lunes, abril 19

LA NOVELA HISTÓRICA

Hace un tiempo, dije que Mario Vargas Llosa e Isabel Allende habían tomado trozos de nuestra historia para crear literatura. VicSabelle me hizo una buena contribución al señalar nombres que enriquecen esta búsqueda. Los historiadores que dirigen el Archivo General de la Nación, que no son sólo historiografía y ciencia, nos regalan con esta joya verdaderamente espectacular. Ahí, tímidamente guardada como violeta de jardín arrinconada estaba Tierra Adentro de José Mª Pichardo, (padre de uno de los fundadores de la historiografía dominicana: Bernardo Pichardo), esperando por nuestros ávidos ojos de lectores y créanme ¡está buenísima!.

Dice el presentador, historiador Alejandro Paulino, que los estudiosos le han pasado por el lado sin notarla y por lo visto, gracias a la tenacidad del Dr. Roberto Cassá, con su política editorial, que ha decidido que no tiene sentido saber tanto si los demás no se benefician, hoy mismo, usted puede ir al Archivo General de la Nación, al Departamento de Relaciones Públicas y pedir su ejemplar. Así se hace PATRIA!

Gracias al Dr. Roberto Cassá y a todo su Consejo Editorial por continuar contra viento y marea enriqueciendo nuestros conocimientos y salvaguardando el acervo cultural de esta nación. LNG.
Posted by Picasa

NOTA: Ahora, por la Feria del Libro, esta novela está disponiblea un módico precio en el Stand del Archivo General de la Nación.

Concierto por Haití es un éxito



Juan Luis Guerra salió anoche por la puerta grande del estadio olímpico de Santo Domingo, aupado a hombros por su equipo completo de 'all stars' latinos. Miguel Bosé, Alejandro Sanz, Enrique Iglesias y Juanes se sumaron entre otros al coro final a once voces de '¡Ojalá que llueva café!', con las banderas dominicana y haitiana enlazadas como nunca antes.
Un conmovedor vídeo del terremoto agitó de entrada las conciencias de los más de 50.000 fans que este domingo abarrotaron las gradas y contribuyeron a la causa. "Haití, hoy estamos aquí por ti" fue el lema que repitieron unos y otros durante las cuatro horas del concierto benéfico, versión latina del 'We are the world'.
Arrancó Guerra a ritmo de merengue, recordándole a la nación vecina que "Como tú no hay ninguna", y agradeciendo a sus paisanos las muestras de solidaridad en los últimos tres meses... "Creo que los dominicanos se han desbordado en la ayuda y lo que estamos viendo aquí esta noche es bien palpable", confesaba entre bambalinas el ídolo local.
"Para otra cosa no, pero los latinos somos siempre muy solidariosante la tragedia", recordaba Miguel Bosé, segundo espada la de la noche. '¡Por Haití vamos adelante!', proclamó el cantante español, entre 'Bandido' y 'Te amaré', coreado melosamente por la hinchada dominicana.
Alejandro Sanz se refirió muy directamente a la secular división de la isla, metáfora viva de ese 'Corazón partío', que anoche tuvo un alcance social y político. "En Haití está todo por hacer", recalcó el madrileño. "Era ya un país muy castigado antes del terremoto, pero no debemos perder la esperanza. No podemos olvidar Haití: ése sí que sería un auténtico desastre".
"Pueden borrar mi memoria/ pueden robarme tu historia/ pero nunca te olvidaré..." Sin quitarse la gorra de béisbol, así que pasen tres mil año, Enrique Iglesias se sumó a la fiesta como si jugara en casa. "República Dominicana, vuestro corazón es enorme", dijo. "¡Sois cojonudos!".
"Es tiempo de cambiar el odio por el amor", sentenció Juanes en versión bilingüe, antes de arrancarse la camisa negra y provocar uno de los mayores delirios de la húmeda noche tropical. Llovió a raudales antes del concierto, pero las nubes se secaron a tiempo para la fiesta. Todo quedó al final en un sabroso aguacero de café, al que también se sumaron Luis Fonsi, Johnny Ventura, Milly Quezada, Maridalia Hernández y los chicos de la 4,40.
"¡Que llueva bendición, mucha bendición para Haití!", fue la plegaria final, en honor al venerado Juan Luis Guerra y su proyecto para construir un hospital infantil en Haití, en colaboración con la Fundación Sur Futuro. La sensación hermandad y colegueo fue tal que los artistas, sin apenas proponérselo, decidieron emplazarse por las mismas fechas el año que viene bajo la consigna unánime: "¡Ojalá que llueva café en Haití!".

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...