miércoles, septiembre 28


Revolución convierte a China en la segunda economía mundial

Jul 2nd, 2011 | Por Digitalgroup.info | Categoría: Portada
SANTO DOMINGO.- La persistencia en los aspectos básicos del marxismo y el socialismo combinados con la realidad concreta de la población china, ha logrado un desarrollo y una prosperidad extraordinarios, convirtiendo a ese país en la segunda economía mundial, proclamó el representante del gobierno chino en la República Dominicana.
El señor Li Dong, expresó que la revolución y el socialismo en China transformaron a ese país de una economía de escasez a ser hoy una economía de abundancia, al pronunciar una conferencia durante la celebración del 90 aniversario de la fundación del Partido Comunista Chino.
El acto, que se realizó en la Academia de Ciencias de la República Dominicana estuvo presidido, entre otras personalidades, por los Ministros de Estado José González Espinosa, Presidente del Partido de los Trabajadores Dominicanos (PTD), y Max Puig, Presidente de la Alianza Por la Democracia.
El triunfo de la revolución china y el largo periodo de gobierno han sido posibles por la combinación de los fundamentos del marxismo con la realidad concreta de China, produciendo lo que Li Dong define como un marxismo “chinoizado” que consiste en buscar la verdad en los hechos, tal como planteó el Presidente Mao Zedong.
“Conseguir la estabilidad social y el desarrollo de un país que posee el 20 por ciento de la población mundial, es de hecho, un aporte histórico del pueblo chino conducido por el Partido Comunista a la noble causa de la paz y desarrollo de toda la humanidad, persistiendo desde el principio en el camino del desarrollo pacífico a diferencia del logrado a sangre y fuego por las potencias occidentales, ofreciendo a su vez un punto de referencia para países en vías de desarrollo”, indicó Li.
El encargado de la Oficina Comercial China en República Dominicana afirmó que su país seguirá promoviendo con su propio desarrollo pacífico el desarrollo de la humanidad y ofrecerá, como motor y plaza fuerte, más oportunidades y mercados más amplios a todos los países del mundo.
La actividad fue organizada además de la Academia de Ciencias, cuyo presidente, Milcíades Mejía, pronunció el discurso de bienvenida, por la Asociación de Amistad Dominico China, que preside el licenciado Roberto Santana, quien presentó al conferenciante; la facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, el Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC), y la Asociación de Ex Becarios de China.
Li Dong destacó que gracias al apoyo del pueblo es que el Partido Comunista Chino en sus 90 años ha podido trasformarse de una pequeña agrupación fundada por apenas 12 personas, a tener hoy 78 millones de militantes y gobernar a un país de 1,300 millones de habitantes. Para lograr la unidad interna en un partido con esas dimensiones ha sido fundamental el centralismo democrático.
El PCCH estableció la Asamblea Popular Nacional como el órgano supremo del poder del Estado; el sistema de cooperación multipartidista y de consulta política y el sistema de autonomía regional de minorías étnicas, estableciendo así claras diferencias con otros sistemas políticos en cuanto a la alternancia en el poder.
De acuerdo con Li Dong, este sistema es distinto al de partido único y al federal que existía en la antigua Unión Soviética, constituyendo en consecuencia un sistema democrático con peculiaridades chinas.
En otro orden afirmó que luego del caos causado por la revolución cultural la economía del país se vio al borde de la quiebra; Deng Xiaoping inició el proceso de reforma y apertura en la moderna construcción socialista.
“Debemos reconocer que luego de la apertura y del establecimiento de la economía socialista de mercado, el partido se ha enfrentado a una serie de desafíos. Pero estamos alerta y Jiang Zemin indicó con certeza que el porvenir del partido es decidido por la voluntad del pueblo. Si el pueblo no lo apoya caerá tarde o temprano”, afirmó.
A propósito del apoyo del pueblo a la revolución recordó que el mariscal británico Montgomery afirmó, luego de una visita a China, que “la filosofía de Mao es muy sencilla: el pueblo es el factor decisivo”.
Además de los mencionados la mesa de honor fue integrada por los señores Alejandro Herrera, director de IDAC, y Germinal Muñoz por la Facultad de Ciencias Jurídicas de la UASD.

No hay comentarios:

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica