miércoles, agosto 17

Dos poemas de ORLANDO CORDERO





PRUEBA DEL FUEGO


El significado del fuego

no es que en un principio arda

sino que íntimamente alumbre


Pues lo primigenio del principio

es la luz llameante que nunca vemos


Y el paisaje que enhiesta al primer albergue lacustre

es una lámpara caprichosa

que ondea incesante en su voraz misterio


Me conforta saber que

el verdadero significado del fuego

es precisamente lo que nunca vemos

de su húmedo rostro.





DIME SI ACIERTO



La vida secreta

de los espejismos

exorciza mi visión en busca

del discurso sonoro del signo

y me arrastra hacia la pendiente

donde desenfocados

rivalizan los horizontes paralelos



¿Acaso debo seguir

ciegamente el delirio

que observan mis ojos?



¿O debo simplemente

completar el derroche de utopías?



Si has de saber

lo que trae el enigma

en estas circunstancias

dímelo ya en voz baja

para definir mis propios aciertos

con la imagen que sólo tú

puedes comprender






ORLANDO CORDERO


Nace en Santo Domingo, República Dominicana en 1966. Es pintor y escritor. Perteneció al taller literario “César Vallejo” adscrito a la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), 1990-1995. Tiene una licenciatura en Comunicación Social por la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Estudió Artes Plásticas en la Escuela Nacional de Bellas Artes y en la Escuela de Artes Plásticas de la base Aérea, graduándose de profesor de artes plásticas. Asimismo, a través del arte ha expuesto más de 100 exposiciones colectivas y una docena de individuales. Ha publicado en suplementos nacionales y extranjeros. Inicia algunas publicaciones de poemarios a partir de 1991 con su libro “Regata fortuita”; “Utópolis”, 1996; “Amar la noche por la noche misma”, 2005; “Poemas de la ofrenda”, 2009. Ha obtenido diversos premios literarios.

Fundó las revistas literarias “De isla en isla” y “Cultura in Vitro”. Ha dirigido diversos círculos literarios. Tiene en preparación su libro experimental “Caverna épica”, y su más reciente poemario “Infinito deseo”.
Actualmente trabaja como investigador bibliográfico.



No hay comentarios:

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica