jueves, noviembre 5

"Ayer Español nací, a la tarde fui francés,

...a la noche etiope fui,
hoy dicen que soy ingles.

No se que será de mi!"

Los dominicanos parecen haber perdido, con su historia de inestabilidad política y regímenes de fuerza, los orígenes de su propia identidad cultural y con ello la capacidad de hacer frente a influencias foráneas, según el director de Cultura de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), César Zapata.

"Quizás por el hecho de que seamos una isla tan abierta, donde el flujo del turismo es constante, los dominicanos vivimos en una nebulosa sobre nuestra identidad cultural", dijo el experto.

Como muestra de sus afirmaciones, destacó que en la República Dominicana es cada vez más popular la celebración de Halloween y el Día de Acción de Gracias, dos de las más populares fechas en EEUU.

Zapata dijo que eso es posible debido en gran parte a la ausencia de una política oficial dirigida a "colocar en escena" los valores auténticos nacionales, como sus ritmos de fuerte influencia africana.

"Aquí se celebra el Día de la Hispanidad como si nuestra única herencia fuera la proveniente de España, lo cual consideramos una ridiculez porque en realidad somos un híbrido entre la península Ibérica y los esclavos africanos", aseguró.

Un tercer componente de la cultura y herencia dominicanas es la influencia taína, raza de los primeros pobladores de la isla que fue aniquilada por los colonizadores.

"Quizás, muchos de nuestros problemas para asumir una real identidad cultural radica en los muchos incidentes previos a la creación del Estado dominicano, su historia de inestabilidad política y las dictaduras", agregó.


¡VIDA ETERNA, FRANCISCO AYALA!



"Ensayista, narrador, sociólogo, académico y enamorado del cine, Ayala era un gran convencido de que la libertad individual debía ser proyectable a todos los planos de la existencia, y un hombre comprometido con su tiempo pero que rechazaba cualquier adscripción política concreta.
"El compromiso debe establecerse con uno mismo y con la realidad en que vivimos, pero no con el ideario de un partido. El intelectual al que le dictan lo que ha de pensar abdica de su condición intelectual", sostuvo siempre Ayala". (Tomado de ABC)

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica