domingo, mayo 2

Johanna Goede, Brevedad



BREVEDAD

Sentada y balanceándose en su regalo de cumpleaños se encontraba la niña cuando el hermanito llegó del colegio.
-Corre Manuel, ven a ver lo que tengo en mis manos.
Y mientras así llamaba al niño invitándolo a acercarse, seguía su alegre y despreocupado vaivén en el columpio.
-No veo nada en tus manos.
-¿Qué no ves nada? ¿Y todas estas rayitas?
-¿Y para esto es que me llamas con tanto alboroto? ¿No te habías dado cuenta de que las tienes desde que naciste?
-No, fue hoy que las encontré y... ¡Mira ésta, qué cortita!
-Amelia, no te encumbres tanto. ¡Detente! ¡Amelia!
-¡Mira Manuel, estoy alcanzando el cielo!
-¡Amelia, no sigas...! ¡No! ¡Amelia...!

Amelia, qué pequeña era tu rayita de la vida.




Johanna Goedes, poeta, es autora del "Romance con la muerte" (poesía) y "Aún no sé que nombre ponerle" (prosa poética).
Nació en Puerto Plata en 1955 y ha obtenido dos premios en cuentos: El segundo lugar, con el cuento Brevedad (1991) y la Primera Mención de Honor con el cuento Levedad (1991), en el concurso Por nuestro país organizado por la Sociedad Cultural Renovación de Puerto Plata.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

hola, aparte de tu cuento para ninos, tiene que incluir la biografia completa tuya. ya que el lector le interesa todo los datos de sus escritores. me gusto mucho el cuento ya se quien es DIOD , tu forma de esplicarlo es muy entendible y el nino lo capta bien.

LNG dijo...

Johanna Goede es una escritora que vive en Puerto Plata. Sé que estuvo ligada al movimiento literario "Interiorismo" y tengo un libro suyo con recetas de ricas comidas y versos. He encontrado este cuento en Internet y lo he replicado. Tal vez, un día, ella misma lea tu comentario y te conteste. Un saludo.

María del Carmen dijo...

Johanna es muy buena escritora y reconocida, he leido algunos de sus trabajos y este es de los pocos que me gustan de ella, no estoy particularmente inclinada a sus trabajos, me gustan los libros de su paisana Yra Reybel, tiene trabajos verdaderamente interesantes

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica