viernes, julio 3

AUSENCIA


A soportar tu ausencia
me enseñaré a mí misma.
Ejercicio espartano de coraje y silencio.
Desandaré las noches con los ojos razgados
para mirarte donde te retraten mis ansias.
Tu perfil, tu silueta reconstruiré en penumbras
para que me acompañen en el tedio que aprieta.
Si he de vivir en vela, esperándote siempre,
galoparé distancias sobre el corcel sin riendas
que es tu alma enamorada.
Viviré así aferrada a tu espalda,
rascando los lunares que mis sabanas manchan.

A soportar tu ausencia
me obligan los segundos
en un rechazo hondo de todas las distancias.
Te tengo y no te tengo porque no eres de nadie,
mientras lánguido el tiempo se me agolpa
en la boca con que te llamo y beso.
Posted by Picasa

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica