domingo, septiembre 20

MI AUTE

Hoy, disfrutando del Concierto por la Paz, iniciativa de Juanes, grité como una chiquilla cuando se presentó Luis Eduardo Aute. Me parece fantástico que se haya logrado este encuentro latinoamericano con los artistas identificados desde toda la vida con la paz, la equidad y la justicia. Hago relucir mi autógrafo entusiasmada por la esperanza que despierta la unidad de millones de almas en un solo clamor: PAZ, que lo contiene todo: AMOR, IGUALDAD Y PROSPERIDAD. Cuba no puede seguir limitada. Su apertura es una necesidad de todos.
Posted by Picasa

De Bienvenidos a la Fiesta. Sin desperdicio.


LUIS DANIEL GONZÁLEZ
domingo, 20 de septiembre de 2009
Pienso que tiene razón Allan Bloom (a quien cito casi literalmente hasta el final) cuando sostiene que hoy, desacreditado el machismo, abundan los moralistas que se han propuesto la tarea positiva de que los hombres sean cariñosos y sensibles —y para eso invaden las escuelas, la psicología popular, la televisión y el cine—, intentando reeducarlos para que acepten los elementos «femeninos» de su naturaleza. Los hombres tienden a soportar esa reeducación con cierta hosquedad, pero aplicadamente, para conservar la paz con sus esposas y amigas y para evitar el oprobio de ser etiquetados como poco sensibles o lo que sea.
Pero este planteamiento termina fracasando porque, en un mundo individualista, no se puede forzar a nadie a ser altruista, y menos aún pueden hacerlo aquellos cuyo altruismo es menor; y porque, sobre todo, la tarea de cuidar a otros y de preocuparse por otros es una virtud y no una «sensibilidad». Aquí conviene recordar que las virtudes controlan a las pasiones, como la templanza controla a la concupiscencia o el valor controla el miedo; y que, aunque se puede desear un antídoto contra el egoísmo natural, los deseos no obran imposibles, por mucho que lo exija el moralismo abstracto. El viejo orden moral, por imperfecto que fuera, al menos apuntaba hacia conseguir virtudes; por el contrario, el moralismo abstracto de hoy condena el arco de medio punto, lo quita, y culpa luego a la calidad de los materiales cuando la estructura se derrumba.
Allan Bloom. El cierre de la mente moderna (The Closing of the American Mind, 1987). Barcelona: Plaza & Janés, 1989; 395 pp.; col. Hombre y Sociedad; prólogos de Saul Bellow y Salvador Giner; trad. de Adolfo Martín; ISBN: 840123008X.

concurso de cuentos sobre béisbol

Julián, Zapata, Peralta
Revelan ganadores concurso de cuentos sobre béisbol 



  
Los escritores Aquiles Julián, César Zapata y Rafael Peralta Romero fueron declarados ganadores de los tres primeros lugares en el segundo concurso de cuentos sobre béisbol organizado por la Secretaría de Estado de Cultura.

El primer premio fue para el cuento “Tigre y Cachorro”, de  Aquiles Julián. El segundo  para  “La Vida es juego”, de César Zapata; y el tercer premio para el cuento “Te la comiste, Vejiga”, de Rafael Peralta Romero.

Los premios serán entregados al inicio de la temporada de béisbol invernal, en la tercera semana de octubre, cuando los escritores  ganadores recibirán 150, 100 y 50 mil pesos, respectivamente.

Otros diez  cuentos ganaron menciones de honor las cuales fueron otorgadas en el orden siguiente:  “Ocúpate de que el tiro nos salga bien”, de Alexis Gómez Rosa; “Historia de una derrota”, de Nan Chevalier; “ La Angustia de don Terencio”, de Danilo Rodríguez, y “ Alergia Roja”, de Mario Julio Cedano.

También fueron señalados  “La Huella”, de José Miguel Domínguez; “Conceptos de sacrificio”, de Sandra M. Tavárez;  “Los bravos del norte”, de Danilo Rodríguez;  “Tulio H La Biblia”, de Justiniano Estévez Aristy;  “Un récord nada más”, de Waldo Rosario, y   “Momo”, también de Danilo Rodríguez.

El jurado estuvo integrado por Ángela Hernández, Arturo Rodríguez Fernández y Pedro Antonio Valdez.

MANIFIESTO de León Molina Pantiga

Manifiesto sobre otras consideraciones menores cuya autoría se desvanece en el jadeo del coro, que soy poeta.
Soy un iluminado y ante la soledad me porto como un hombre y tenso los pulmones para contener todo el vigor aéreo de las realidades sin substancia.
Sobrevuelo el mundo por dentro de las cosas.
Soy el amor cuando amo y soy el dolor cuando me duelo.
Mi inteligencia suena entre los rosados labios del sentimiento, razón por la que no me es dado lo arbitrario.
Mi rumbo es siempre divergente al de mis pasos. Y llego donde no iba. Y sólo cuando encuentro comprendo qué iba buscando.
Por eso
Manifiesto que por encima de la triste ley me asisten todos los derechos.
Tengo derecho a mis ojos y a entender lo que con ellos veo.
Tengo derecho al mundo y a su cielo que siembro de paracaídas cargados de palabras.
Tengo derecho al dolor de los hombres y de las mujeres y de los niños y a compartir con ellos la fosa que por mi jardín avanza.
De modo que
Manifiesto que ser poeta requiere ser digno.
Requiere ser limpio. Requiere ser casi nadie.
Para alcanzar la voz y devolverla al mundo
afilada en la piedra solitaria de la luz.
Gélida y pura.
Como la espada de un dios.

OUT SIDE




Out side


Ya perdí el pudor aquel
de la juventud.
Y digo que soy un romántico
y digo que soy un místico
y otras cosas que no se estilan.


Me he puesto gordo
y ser ateo
me parece una pérdida de tiempo.
He recortado mi melena
y mis convencimientos.
Siempre que puedo
vengo a la sierra
y paseo solo
o paseo con mis hijos
y de ellos me sorprendo.


Ya perdí el pudor aquel
y voy aprendiendo en paz
a ser lo que soy.


Rodeado por la belleza
de estos montes
con alivio comprendo
que por fin
                estoy pasado de moda.


León Molina Pantiga


Imagen: "Anonymous" de Juha Arvid Helminen

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...