domingo, julio 31

HAZAÑA



















Un grupo de jóvenes chinos pero residentes en la República Dominicana, hizo recientemente un viaje de intercambio cultural hacia la gran nación asiática. De entre todos los grupos del mundo, este resaltó por sus características particulares. Fueron los únicos que se atrevieron a bailar con una coreografía propia y fueron los únicos que llegaron hasta la cima de la Gran Muralla donde, para orgullo del país, tatuaron en la roca milenaria el nombre de esta pequeña nación de las Antillas.
Espero que sea un hito para los visitantes de esta tierra o que amor por ella sienten, ir a tocar ese relieve cuando toque la oportunidad.
Posted by Picasa

2 comentarios:

Vicsabelle dijo...

Impesionante hazaña que llena de orgullo. Ojala y este ejemplo sea imitado por nuestros jovenes.

Un gran saludo

LNG dijo...

¡Gracias, amiga! Se lo hago saber. Mi abrazo!

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...