lunes, junio 21

Amor trascendente: Miguel y Minerva Cocco

Amaba a Miguel Cocco en vida porque me sentí hechura suya en algunas cosas y si escribo es por él, que me dio alas. Lo amo aún porque es obligado hacerlo gracias a la fuerza del amor de su esposa Minerva, de quien dije una vez que era imprescindible para la vida de Miguel y cada día lo confirmo al ver cómo ella concreta o sustancia ese sentimiento enorme que la desborda. ¡Bendito amor que trasciende y nos vuelve mejores y más humanos! Gracias Miguel, gracias Minerva!









Sin ser moda, la mitad de mayo sirvió de punto de partida a una necesidad latente en la sociedad que no ha sido más que cosechas de un terreno largamente sembrado. La Dirección General de Aduanas nombró Edificio Miguel Cocco a la sede principal el 20 de mayo del 2010. El Ministerio de Hacienda nombró a su sala de conferencia Lic. Miguel Cocco el 15 de junio del 2010.
Editora Alfa y Omega también conmemora su ausencia. Su esposa Minerva, junto a sus hijas, dieron luz a un mural que no podía quedar en otro lado, sino en la empresa que sirvió de refugio a las ideas más progresistas de su país, en un momento dado de nuestra historia. Hombres y mujeres comunes, grandes personalidades, (mencionaremos sólo a Juan Bosch), pasaron por esta Editora desde los 70's hasta la hora de su partida hacia otro espacio desde el cual nos ve, seguramente sonriente.
Jovial, activo, ágil, feliz, firme, colorado, blanco, azul, morado, alegre, sólido, locuaz, callado, fuerte, suave, amoroso, enojado, visionario, capaz, inteligente, minucioso, cuidadoso, detallista, juguetón, bromista, pertinaz, sereno, dominicano, internacional, lector, leído, constante, solidario, protector, reparador, nutritivo, familiar, inmenso...
Cada trocito de cerámica refleja la luz de Miguel Cocco, hay colores como sentimientos y en cada pasada que demos, un emotivo homenaje ahondará el esfuezo coronado por su amante esposa Minerva, sostenida por Katherine, Jarouska, Maureen y Patricia. Un tejido apretado y firme pero capaz de emitir las más insondables notas de su ternura.
Miguel Cocco no ha terminado de cosechar todo el amor y la ayuda que sembró en sus años de vida. Todavía retumba su risa y sus ojos brillan con el candor de un niño travieso, pero sabio, muy, muy sabio, porque nos mostró un camino que nunca jamás vamos a olvidar.

Gloria a ti Miguel, honor y agradecimiento por sembrar en el corazón de los justos la magia de tu presencia.





Mural en Homenaje a "Miguel Cocco".
Técnica: Mosaico. Tamaño: 3x4 mts.
Artista: Christian Tiburcio
Develado: 27 de abril del 2010
Fotografía: Mariano Hernández
Ubicación: Editora Alfa y Omega,
Calle José Contreras No.69,
Zona Universitaria, Santo Domingo, República Dominicana


No hay comentarios:

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica