sábado, julio 10

Poema 24 al Ozama: Acuarela

 
poema 24 al ozama: acuarela

superficie de luces agotadas

donde apenas el sonido de la sombra suena.

yo te nombro ciudad irreal hundida en la penumbra

de un recuerdo invernal.

el Ozama que fluye por cada objeto a la deriva

es una historia.

el Ozama que sube del fondo de la noche hacia mi palabra.

un pez flota suspenso entre la imaginación y un escarceo brillante de hojas secas.

el Ozama refugio del miedo de la noche

y de toda la pobreza de unos hombres.

largo testimonio de secretas temporadas de amor

y de todo excremento vertedero.

yo te nombro ciudad irreal hundida en la penumbra

de un recuerdo invernal.

cuando en la orgía de las horas oscuras

no queda diferencia y el amanecer estalla

en su maravilla cotidiana.

cuando el silencio penetra el aire ancho

y el murmullo de los troncos y las piedras.

el río que hay en el Ozama empieza a sudar leche de luna y baba,

empieza a mostrar sus ahogados,

sus ángeles suicidas. sus dioses imperfectos.

sus luases orinados, sus vírgenes violadas por murciélagos y sapos, 

los lanchones de hueso dejan la superficie cantando su retorno hacia lo profundo,

todo mi cuerpo, toda mi memoria contenidos por el río que corre en el Ozama.

todo mi ser desgonzado y transido.

superficie de luces diluidas donde ya no se oyen las rancias velloneras.

yo te nombro ciudad irreal hundida en la penumbra de un recuerdo fatal.



JOSÉ MÁRMOL
Nació en Santo Domingo, República Dominicana, en 1960. Estudió filosofía y lingüística aplicada. Profesor y coordinador de la cátedra de filosofía en prestigiosas universidades dominicanas. Fundador y director de la Colección Egro de Poesía Dominicana Contemporánea. Ha publicado los siguientes poemarios: El ojo del arúspice (1984), Encuentro con las mismas otredades I (1985),La invención del día (Premio Nacional de Poesía 1987), Encuentro con las mismas otredades II (1989), Poema 24 al Ozama: acuarela (plaquette con grabados de Rufino de Mingo, Madrid, 1990), Lengua de paraíso (Premio Pedro Henríquez Ureña 1992),Deus ex machina (Premio de Poesía Casa de Teatro 1994 y Accésit al Premio Internacional de Poesía “Eliseo Diego”, Excelsior, México, en ese mismo año), Lengua de paraíso y otros poemas (1997) y Criatura del aire (1999). En prosa ha publicadoMonografía sobre Rufino de Mingo (en colaboración con José David Miranda, Madrid, 1991), Ética del poetaescritos sobre literatura y arte (1997) y Premisas para morir, aforismos y fragmentos (1999).

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...