martes, agosto 17

Luis Ramiro ¡qué tierno!



La biblioteca

Pasé gran parte de mi infancia rodeado de libros. Solía ir las tardes de invierno a la biblioteca pública de mi barrio y allí, refugiado del frío hacía los deberes, reía con mis amigos de clase y comenzaba a descubrir un mundo que poco a poco se convertiría en algo fundamental durante toda mi vida. El mundo de los libros. Allí viaje con Asterix y Obelix por tierras romanas, viví cientos de aventuras con Tintín y el capitán Haddock, con Lucky Luke, con aquellos libros de tapa roja de “Elige tu propia aventura” (qué triste fue descubrir más tarde que en la vida real no se puede volver a la página anterior para tomar la decisión correcta). En aquella biblioteca viví otras vidas, una diferente por cada libro que existía. Una de aquellas tarde invernales entró ella. Yo tenía doce años, ella trece, estaba en un curso superior al mío en el colegio. Cada vez que la veía en el patio pensaba que nunca podría ni llegar a soñar con una chica así. No era solamente por mi timidez intrínseca, era que, simplemente, ella era guapísima y sobre todo, ella era “mayor”. 
http://www.yodibujo.es/t_4001/san-valentin?pos=1
Pero ahora estaba allí, en mi terreno, y yo me sentía invencible rodeado de todos aquellos libros. Parecía que aquellos personajes que habían sido mis compañeros infatigables de tantas noches solitarias me animaban a intentarlo, a lanzarme a la aventura. Así que de forma automática comencé a mirarla fijamente cada tarde Para mi sorpresa, empecé a darme cuenta de que ella me devolvía las miradas, que me sonreía vagamente y con timidez. Pasé enamorado de ella varias semanas, imaginando qué le diría, cómo me acercaría hasta su mesa y le hablaría por fin, pero un aciago día aparecieron dos de sus amigas del colegio que, al darse cuenta de nuestros juegos, decidieron reírse de mi y un poco imagino que de ella, devolviéndola a la realidad. Quizás le dijeron que quién era ese crío que miraba tanto, quizás le insinuaron que ella no sería tan idiota como para que le gustara un niño como yo. Al día siguiente no apareció, ni al otro. Pasado un año se marchó del colegio y también del barrio. No volví a verla hasta hoy, veinte años después, tras la barra de un bar de copas. No tuve dudas, era ella. Después de contarle la historia al amigo que venía conmigo, me obligó a decirle algo, a contárselo. Tembloroso, me acerqué a la barra y pedí una copa. Ella estaba igual. Al darle el dinero le pregunté: “¿Perdona, te llamas Olga?”, “¿cómo sabes mi nombre?” me dijo entre sorprendida y alerta. “Es una larga historia”, contesté mientras me daba la vuelta y salía del bar hacia el frío de la noche. Supe que ya era demasiado tarde. Ya no estábamos en aquella vieja biblioteca.

Escrito para el Diario de Almería, donde el cantautor tiene una columna y yo se la "robé" de Facebook ¡jijiji!

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...