jueves, noviembre 11

La lágrimas de Roberto

Parecía un evento normal. Los preparativos, las expectativas, los invitados internacionales, los impresos... Parecería que no vendría todo el público invitado y hasta hubiese parecido un encuentro rutinario de no haber sido porque el lugar de origen es totalmente atípico, la persona que lo dirige es extraordinaria, los invitados eran de excepción y la gente que lo programó puso más que empeño en lograr el éxito.
Estoy refiriéndome al III Encuentro Nacional de Archivos (Institucional porque hay muchos extranjeros), organizado por el Archivo General de la Nación. Algo que a mí me ha costado un poco asimilar dado que no me despertaba muchas emociones. Sin embargo, ha sido una riquísima experiencia vivir colateralmente los preparativos y culminar en esta noche inaugural inolvidable.
Con la presencia del segundo hombre importante de la nación, el Dr. Rafael Alburquerque, Vicepresidente de la República y sus palabras de encomio y soporte al Director Roberto Cassá, ya se inició una corriente mágica que asentaron el justo reconocimiento al buen hacer de Roberto Cassá, a la obra que en estos seis años de arduo trabajo, arroja resultados tangibles, con el sello indiscutible del sociólogo e historiador de mayor prestigio de nuestro país. El único que ha creado un antes y un después en el AGN: antes despreciable y hoy día un orgullo a nivel institucional para la nación y para la Región.


El Archivo General de la Nación, en el marco de su III Encuentro Nacional de Archivos, reconoció a las personas e instituciones que han sido claves en su proceso de modernización y transformación. Una de estas personas fue el Lic. Miguel Cocco así como la Dirección General de Aduanas en la persona de su representante. Pero lo que nunca vamos a olvidar, lo que yo sé que no todos los que asistieron y fueron testigos entendieron, es que cuando el Director Roberto Cassá entregó una placa de reconocimiento post morten a Miguel Cocco y se le quebró la voz, porque las lágrimas lo invadieron, al igual que a Doña Minerva de Cocco, y a mí que observaba en el público, es que cuando un hombre de la categoría de Roberto llora en público su amigo Miguel Cocco lo está abrazando.
Miguel Cocco fue editor de la Historia Social y Económica de Roberto Cassá en su primera edición. Eran amigos, compañeros, compartían ideales. Miguel Cocco fue emprendedor al dar soporte al programa de publicaciones que Roberto Cassá inició en el Archivo General de la Nación como medio de rescate de tantos escritos, investigaciones y textos que hoy están a la mano de todos, investigadores, estudiantes y curiosos. Ambos, llevaron al pueblo sus conocimientos a través de acciones coherentes con sus formas de pensar porque ambos siempre quisieron una nación educada, desarrollada y poderosa.
Miguel Cocco y Roberto Cassá están unidos por las luchas revolucionarias y por las letras desde hace más de 30 años. Ningún escritor o historiador ha sido tan constante como Roberto Cassá en las Ediciones Tobogán (creadas por Miguel Cocco) para difundir las biografías de los hombres ilustres de este pueblo y hasta de sus dictadores. Pocos han hecho tanto por la educación y el conocimiento de la historia.
Por eso, las lágrimas de Roberto son el mejor tributo de un alma sabia y agradecida al amigo filántropo que marchó a destiempo. Yo estuve ahí. Las lágrimas que me corrieron por las mejillas en ese momento en que acompañé a Roberto y a Minerva, me siguen corriendo ahora en que doy fe de la grandeza de dos seres humanos magníficos que he tenido la suerte de conocer y tener cerca. Por eso para mí, en medio de tantos desmanes, desajustes, injusticias y desvaríos ¡DIOS NO HA MUERTO! Yo conocí a Miguel Cocco, yo conozco a Roberto Cassa ¡Benditos sean!

Recomiendo a un QUIROMASAJISTA que pone a uno nuevecito!

Se llama SERGIO JAMBRINA y es español. Es joven y no está en Dominicana con fines pecuniarios. Vino por razones que yo no puedo revelar pero que ganan todo mi respeto. El caso es que es un profesional y no se va a queda cruzado de brazos, por ende: ¡a trabajar! y para ello se ha preparado para aliviarnos del bendito stress, de los dolores y de las consecuencias de la mala vida que nos estamos dando.
De manera que si usted anda buscando a alguien de confianza que le ponga los músculos a tono y los huesos en su sitio, aquí van los datos de mi amigo Sergio porque de verdad que vale la pena:

QUIROMASAJISTA DIPLOMADO
Escuela de Terapias Manuales Kabat, Madrid, España
Masajes relajantes y terapéuticos
Calle Salvador Estrella Sadhalá #4 altos, Gazcue, 
TELÉFONO: 829-5641477
También puede hacer cita por e-mail:

Giordano Morel - Quisiera -

Dentro de la tónica actual de llamar la atención a cómo dé lugar, aquí un creador joven y del pueblo hace su aporte con un mensaje que mi yo consciente no quiere aceptar por nada del mundo, pero que lamentablemente se nos restriega a cada paso, no ya en la cara ¡en el cuerpo entero! ¡Qué alguien haga algo pronto!

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica