domingo, agosto 15

Mi amigo el masón

Uno de mis amigos me dice que vea un programa. Ahora que los secretos ya no existen (lo que hay son focalizaciones de atenciones diversas/me lo acabo de inventar!), me dedico a buscar entre mis revistas de Año Cero la que habla de los masones y le presto un poco más de atención a "El poder en la sombra" (Ernesto Milá, Año Cero 7-97) y a Discovery Channel y a los vídeos de Google... Y volvemos a la vieja fórmula: si no lo entiendo, lo condeno. Si no me conviene, es cosa del Diablo... Pienso en tantas decisiones violentas por la falta de entendimiento. Fundamentalismo le dicen ahora. Siempre ha sido estupidez. Me da por averigüar sobre la mujer y la masonería (Deraismes la primera) mientras mi gata defiende rabiosamente a su "marido" (el gato de mi vecino) del instinto brioso del rottweiler Rod que acecha tras la verja de la terraza.

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...