domingo, febrero 7

Homenaje

Doña Rosa Ng, aplaude emocionada en el momento en que Rosario Sang, empresaria dominicana de padres chinos, recibe un reconocimiento de manos del señor Giovanni Portillo, en homenaje a su abuelo John Sang (primer técnico en refrigeración que enseñó a muchos otros veganos el oficio, trajo un repostero chino que hizo famoso el pay crema de limón, auténtico, cuyo sabor andamos buscando para traerlo desde la nostalgia), y su padre Santuan Sang, quienes se asentaron en La Vega, se integraron a dicho pueblo contribuyendo como inmigrantes con residencia fija, al desarrollo y civismo de La Vega.

Otros paisanos que en algún momento se establecieron en La Vega como Samuel Sang, padre de Sandra Mercedes Sang Joa también fueron reconocidos entre otros. El acto contó con la participacion del Ing. Fausto Ruiz, sindico de La Vega y del Sr. Mario Hidalgo, gobernador de la provincia, asi como miembros de la organizacion del carnaval y de
la Fundacion Familia Holguín-Guzman "Los Magoyos".

Posted by Picasa

Un verdadero diablo



¡Cómo para soñar con él!
Posted by Picasa

EL CARNAVAL DE LA VEGA

Por tradición, por colorido, por imaginación, por inversión o financiamiento, porque sus trajes son extraordinarios, porque se han apoderado del término, porque es un despliegue de riqueza, porque le ponen el alma... el Carnaval de La Vega es un festival de color, imaginación y movimientos. Por primera vez, sin miedo a los vejigazos (que de niña en Santiago mi madre hacía mucho énfasis en ello: "no se vaya a divertir un diablo cojuelo dándole vejigazos a mi chinita"), pudimos contemplar la maravilla del despliegue de la alegría de un pueblo siguiendo su tradición. Un gran caos de colores y ruidos. Vendedores de cosas, el figureo... Me han dejado con la boca abierta este ser subterráneo, digno de la mejor película de ciencia ficción, porque no sé cómo pueden ver y respirar, y otro verdadero diablo que ya veremos. ¡Vaya sacrificio!
Posted by Picasa

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica