jueves, enero 20

Yo no otorgo premios, pero esta escritora me gana con su gracia

Copyrights © 2010 Clo Diahlems.

vueltas y revueltas de la realidad


Escribía a máquina de cara al pueblo, con las impresiones anaranjadas del ocaso que por lo general conseguían llegar hasta el otro lado de la casa. Pero no acababan de gustarle y aguardaba su desaparición con verdadera impaciencia. Las encontraba demasiado lentas, retrasando al viento nocturno debajo del tejado.

En ocasiones quedaba parada tras el cristal con un embotellamiento de imágenes asomado a su cabeza, oyendo a los problemas domésticos corretear por el desván. Parecía infectada por alguna enfermedad del mundo. Casi como lo fuera parpadear en el momento equivocado perdiendo lo bueno de la vida. Por ello montaba el ambiente insalubre de un sótano en la mente. Luego la precaución de cerrar la ventana de aspecto perfectamente normal para quedarse pegada a un montón de cuartos oscuros dentro del armario en sí misma. La noche le parecía más sensata. Las sombras eran un panorama en algo especial. Un mar tumultuoso y ella encantada en la orilla.

Mecanografiaba a toda prisa, hundiendo las teclas hasta el fondo. “El terror es blanco. El primer plano de un cadáver o algo demasiado quieto para estar vivo.” Continuó redactando, mientras las palabras goteaban en alargados manchones sobre la hoja. “La calma, en cambio, trae un camisón con encaje hecho a mi medida. Mi ayudante principal que camina con la pierna rota el continente entero para llegar a casa por las noches... Si no se tardara tanto.”

Eso fue todo. Parecía esperar una respuesta, pero la hoja no supo qué decir.

Ella ha conquistado lectores fijos que le hacen ECO. Yo me pregunto ¿qué puedo decirle aparte de que me gusta y de que sus palabras me hacen pensar? ¿Qué diferencia un comentario de otro? ¿Deberíamos razonar todo lo que leemos o simplemente dejarlo entrar como a amigos recién conocidos que pueden brindarnos la sorpresa de su sentir, de su diversidad? Unos párrafos y la conexión se expande. Una frase y el nudo se desata. Yo me quedo con esta: Por ello montaba el ambiente insalubre de un sótano en la mente. Porque resume y rezuma la maravilla de soltar la imaginación. Porque es el espíritu de LO QUE NO SE ME HA PERDIDO (¿qué buscas en esos mundos si lo tienes todo resuelto?). Porque hace mucho soñé que asesinaba a mi mejor amigo. Porque anoche soñé con un cisne y al despertarme el sol, mi habitación estaba llena de plumas blancas. LNG

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...