lunes, enero 31

¡GRACIASSSS ENRIQUE!

Enrique Pérez Díaz es un escritor cubano especializado en la literatura infantil y juvenil. Mucho he hablado de él porque es un erudito, un ejemplo de lo que es un hombre de letras y fue quien me puso delante de los autores más prestigiosos de la literatura infantil y juvenil contemporánea. Èl mismo, como autor, hace unos años iba por cuarenta títulos, hoy debe llegar a los 50 y eso es fácil decirlo pero no hacerlo en un país donde un asmático tiene que literalmente, pasar mucho trabajo físico antes de sentarse a escribir tranquilamente. Yo lo vi. Yo lo digo.
Pues hace unos años Enrique fue nombrado director de la Editorial Gente Nueva y uno de los títulos que publicó fue TRAGALUZ, un cuento mío que habla de decisión, emprendimiento, motivación y unión.
El libro es pequeño, lindo, económico... La edición estuvo a cargo de Odalys Bacallao López, el diseño de Nydia Fernández Pérez, la cubierta e ilustraciones: NELSON PONCE, el diseño de la cubierta: Armando Quintana G. y la corrección de Francisco A. Muñoz González ¡un equipo de lujo para mí solita!
 Y para estar más "mona" aún, tengo el catálogo de la casa editorial donde aparece mi nombre entre los prestigiosos autores, no sólo de Cuba sino del mundo.
Gracias Enrique y gracias Brunilda que me los trajo hoy.
Posted by Picasa

domingo, enero 30

ELENA, ELENA, ELENA, ELENA, ELENA, ELENA, RAMÍREZ, RAMÍREZ, RAMÍREZ, RAMÍREZ, RAMÍREZ





Porque tu vida fue un ejemplo de interés por el arte, las cosas bellas, las canciones, la música, el amor, amistad, solidaridad y alegría, porque nada te fue indiferente, ejerciste tus criterios y formaste gente a tu alrededor con esa estirpe de maestra que llevan las Ramírez-Roques en la sangre, porque te reías hasta de las desgracias y minimizabas tus problemas (bueno, a veces); porque compartías cada logro como quien prodiga el pan de oro que se queda pegado en nuestras manos de algún modo, porque no te olvidamos ni queremos y porque estás presente en cada cosita que regalaste, que comentaste con originalidad, en cada chiste asociado a un bache, a un presidente, a una galaxia... porque te hiciste querer y necesitar. ¡Siempre estás cerca Elena Ramírez! ¡Siempre!

(Mira, no hagas bromas. Yo subí fotografías tuyas y no las consigo por nada del mundo ¡jum!)

sábado, enero 29

COMUNICACIÓN INVEROSÍMIL

Anoche regresaba del trabajo y observé las vallas del candidato Hipólito Mejía que utilizan el slogan "Llegó papá" y me sentí un poco incómoda por la conciencia del coste de semejante campaña y por la trascendencia del concepto de que los dominicanos sólo necesitamos pan y circo porque aquí todo el mundo vive en chercha y no sabe razonar. Si la frase es populista y anodina, la idea gráfica de hacerla imitando los dibujos de los niños me acabó de incomodar porque es una estupidez enorme tratar a un pueblo como si estuviera conformado por niños ingenuos (¡indios todavía!), por tanto, materia prima para ser engañados, expoliados y manipulados. Un pueblo-niño como si no tuviera capacidad de recordar que este señor tuvo en sus manos el destino del país y no sólo lo llevó a la quiebra sino que se convirtió él mismo en un hazmereír a nivel nacional e internacional. Sinceramente, volví a recordar la desgraciada ambigüedad de nuestros medios de comunicación que abren los micrófonos, las cámaras y las páginas de diarios y revistas a la fauna inverosímil de charlatanes en reuniones de patio que hoy están con uno y mañana lo destrozan si no les pagan y maldigo la publicidad que hace validar campañas irrelevantes únicamente a fuerza de dinero, dinero y dinero.

Hoy encontré esto en el Facebook de José Antonio Rodríguez y lo difundo porque creo que tiene algo de razón. LNG.


Análisis del nuevo spot de Hipólito Mejia

JANUARY 24, 2011


by generaciondigitalrd

Mariano Abreu
En el diseño de los spot de publicidad política hay muchos detalles a tomar en cuenta, uno de ellos es el lenguaje corporal que manejan los protagonistas de los mismos, y si el protagonista es el candidato se debe tener mucho cuidado, presentaremos varios análisis de los spot de publicidad política que en la actualidad están siendo difundidos por los principales medios televisivos.
Con el primero que iniciaremos será con el spot del Ex Presidente de la Republica Dominicana Hipólito Mejia:
  1. Imagen Visual- El color gris de fondo se utilizó con mucho criterio, pues es un color que no compite con los demás elementos permitiendo que el espectador se concentre en lo importante: El Candidato y su discurso. El color gris se asocia con la independencia, la auto-suficiencia, el auto-control, porque es un color que actúa como escudo de las influencias externas, permaneciendo neutro y pasivo.
  2. Imagen Visual- Uno de los errores visuales del spot es el uso del recurso de la silla, la cual evoca a la silla presidencial, recordando que el candidato en cuestión perdió la Silla Presidencial y se ha tenido que conformar con la que amasa en sus manos durante todo el Spot. Esto hace recordar que el candidato ha sido un perdedor, cuando el mensaje subliminar debería ser todo lo contrario.
  3. Imagen Fisica- Otro de los errores que tiene este Spot es la parte de la imagen fisica del candidato Mejia, donde se presenta con una camisa blanca (correcto el color utilizado) pero con el cuello evidentemente ancho, lo cual se observa de plano pues el casi color neutro de la corbata te hace fijar automáticamente en el cuello.
  4. Imagen No Verbal- El lenguaje corporal de Hipólito Mejia en este Spot evidencia la ausencia total de un especialista en Imagen Pública pues comete errores básicos de lenguaje corporal. El primero de ellos se muestra  en el periodo comprendido de los 30 a los 35 segundos del Spot donde el candidato dice, cito: “y los que menos tienen deben tener las mismas oportunidades”, efectuando un gesto de negación con la cabeza (lenguaje corporal) a lo que está diciendo con palabras (lenguaje verbal) , quedando en el electorado lo dicho por su lenguaje corporal, ósea: Los que menos tienen NO deben tener las mismas oportunidades. Por si esto fuera poco, observen que al mismo tiempo encoge el hombro izquierdo, manifestación corporal que se traduce como inseguridad de lo externado o mentira.
  5. Imagen No Verbal- El punto anterior vuelve a evidenciarse, más matizado por el encogimiento pronunciado de su hombro izquierdo y ligeras negación de cabeza en el periodo comprendido desde los 41 segundos a los 54 del spot,  específicamente donde dice, cito: "...quiero un PRD grande, fuerte, sin sectarismo, pero sobre todo unido, porque la unidad es una necesidad, no un capricho, porque la unión hace la fuerza…”
  6. Imagen Verbal- esta parte del spot debo felicitar al que escribió las palabras del mismo, está bien concebida, solo que la hubiera hecho más corta pues la duración de este spot analizado es de 1 minuto y 6 segundos. Si me preguntas a mí lo más largo que permitiría seria 45 segundos, aunque lo optimo son 30 segundos por razones incluso de costo en colocación.

jueves, enero 27

Inauguran CENTRO DE LA IMAGEN con un libro y dos exposiciones


Fundación Grupo Imagen ’83 inaugura nuevo Centro de la Imagen y pone en circulación libro “Áreas Protegidas de la República Dominicana:
Naturaleza en Estado Puro”

En el acto inaugural,  realizado en las nuevas instalaciones de la Fundación, se puso en circulación el libro “Áreas Protegidas de la República Dominicana, Naturaleza en Estado Puro”, el evento contó con la presencia de importantes personalidades de los sectores empresarial, gubernamental, fotográfico, medio ambiente y cultura.




Santo Domingo, RD.  Fundación Grupo Imagen ’83 dejó inaugurado su Centro de la Imagen,  entidad que albergará  a toda la comunidad de fotógrafos profesionales y aficionados  del país, así como artistas y estudiantes de publicidad y fotografía; al tiempo que se encargará de llevar un programa de actividades completo y variado en favor del desarrollo y rescate  del arte fotográfico en nuestro país.

Durante el acto inaugural y como muestra del tipo de actividades que estará realizando el Centro, se dejó en circulación el libro  “Áreas Protegidas de la República Dominicana, Naturaleza en Estado Puro” una obra de la autoría del Licenciado  Adolfo López y el Ingeniero  José Manuel Mateo Feliz, quienes expusieron una breve charla y discurso, proyectando algunas imágenes que se encuentran en la publicación y que reflejan el espíritu de autenticidad de la naturaleza en el país.



“Áreas Protegidas de la República Dominicana, Naturaleza en Estado Puro” es un trabajo que recoge una amplia y profunda investigación acerca de las riquezas y atractivos naturales del país, donde sus autores destacan de una manera muy particular los aspectos ambientales, turísticos, recursos naturales y biodiversidad de los espacios protegidos haciendo un llamado a la sociedad para la preservación de las mismas.

Adolfo López y José Manuel Mateo Feliz destacaron que  la intención fue crear un libro de consulta para los profesionales del medio ambiente y los integrantes de proyectos internacionales de cooperación; una guía sencilla y completa preparada para uso turístico  y un libro atractivo para las familias que quieran educar a sus hijos en el amor a la naturaleza y la cultura de su país, pues en transcurso de las páginas que componen el documento también se presenta gran parte de la fauna y de la flora característica de nuestra isla.
En ese mismo orden agradecieron a Bolívar Troncoso, Director del Instituto Panamericano de Geografía e Historia, su apoyo para la preparación del libro y muy especialmente a VICINI, por su desinteresado aporte a la publicación del mismo.

También y como parte del conjunto de actividades quedaron inauguradas las primeras muestras fotográficas del Centro, correspondientes a los artistas Domingo Batista, de República Dominicana y Jason Mena, de Puerto Rico.






Por su lado, la fotógrafa dominicana Mayra Johnson, directora de Fundación Grupo Imagen 83’, aseguró que además de ser un lugar de encuentro para los amantes de la fotografía, el Centro de la Imagen tiene entre sus planes realizar y dar apoyo a trabajos de investigación, talleres, seminarios especializados, concursos de fotografías; incluyendo el primer concurso infantil y mantener informados a los fotógrafos de las actividades de interés realizadas tanto dentro como fuera del país.

La directiva y el Comité Gestor del Centro Fundación Imagen ’83 están compuestos por Mayra Johnson, Guadalupe Casasnovas,  Carlos Acero Ruiz, Marina Grisolia y Ángel García, quienes estarán a cargo del funcionamiento y administración de cada una de las áreas, actividades y proyectos que desarrolle y ejecute la Fundación.



El Centro Fundación Grupo Imagen ’83 tendrá a disposición de sus usuarios espacios para exposiciones, una tienda  para la venta de libros y accesorios fotográficos y contará además con especificaciones tecnológicas y espacios especializados para el desarrollo del trabajo fotográfico como: un cuarto oscuro, salones multiusos para clases, charlas y seminarios, fototeca, biblioteca y un área digital.

Durante el evento Mayra Johnson agradeció a las personas que dieron apoyo al desarrollo del proyecto y a quienes formaron parte de la materialización del mismo, entre los que destacó a VICINI y sus empresas administradas, así como también al señor José Rafael Lantigua, Ministro de Cultura. 



Discurso de la Sra. Mayra Johnson, Directora de la Fundación Grupo Imagen 83, en el acto de inauguración del Centro de la Imagen y la puesta en circulación del libro: “Áreas Protegidas de la República Dominicana, Naturaleza en Estado Puro”.



Buenas noches.
Permítanme agradecer la presencia del Señor Ministro de Cultura, nuestro amigo José Rafael Lantigua y los altos funcionarios de esa cartera, al señor Max Puig, Ministro de Medioambiente, a Bernabé Mañon Vice ministro de Medio Ambiente, a los altos dignatarios diplomáticos, a todas las personalidades presentes, amigos todos.
El conjunto humano que hoy constituye la Fundación Imagen 83, surge del  Grupo de Mujeres fotógrafas, Imagen 83,  que durante el año 2003, asumió la responsabilidad de crear una fundación para el desarrollo y difusión de la fotografía dominicana. Esa Fundación sin fines de lucro, establecería los mecanismos para desarrollar el Centro  de la Imagen de la República Dominicana, al igual que el Festival de Fotografías, Photoimagen, el cual se celebra desde el 2006, así como también programas de educación  continua para todos los amantes de la fotografía. Entre sus proyectos, se encuentra la organización de talleres  para jóvenes de escasos recursos, cuyo objetivo consiste en elevar su calidad  de vida a través del arte y la cultura.
En estos momentos, en el que los anhelos, esfuerzos y esperanzas compartidas se han materializado,  buscamos la palabra exacta para expresar los sentimientos y emociones que nos invaden y esa palabra es GRACIAS.
Gracias a VICINI, por la  decisión de invertir en la educación, a sus representantes que hoy engalanan  y nos acompañan este nuevo hogar:   gracias,  a doña Laura Vicini Barletta, quien antes de fallecer escuchó nuestras inquietudes, las compartió y las asumió; gracias,  a la arquitecta Mauricia Domínguez, y  a los ingenieros Juan Mubarak e Ingrid Contreras, que pusieron todo su empeño en  la hermosa restauración de este inmueble del Siglo XVI, que también es un aporte al renacer de la Zona Colonial: GRACIAS.
Gracias a Carlos Acero Ruiz, Sara Hermann, Thimo Pimentel, Guadalupe Casanovas, y Freddy Johnson, que nos acompañan y que nunca bajaron los brazos para hacer posible esta realidad.
 A todos los apasionados del arte fotográfico: les anunciamos con gran alegría  que desde hoy, aquí, la fotografía tiene su casa y que consolida su propia identidad como manifestación artística,  dejando, con esta realidad, de ser nómada para radicarse en un lugar que también es el hogar de todos los amantes de la creación fotográfica.
Gracias a Domingo Batista, maestro de la fotografía dominicana, ganador de premios internacionales y nacionales, que ha proyectado la fotografía Dominicana en el mundo, por permitirnos engalanar estos muros con sus  obras, hoy que se inaugura el Centro de la Imagen.
Gracias también a  Jasón Mena, artista plástico  Puertorriqueño, que ocupa las salas del piso superior, joven talento del mundo de la contemporaneidad.
Queremos adicionalmente dar la bienvenida y agradecer a los Arqueólogos  José Manuel Mateo Féliz y nuestro querido de siempre Adolfo López Belando, quien preparó el informe arqueológico de esta casa. Ambos nos honran con poner a circular el libro-documento, “Áreas Protegidas de la República Dominicana”, el único y más completo  sobre este tema, y a quienes motivo a que ofrezcan a los presentes más detalles sobre el mismo.
Para despedirme, permítanme recordar a mi padre, Ventura, recientemente fallecido, que consideraba la educación como plataforma para el progreso,  y externarles a los empresarios e instituciones, que en tiempos de crisis sólo la cultura y la formación profesional nos permiten salir a flote: éste es el momento ideal para apoyar eventos culturales y alimentar el alma y el espíritu  de muchos.
Hoy sentimos que estamos frente a múltiples desafíos  en el mejor de los lugares, un espacio que nos recuerda nuestro origen como nación, promoviendo nuevos lenguajes e imágenes, con el genuino propósito de emprender desde aquí y ahora  proyectos que consoliden nuestro país, a nivel cultural y artístico, con su propia identidad.
Este es y será nuestro compromiso.
No se trata solamente de abrir las puertas e inaugurar  una casa, es anunciarles lo que proyectará desde su interior, en sus salas, la promoción, difusión y educación sobre la fotografía dominicana, de ayer, hoy y siempre.

Muchas gracias.

miércoles, enero 26

Merecidísimo ¡Felicidades!

Jeannete Miller, Premio Nacional de Literatura por la Fundación Corripio

"Esto es un regalo de Dios que agradezco mucho y lo recibo en completa humildad", respondió la escritora
La escritora Jeannette Miller
SANTO DOMINGO. La escritora Jeannette Miller está muy agradecida de la Fundación Corripio y del Ministerio de Cultura por declararla como la ganadora del "Premio Nacional de Literatura".

Eso fue lo primer que dijo la humanista, ensayista y poeta cuando fue contactada por reporteros de DL para recabar su opinión del reconocimiento que recibirá el próximo 23 de febrero en el Teatro Nacional "Eduardo Brito".

Miller, perteneciente a la generación de intelectuales del 60 elogió la labor de la Fundación Corripio por mantener y ampliar el galardón. "Es un reconocimiento a diversas manifestaciones. Gracias a todos los que tuvieron que ver con esa elección. Esto es un regalo de Dios que agradezco mucho y lo recibo en completa humildad. Esto me va a servir para continuar escribiendo y hacerlo con mayor esperanza", explicó Miller.

Asegura que su pasión por la escritura la comenzó a desarrollar luego del asesinato de su padre, el también escritor Freddy Miller en la era de Trujillo. "Esa fue una etapa emocional muy difícil.Comencé a escribir para sacar lo que tenía adentro, luego conocía a René del Risco, Antonio Lockward, Miguel Alfonseca y muchos más. A partir de ahí comencé a escribir con interés profesional".

Miller nació en Santo Domingo el 2 de agosto de 1944. Sus padres fueron el escritor Freddy Miller Otero, asesinado por la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo Molina y Rosa Rivas. Cursó estudios de primaria y secundaria en los colegios Apostolado y María Auxiliadora, respectivamente.

"El viaje", un grupo de poemas publicados en 1967 fue su primer libro. Luego publicó "Fórmulas para combatir el Miedo", "Fichas de identidad/Estadías","Historia de la pintura dominicana", "Cuentos de Mujeres", "Arte dominicano: 1844-2000, "La vida es otra cosa". Su más reciente trabajo fue "A mí no me gustan los boleros".
De Severo Rivera

martes, enero 25

"Todo lo he perdido excepto la certeza de tu bondad".


Serían ciento veintiseis años Virgina. ¿Qué hubieses hecho tú con tanta vida? Tú que nos indicaste el camino de La habitación propia y metiste poesía donde todo era chato, simple relato, envuelto en semioscuridad.
A tus 59 años ya sabías de tantas certezas como para marcar un camino tuyo que han seguido muchas más.
Sin pretensiones digo que te admiro por el coraje y la valentía que supiste transmitir. Enfermedad mental llamaron muchos a tu lucidez inmaculada. Loca habías de estar para crear un mundo tan original, que nadie ha superado aún. Preclara en tu conciencia, haíta de luz y palabras. Concentrada en la imagen de la mujer audaz, capacitada y contestataria, insolente y veraz, yo agradezco a la vida conocerte, heredar tu patrimonio hecho de abecedarios, filigrana de frases, contenidos, belleza de palabra y de sentidos. ¿Qué nos queda cuando ya no pasa nada? Si alguien empujó los hechos hasta las últimas consecuencias, si alguien hizo de sus personajes, estetas, si alguien introdujo técnicas narrativas con imágenes poéticas, has sido tú Virginia de Inglaterra.
Cuando ya no dominabas tus luces, te marchaste agradecida y decidida a vivir eterna y compañera de todas las que escriben con rostro de mujer en este Viaje de ida.
LNG

lunes, enero 24

BE HAPPY (aprende a ser feliz!! =D).wmv


¡GRACIASSSSSSS!

¡Gracias Colombo! Qué tarde inolvidable, por el oporto y por la música!











No se oye igual, pero esta mujer es fantástica, un verdadero espectáculo pues no sólo canta con diferentes voces y matices, también dramatiza. Una artista en todo el sentido de la palabra, y los mejor: ¡la conocí por mi Analie!





Bueno, algún día aprenderé a subir música y podré guardar mis recuerdos, pero esta muestra no llega ni a un cuarto de lo pleno y agradable que fue juntarnos para comer, escuchar música y reiterarnos los afectos.

domingo, enero 23

Caperucita por Pedro Conde Sturla

Un cuento aleccionador que perdura a través de generaciones y diversas culturas; sin embargo, parece hoy día, haber más lobitos lastimados que caperuzas indefensas. La sola acusación de "machista" pone a temblar a muchos e internamente, el lobo se escinde preguntándose cómo domar su salvajismo para no sufrir el castigo inclemente de la modernidad que va dejando muy atrás el mito de la virginidad, ya que gran parte del miedo femenino consistía en que una vez desvirgada la hermosa caperuza, era difícil "colocarla" en el competitivo mundo de las mujeres casadas y mantenidas.




Charles Perrault  fue el primero que domesticó -en 1697- una de las muchas versiones del cuento popular francés de la abuela y el lobo, adaptándolo al gusto de los cortesanos de Luis XIV.
Le puso la caperuza a la niña, le puso el título al cuento, omitió los detalles escabrosos y conservó el final trágico.
Lo convirtió, de hecho, en instrumento didáctico, con su correspondiente moraleja: Las señoritas “no deben a cualquiera oír con complacencia”, pues puede ser un lobo disfrazado de oveja.

CAPERUCITA ROJA (versión de Charles Perrault).
Había una vez una niñita en un pueblo, la más bonita que jamás se hubiera visto; su madre estaba enloquecida con ella y su abuela mucho más todavía.

Esta buena mujer le había mandado hacer una caperucita roja y le sentaba tanto que todos la llamaban Caperucita Roja.
Un día su madre, habiendo cocinado unas tortas, le dijo.
-Anda a ver cómo está tu abuela, pues me dicen que ha estado enferma; llévale una torta y este tarrito de mantequilla.
Caperucita Roja partió en seguida a ver a su abuela que vivía en otro pueblo. Al pasar por un bosque, se encontró con el compadre lobo, que tuvo muchas ganas de comérsela, pero no se atrevió porque unos leñadores andaban por ahí cerca. Él le preguntó a dónde iba. La pobre niña, que no sabía que era peligroso detenerse a hablar con un lobo, le dijo:
-Voy a ver a mi abuela, y le llevo una torta y un tarrito de mantequilla que mi madre le envía.
-¿Vive muy lejos? -le dijo el lobo.
-¡Oh, sí! -dijo Caperucita Roja-, más allá del molino que se ve allá lejos, en la primera casita del pueblo.
-Pues bien -dijo el lobo-, yo también quiero ir a verla; yo iré por este camino, y tú por aquel, y veremos quién llega primero.
El lobo partió corriendo a toda velocidad por el camino que era más corto y la niña se fue por el más largo entreteniéndose en coger avellanas, en correr tras las mariposas y en hacer ramos con las florecillas que encontraba. Poco tardó el lobo en llegar a casa de la abuela; golpea: Toc, toc.
-¿Quién es?
-Es su nieta, Caperucita Roja -dijo el lobo, disfrazando la voz-, le traigo una torta y un tarrito de mantequilla que mi madre le envía.
La cándida abuela, que estaba en cama porque no se sentía bien, le gritó:
-Tira la aldaba y el cerrojo caerá.
El lobo tiró la aldaba, y la puerta se abrió. Se abalanzó sobre la buena mujer y la devoró en un santiamén, pues hacía más de tres días que no comía. En seguida cerró la puerta y fue a acostarse en el lecho de la abuela, esperando a Caperucita Roja quien, un rato después, llegó a golpear la puerta: Toc, toc.
-¿Quién es?
Caperucita Roja, al oír la ronca voz del lobo, primero se asustó, pero creyendo que su abuela estaba resfriada, contestó:
-Es su nieta, Caperucita Roja, le traigo una torta y un tarrito de mantequilla que mi madre le envía.
El lobo le gritó, suavizando un poco la voz:
-Tira la aldaba y el cerrojo caerá.
Caperucita Roja tiró la aldaba y la puerta se abrió. Viéndola entrar, el lobo le dijo, mientras se escondía en la cama bajo la frazada:
-Deja la torta y el tarrito de mantequilla en la repisa y ven a acostarte conmigo.
Caperucita Roja se desviste y se mete a la cama y quedó muy asombrada al ver la forma de su abuela en camisa de dormir. Ella le dijo:
-Abuela, ¡qué brazos tan grandes tienes!
-Es para abrazarte mejor, hija mía.
-Abuela, ¡qué piernas tan grandes tiene!
-Es para correr mejor, hija mía.
Abuela, ¡qué orejas tan grandes tiene!
-Es para oírte mejor, hija mía.
-Abuela, ¡qué ojos tan grandes tiene!
-Es para verte mejor, hija mía.
-Abuela, ¡qué dientes tan grandes tiene!
-¡Para comerte mejor!
Y diciendo estas palabras, este lobo malo se abalanzó sobre Caperucita Roja y se la comió.
Moraleja:
Aquí vemos que la adolescencia,
en especial las señoritas,
bien hechas, amables y bonitas
no deben a cualquiera oír con complacencia,
 y no resulta causa de extrañeza
ver que muchas del lobo son la presa.
 Y digo el lobo, pues bajo su envoltura
no todos son de igual calaña:
Los hay con no poca maña,
silenciosos, sin odio ni amargura,
que en secreto, pacientes, con dulzura
van a la siga de las damiselas
hasta las casas y en las callejuelas;
más, bien sabemos que los zalameros
entre todos los lobos ¡ay! son los más fieros.



LOS HERMANOS GRIMM.
En 1812 los hermanos Jakob y Wilhelm Grimm publicaron la que se convertiría en la versión más difundida y celebrada de Caperucita. En ella conservan en sus líneas esenciales la descripción que hace Perrault del personaje, introducen las palabras de advertencia de la madre, adoptan, o mejor dicho venden la idea del final feliz en el mejor de los mundos posibles, “la tranquilidad y el alivio de los finales felices, promovidos por la acción  valerosa de un individuo.”
Es una versión edulcorada, aséptica, de carácter admonitorio, que muestra las consecuencias de la desobediencia a la autoridad y pone un policía en la mente de los lectores como se advierte en el párrafo final:
“Cuando el lobo hubo saciado su voraz apetito, se metió de nuevo en la cama y comenzó a dar sonoros ronquidos. Acertó a pasar el cazador por delante de la casa, y pensó: ‘¡Cómo ronca la anciana!; debo entrar a mirar, no vaya a ser que le pase algo’. Entonces, entró a la alcoba, y al acercarse a la cama, vio tumbado en ella al lobo.
-¡Mira dónde vengo a encontrarte, viejo pecador! –dijo-; hace tiempo que te busco.
Entonces le apuntó con su escopeta, pero de pronto se le ocurrió que el lobo podía haberse comido a la anciana y que tal vez podría salvarla todavía. Así es que no disparó sino que cogió unas tijeras y comenzó a abrir la barriga del lobo. Al dar un par de cortes, vio relucir la roja caperuza; dio otros cortes más y saltó la niña diciendo:
-¡Ay, qué susto he pasado, qué oscuro estaba en el vientre del lobo!
Y después salió la vieja abuela, también viva aunque casi sin respiración. Caperucita Roja trajo inmediatamente grandes piedras y llenó la barriga del lobo con ellas. Y cuando el lobo despertó, quiso dar un salto y salir corriendo, pero el peso de las piedras le hizo caer, se estrelló contra el suelo y se mató.
Los tres estaban contentos. El cazador le arrancó la piel al lobo y se la llevó a casa. La abuela se comió la torta y se bebió el vino que Caperucita Roja había traído y Caperucita Roja pensó: ‘Nunca más me apartaré del camino y adentraré en el bosque cuando mi madre me lo haya pedido”’.

OTRAS VERSIONES.
Entre las muchas versiones y adaptaciones de Caperucita está la simpática “Versión del lobo”, un lobo, calumniado, ecologista, que había sido feliz hasta el momento de encontrarse con Caperucita:
“El bosque era mi hogar. Yo vivía allí y me gustaba mucho. Siempre trataba de mantenerlo ordenado y limpio. Un día soleado, mientras estaba recogiendo las basuras dejadas por unos turistas sentí unos pasos. Me escondí detrás de un árbol y vi llegar a una niña vestida de una forma muy divertida: toda de rojo y su cabeza cubierta, como si no quisiera que la viesen. Caminaba feliz y comenzó a cortar las flores de nuestro bosque, sin pedir permiso a nadie, quizás ni se le ocurrió que estas flores no le pertenecían. Naturalmente, me puse a investigar. Le pregunté quién era, de dónde venía, a dónde iba, a lo que ella me contestó, cantando y bailando, que iba a casa de su abuelita con una canasta para el almuerzo. Me pareció una persona honesta, pero estaba en mi bosque cortando flores. De repente, sin ningún remordimiento, mató a un mosquito que volaba libremente, pues el bosque también era para él. Así que decidí darle una lección y enseñarle lo serio que es meterse en el bosque sin anunciarse antes y comenzar a maltratar a sus habitantes”.
Hay, en resumen, versiones de Caperucita para todos los gustos. En el blog “Algún día en alguna parte” se menciona una “Versión del lobo enamorado”, una “Versión de Caperucita Roja políticamente correcta”, una de Gabriela Mistral, y además se han hecho montajes y adaptaciones teatrales y cinematográficas. Incluso hay una versión criolla, descabellada, prácticamente desconocida, que recogí hace unos años de la tradición oral dominicana, de la voz del pueblo que es la voz de Dios. Advierto, sin embargo, que no es apta para menores y  mucho menos para sicorrígidos.



CAPERUCITA ROJA (versión de Pedro Conde Sturla).
Caperucita Roja llega a casa de la abuela y se encuentra al lobo feroz vestido de abuela y le pregunta, abuelita, y esos ojos tan grandes, y el lobo responde, para mirarte mejor. Después le pregunta, abuelita, y esa boca tan grande, y el lobo le responde, para besarte mejor. Finalmente le pregunta abuelita, y ese rabo tan grande, y el lobo feroz se sonríe torcidamente y le dice, je, je, ese no es el rabo. 

Pedro Conde Sturla es escritor 
pedro.conde@codetel.net.do
http://pedrocondestur.googlepages.com/yourpage%27stip%C3%A1

Gracias a la Oficina de Desarrollo Comercial de la República Popular de China


Desde hace más de 2000 años, China es un país multiétnico unificado. Las 56 etnias laboriosas e inteligentes del país se han integrado y van desarrollándose conjuntamente, conformando la gran familia de la nación china. Además de la etnia Han, las otras 55 minorías étnicas que habitan en todas las partes del país, suman 123 millones de hablantes, representando el 9,44 de la población total de China. Todas las étnias conviven en armonía creando mancomunadamente una milenaria historia y la espléndida civilización china.






Empecé a scanear la imágenes, pero es mucho tiempo. Por suerte las encontré en el Banco de Imágenes del amigo José Luis Ávila Herrera. Gracias!

"Las parejas, antes de procrear, deberían pasar un examen en que se demostraran capaces de contar a sus hijos un cuento". Esther Tusquets

Esther Tusquets a sus 24 años, junto a Miguel Delibes



ESTHER TUSQUETS
El ser humano y la literatura

23/01/2011

Entre los seres humanos y el resto de especies de mamíferos que pueblan la tierra existen múltiples similitudes. Algunas son aceptadas por todos nosotros, como el sueño, el hambre, el sexo, la reproducción, la enfermedad, el envejecimiento, finalmente la muerte, y no creo que nadie, ni siquiera los taurinos, pueda plantear dudas acerca de algo tan obvio como que los animales experimentan, no solo dolor, sino también miedo, alegría, ansiedad. Otras se dan únicamente en especies determinadas, y algunas son reconocidas solo por humanos amantes de los animales y que conviven de cerca con ellos, y, dado que yo pertenezco a esta minoría, puedo afirmar con conocimiento de causa que mis perras se aburren como me aburro yo, que necesitan compañía, que se pican si les tomas el pelo, que pueden castigarte con un tenaz silencio -y sin permitirse ni un amago de meneo de rabo- si las has ofendido, que precisan como el pan que comen ser amadas y amar, con dos características, eso sí, en absoluto humanas: primera, te aceptan tal cual eres; segunda, te permiten que las hagas felices.

Las diferencias siguen siendo, de todos modos, muchas. Pero aquí voy a centrarme en una, porque ese es el tema del que tratará a la postre mi artículo: a mis perras, tan humanas en muchísimos aspectos, no les interesa la literatura de ficción. Ni creo que a ningún otro mamífero. Ana María Moix cree que se debe a que no lo necesitan. Tal vez... Pero, hablando yo ahora más en serio, afirmaré que el gusto por inventar, explicar y conocer historias es uno de los aspectos que más caracteriza al hombre, no desde su aparición, pero sí desde aquellos lejanos tiempos en que recubría de imágenes las paredes de sus cavernas, y desde entonces hasta hoy.

Pese a las apocalípticas lamentaciones de que cada día se lee menos, de que los jóvenes no leen ya apenas nada, de que nos aguarda un futuro sin libros, es evidente que la muerte del libro bajo la forma en que se había conocido hasta mi generación (ese magnífico diseño que hemos amado muchos de nosotros tanto) corre sin duda peligro -tal vez no de desaparecer, pero sí de quedar limitado a un reducto para estetas y nostálgicos, a una rareza de bibliófilos, que abarque pocos títulos y realice ediciones reducidas-, pero que esto no guarda relación con la afición de los humanos por las historias, que no presenta síntoma alguno de disminución, aunque tal vez revista formas más primitivas y menos sofisticadas. Es posible que las nuevas generaciones no atinen a recurrir a Proust ni a Bergman ni a algunos otros (no tantísimos) para entender por ejemplo lo que significa el amor. Será una pena, porque nuestra actitud ante el mundo, ante nosotros mismos, ante los grandes problemas, les debe mucho.Sin embargo, los interminables cotilleos por teléfono, las charlas entre vecinos, en los bares, en las sobremesas, los conciliábulos en los supermercados, la narración oral de acontecimientos terroríficos, amatorios, chuscos, oídos no se sabe ya dónde, o inventados, o extraídos de los retazos de realidad que nos proporcionan la radio o la televisión, responden a una demanda muy próxima a aquella que nos lleva a enfrascarnos en la lectura de Proust, de Virginia Woolf o de Eduardo Mendoza.

Esta demanda aparece en el niño muy pronto (las parejas, antes de procrear, deberían pasar un examen en que se demostraran capaces de contar a sus hijos un cuento) y no debería desaparecer ya nunca, pues para comprender aspectos cruciales de la realidad son imprescindibles las historias. El ser humano ha necesitado siempre -para entender el mundo que le rodea, para entenderse a sí mismo y también para asegurarse un placer insustituible- que le cuenten historias. Con el paso del tiempo, de los siglos, estas historias y el modo de contarlas y el vehículo para hacerlas llegar a sus receptores se han modificado, han ampliado sus posibilidades, han sido acompañadas -no necesariamente sustituidas- por otras. En los comienzos, las madres susurraban y canturreaban al borde de la cuna relatos muy sencillos para dormir a sus bebés Los hombres cantaban camino del trabajo o mientras lo realizaban. Más adelante esos relatos y canciones de transmisión oral se convirtieron en arte. Entraron en las iglesias y en los palacios, se recitaron en plazas y cruces de caminos. Y después de la poesía surgió el teatro y finalmente la novela. El mundo hervía de historias de todo tipo y para todos los gustos. (No para todos los humanos, claro, si tenemos en cuenta que muchos no sabían leer.)

En mi infancia, los cines de sesión doble, las novelitas rosa y la radio suministraban todas las historias que la gente sencilla pudiera desear. Y deseaba muchas, porque el ser humano se caracteriza, he dicho ya varias veces, por la enorme voracidad que en él despiertan las historias. Hubo dos momentos de crisis, en que los más exigentes, los que se creían más duchos y con mayor sentido crítico, se rasgaron las vestiduras. El primero se produjo cuando el cine alcanzó una difusión enorme, que parecía iba a arrasar con todo. El cine, un arte de segunda, ni siquiera propiamente un arte, terminaría para siempre con el teatro. Una pérdida inconmensurable. ¿Y qué ocurrió? Que en teatro vimos representaciones magníficas, algunas más innovadoras y creativas que las del pasado. Y que varios de los directores de mayor talento simultanearon cine y teatro. Es fácil proclamar que algo ha muerto y en ocasiones es difícil que muera de verdad.

La segunda crisis, más solapada, la produjo la tele, que iba a terminar (entre muchas otras cosas, como por ejemplo la vida familiar) con el cine. Ignoro por qué razón la calidad de la televisión es deplorable, pero es un medio extraordinario, y cuando lo maneja un hombre de talento produce series equiparables al mejor cine. Cierto, sí, que va menos gente a las salas y se queda a ver el cine en casa, y que se ha tenido que recurrir a multicines de menor tamaño. Pero eso es todo.

Por estas razones cuando me preguntan si me preocupan mucho las nuevas tecnologías y si pueden afectar gravemente al libro tal como lo hemos conocido hasta ahora, digo que lo ignoro, que estoy muy vieja ya para intervenir en el cambio, pero ¿no sería posible que estas tecnologías abrieran nuevos caminos y dieran en el futuro magníficos resultados? No me gusta nada, y menos a mi provecta edad, pontificar contra lo nuevo.


© EDICIONES EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 337 8200

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...