sábado, enero 22

Étnicamente hablando

Un chino (o una china), un inocente rostro que no sabe que a miles de kilómetros yo observo su expresión desconcertada: "Qué me miras". Mirada horizontal está en el Paseo de la Duarte en el Barrio Chino recordándonos que eso que creemos de China no es lo que creemos. Que ningún país depende de una frase ni de un estereotipo, ni de una vieja idea, ni de una idea aprehendida. Lo viejo y lo moderno dan fe de que los chinos no son bobos ni comen palangueta. Ásí, desde el corazón del Barrio Chino se abre una brecha para el entendimiento y la colaboración de dos pueblos hermanados una vez más en la búsqueda de una vida mejor y una Tierra habitable, no prestada a destajo.
Posted by Picasa

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...