MUDHA en el año  1983, el cual cobijó su lucha. Sonia vivió  momentos muy dolorosos, pues en sus demandas como mujeres, como feministas  tuvo que enfrentar a sus propios compañeros de lucha. Me tocó acompañarla muchas veces en su llanto y en su soledad,  en su rabia y en su incomprensión.
 Fue una dominicana precursora  en organizar a las mujeres en los Bateyes,  a las mujeres migrantes, a las mujeres de ascendencia haitiana,  les habló de sus derechos,  las empoderó, les abrió camino, las emuló  a estudiar y a reclamar derechos . Fue  pionera en construir escuelas para niñas y niños dominicanos de ascendencia haitiana; en crear espacios de salud para las mujeres migrantes y de ascendencia haitiana;  en usar el arte en los bateyes como herramienta educativa, mediante la creación de  grupos de jóvenes, niños y niñas, de teatro, danza  y diversas expresiones del arte.
Sonia, junto a MUDHA ha formado parte activa en la construcción del movimiento feminista y de mujeres dominicano en las últimas tres décadas.  Formó  parte de la Coordinadora de ONGs de Mujeres, del Movimiento por la Identidad de la Mujer Negra, de la Red Dominicana por la Salud de las mujeres,  del Foro de Mujeres por la Reforma Constitucional, de la Coalición por un Código Penal Moderno y Consensuado y de la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeña y de la Diáspora, entre otras tantas expresiones del movimiento amplio de mujeres. Ha estado presente en cada lucha y en cada demanda del movimiento de mujeres dominicano, como ejemplo de la globalidad y la trascendencia de su lucha.
Pero la  violencia  rasguñó su sueño. La  violencia, el estigma  y   la discriminación  por ser mujer, por ser negra; por ser una dominicana orgullosa de sus ancestralidades;   por permitirse hablar; por  atreverse a disentir;  por pisar fuerte, siempre delante del miedo;  por negarse a que el perejil fuera usado como herramienta de exclusión social y se usara para sanar las heridas y las llagas que deja el mercurio rojo de la incitación al odio; por su resistencia contra la desnacionalización;  por no reclamar lástima, sino derechos;
La violencia rasguñó su piel,  porque la crueldad del odio, no le doblegaba la ternura;  porque las amenazas no lograban intimidarla; porque cumplió fielmente el mandato constitucional de que cuando se agoten las vías internas de reclamar derechos, crucemos las fronteras  y usemos los instrumentos internacionales de derechos humanos;  porque se sentía hermosa; porque vestía impecable;  porque cuando el agobio asomaba  a su ventana,  se refugiaba entre flores y naturaleza en una humilde casa de campo de este su pueblo, a mitigar el dolor  y por ser la dominicana que con más fiereza  ha defendido su dominicanidad.
Tu bravura  es comparable a la de Tingó, Rosa Parks y Domitila Chungara. También fuiste  alumna de Mahatma Gandhi al entender que "La violencia es el miedo a los ideales de los demás."
Hermana poderosa, gigante,  amiga, compañera de lucha, ahora, Vuela, toma altura, nada entre las estrellas, abrígate con flores, aromas, naturaleza y tierra, comparte tu historia con la luna, toma tus remos y  duerme mar adentro en las aguas de la paz, que aquí seguiremos levantando tu bandera, construyendo una historia nueva y recreando tu lucha.
Sergia Galván
Villa Altagracia
7 de noviembre del 2011

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...