sábado, enero 23

Farah Hallal Muñoz, Una mujer en caracol

Una mujer en caracol

Una niña libera su sombra
su sombra amiga en claro oscuro.
Ambas se esconden de las luciérnagas.
Cavan los pasos sobre la playa
guardan sus voces temblorosas,
luciérnagas que encienden y callan
siguiendo las líneas de arena,
como las líneas del tiempo,
una espiral habrá de llevarlas
al último rincón atormentado.

La niña abre la puerta trasera
de su montaña rusa y ríe,
ríe, ríe, ríe,
ríe en repetición instantánea,
aborda la penumbra de la mujer en
caracol
y ambas se miran ¿sabes?
ambas se miran como si se quisieran.

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...