viernes, enero 29

Tu hora

A ti que no perdonas, a mí que no lo olvido.

Cada sesenta minutos hay sesenta segundos tuyos.

Intensos, afilados se clavan

garganta adentro y duelen

Se hunden en mis sesos; raíces de madreselva

en ruinas centenarias.

Son sesenta segundos de reintegro:

se repite tu voz,

regurgito palabras;

la broma infantil se vuelve infamia

Tus palabras se agrandan

Y yo me hago pequeña

Vibran mis carnes

De sonido plenas

Y hasta versos evoco tras tu eco.

Cincuenta y un suspiros,

Nueve angustias y la frente afiebrada

coronada de alfileres potstraumáticos

IN FER NO

A VER NO

Rojos mis ojos suman

Desencuentros

Y no recuerdo ni una sola razón

Que me sostenga

Salvaje

Descomunal

Insalvable

Distancia de por medio

Sedientos nos mantiene

Rabiosos en la fuente

Hidrofóbicos, contrarios y oponentes.

A media asta mis párpados mongólicos

Saturados de vida se enlutecen

Sesentas ansiedades plenas de aguaceros

Ruge mi voz

Se rompe un cauce camino a mi garganta

Me estalla el rugido interior

Y en sesenta nudos

Sesenta dentelladas

De enmarañados sueños

Fermenta la mentira abierta que me espera

Al darme cuenta de que mi remedio

es la causa mortal de mi tristeza.

LNG

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...