sábado, agosto 22

Poema de Julio Antonio Rodríguez Santana


POR EL DÍA QUE NACE

Me despertaré de un sueño entre voces

y tus labios estarán comprometidos con mi manos

resbalando por esa suave llovizna que eterniza

la pasión de los abrazos en aquella esquina

de la cama donde siempre estamos acurrucados

y te regalaré esa rosa tibia que acaba de despertar

esgrimiendo su tímido canto para arrullar ese increíble

despertar del sol entre las cortinas de nuestra alcoba

y abrirás los ojos y me rodearás con tus brazos

como aquella canción de otoño que jamás

ha podido ser cantada por el trovador imaginario

y te levantarás sobre esa alegría que desconoces

y que presientes que se acerca para arrancarte

una sonrisa de felicidad en tu rostro

y entonces es que recordarás aquel día

del mismo nombre donde unas horas más tarde

lanzaste al tiempo tus primeras lagrimas

y la felicidad retornará a tus ojos

y me abrazarás en ese espacio divino

donde el amor jamás se detiene

y un espejo será el testigo inolvidable

de que siempre estaré en cada despertar

no importando que sea un día gris

o una noche arrugada por la soledad de la luna

porque no importa cual es el horario

donde acostumbras habitar tus movimientos

no importa cual sea la huella que dejes

sobre aquella arena transparente de tanto olvido

ahí estaré para comenzar como cada nuevo gesto

una eternidad que jamás será desterrada

por los caprichos de Dios, por ese único suspiro

donde encontré por primera vez la palabra amor.


Posted by Picasa

s mejor ser tonto con opciones, que listo sin iniciativa


http://www.ricardoros.com/blog/

domingo, agosto 23, 2009, 12:00 AM - Reflexiones

Escrito por Ricardo Ros

¿Es más inteligente una mosca o una abeja? La mayor parte de las personas responderemos que las moscas son bastante tontas, mientras que las abejas demuestran una finísima inteligencia.

Cuenta Miguel de Unamuno, citando a otro autor, en su libro Recuerdos de niñez y de mocedad que "si se meten en una botella abejas y moscas y se pone la botella con el fondo hacia la luz siempre, las abejas no hacen sino agitarse contra el cristal del fondo, sin poder convencerse de aquel invisible obstáculo, mientras que las atolondradas moscas revoloteando de una a otra parte hallan, cuando menos lo esperan, la salida. Lo cual es decir que la abeja es más lógica, es decir, más estúpida que la mosca, y ésta más estética, es decir, más espiritual que aquélla. La imbécil de la abeja se está rasca que te rasca contra el cristal y hacia la luz, sin convencerse, mientras que la alegre mosca, convencida desde luego de que ha caído en una prisión, o más bien convencida de que es prisión todo o que nada lo es, la explora por todas partes, se pasea para divertirse sin importarle volar de trasero a la luz, y así por volver a la luz el trasero logra, jugando, la libertad."

El amor de las abejas a la luz es su verdadera inteligencia, que en este experimento constituye su ruina. Evidentemente imaginan que la salida de toda prisión debe estar donde la luz brilla con más claridad, y actúan en consecuencia, persistiendo en su actuación demasiado lógica. Para ellas el vidrio es un misterio sobrenatural que nunca han encontrado en la naturaleza. Carecen de experiencia de esta atmósfera súbitamente impenetrable. Y cuanto mayor es su inteligencia, más inadmisible e incomprensible aparecerá el obstáculo extraño.

Mientras que las estúpidas moscas, a quienes les tiene sin cuidado la lógica como el enigma del cristal, hacen caso omiso de la llamada de la luz, revolotean frenéticamente acá y allá y favorecidas por esa buena fortuna que a menudo sonríe al simple, encuentran la salvación donde el sabio perece, terminan necesariamente por descubrir la abertura amiga que les devuelve su libertad.

Con este conocido experimento de las moscas y las abejas podemos sacar enormes conclusiones. Todos nos hemos encontrado con personas muy inteligentes que han desaprovechado su vida y con otras con menos recursos de inteligencia que han convertido su vida en un verdadero éxito.

El experimento de las moscas y las abejas nos habla de factores muy importantes en relación con el uso de la inteligencia:

- rigidez y flexibilidad

- relación entre medios y fines

- vinculación entre acciones e intenciones

- modelar al vecino

- retroalimentación

- investigación

- asumir riesgos

- unos hechos determinan los siguientes

- la experiencia nos puede bloquear

- la lógica a veces es mala consejera

- saber elegir el camino adecuado

- la línea recta no necesariamente es el camino más rápido…

Cada mosca, al estar relacionada con la vecina y a su propio pasado, trata de hacer continuas adaptaciones, que finalmente resuelven el problema. Las abejas, al estar atadas a una sola opción, buscar la luz, se meten en un callejón sin salida que no resuelve la situación.

¿Te sugiere esta historia algo que puedas aplicar a tu vida? ¿Actúas como las moscas o como las abejas? ¿En qué aspectos de tu vida chocas continuamente con el culo de cristal de la botella? ¿Qué es lo que se repite una y otra vez y te deja insatisfecho?

¿Cuál es tu experiencia?

Memorias de Quisqueya

La Dra. Reina C. Rosario Fernández nos hace llegar la invitación de la puesta en circulación de la revista pedagógica creada para cumplir con unos de los cometidos de su Departamento de Investigación y Divulgación: crear un vínculo didáctico entre los maestros, maestras, estudiantes y la población. Para tal fin, se hermanan con la Oficina de Prensa de la Presidencia y con la Secretaría de Estado de Educación. ¡Allí estaremos!
Posted by Picasa

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica