jueves, noviembre 4

Mateo Morrinson

Esta foto se me había extraviado. Fue en la pasada Feria Internacional del Libro y me satisface mostrar la simpatía y sencillez de un gran ser humano que gracias a Dios ve coronado hasta cierto punto su talento y trabajo de toda una vida con premios y reconocimientos. Yo creo que siempre fue un triunfador porque contó desde que yo recuerde con el cariño y la admiración del pueblo.
Posted by Picasa

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...