martes, abril 12

No tengo nada que confesar, salvo que lo he visto y lo sé.

http://cristobalmanuel.com/

Le han premiado. Su trabajo me ha estrujado hasta las lágrimas y me pregunto ¿qué otra cosa puedo ver?
Le han premiado por traerme hasta mi vida cómoda y despreocupada la verdad que no quiero ver.

Y es que sé que aquí en mi tierra hay ahora mismo un ser desnudo caminando hacia la nada.
Y está solo, despojado de sí mismo, sin pasado y sin mañana.
Le han premiado y yo quisiera morirme para no llevar conmigo el sufrimiento que me toca
simplemente por saber.

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...