sábado, marzo 6

UNA DE JOSÉ ENRIQUE TRINIDAD

Elegía

Por José Enrique Trinidad

A Margarita Méndez
Antes de que muera y mueras… en un diciembre de banderas.

En el espacio infinito
del dolor sorprendido
estoy disminuido.
Margara flor y dolor.
Quizás y sin quizás
Este pueblo desangrado
que hizo brotar tus lágrimas
no sepa de tu ausencia.
Sin ti tres soledades quedan.
Y el aire que quema y quema.
Sonrisa y sol se pierden en tu día. En tu noche…
En mi alma encanecida lloro tu pena y la mía.
Ahora que vivo tu muerte busco la libertad de tus ojos.
Ahora que vivo tu muerte busco la última victoria, tu victoria.
La absoluta pureza de tu canto, nuestro canto.
La total extensión de tu alegría, esperanza de tanta Patria
Oscura y perseguida.
Ya no serás sueño.
Sólo un poco mar.
Una Canción
Muchacha.
Se me alarga la esperanza
Cuando me tocan tus manos
Muchacha.
Con esa sonrisa tuya
Que me recuerda a la Patria.
Muchacha, muchacha…
La sangre como torrente
Estalla al centro del cuerpo
Muchacha larga, Horizonte
Vida misma y hasta muerte.
Muchacha, muchacha.

Muchacha
Quiero sentir correr la lluvia
Por mi cuerpo
Y bañarme en el sol que nace de tus manos
Me quiero estremecer
Ligándome a tu pecho
Que te apoyes en mi hombro
Recorriendo las calles
Que hoy nos piden libertades
Te me vuelves la vida misma
Y te me vuelves canción
Ganando sabor a tierra,
Fertilizando el sudor…
Y te me enredas muy adentro
Como raíz de cayena.

Muchacha larga. Horizonte,
Vida misma y hasta muerte.
Muchacha, muchacha, muchacha.

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...