viernes, marzo 6

Posted by Picasa

VISITA A TOBOGÁN en su 22 ANIVERSARIO

TOGOGÁN, La enciclopedia del niño cumplió 22 años que se dice pronto. En la imagen estoy con Niurka Pérez de Paulino, la Directora de Arte. Ella tiene trabajando ahí, los mismos años que la revista. Niurka, madre de dos niños, esposa ejemplar, luce tan encantadora como una princesa de cuentos. Como ven, y ratificando a Miguel Cocco y a Minerva González de Cocco, ella ha ganado mucho con los años, pues antes era más flaquita. Lo lindo es que no se piensa en años ni en achaques cuando estás con ella. En la foto, estamos en una salita donde el recuerdo del Profesor Juan Bosch nos arropa, recordándonos los momentos en que él llegaba a la Editora Alfa & Omega y todo lo llenaba con su presencia; nosotros nos sentíamos felices de estar dentro de su inmensidad porque nos tocaba un cachito de grandeza, luego el día transcurría más diáfano y luminoso. ¡Qué bueno que a mi me tocó estar cerca!
Aquí Ana Báez, otra Directora de Arte de largo tiempo, un remanso en su temperamento y que ha resultado una madre de alto puntaje por su dedicación, pues tiene tres estrellas a las que les saca brillo constantemente (¡ja, ja, ja! pequeños genios). También vemos a Massiel Capellán, a quien conocí en esta visita y que se dedica al diseño gráfico.

En este ambiente de pre-escolar, la simpatía constante de Katherine Cocco y Niurka me acompañan para que lo recuerde cuando esté bien viejecita y regrese al jardín de infantes, que no está lejos.


Otra con Niurka, la esencia de TOBOGÁN, el símbolo del color, la belleza y el deseo de aprender y ser mejores.
Así es que deseamos muchas felicidades a TOBOGÁN, la enciclopedia del niño y confiamos en las generaciones que ha formado y está formado como germen nuevo en el engrandecimiento de esta patria! ¡LARGA VIDA A TOBOGÁN!



HASTA PRONTO EMBAJADOR WANG

Ayer, asistí junto a mi hermana Rosa a la despedida formal del enviado de Peking a la República Dominicana, Sr. Wang Weihua, un ser humano encantador que en sólo dos años en nuestro país ha despertado simpatías y algo más importante: ganas de trabajar por el acercamiento de las dos naciones.

El Sr. Wang es el Representante de la Oficina de Desarrollo Comercial de la República Popular China, aunque todos reconocemos que su rango es de Embajador, pero no se pone por tecnicismos, diríamos, ya que este título lo obstenta China-Taiwán, por disposición del entonces gobernante, Joaquín Balaguer.

Como yo no tengo que cumplir ningún protocolo, me doy la libertad de llamar al Sr. Wang, Embajador. Sé que él ha cumplido misiones en Costa Rica, México y Panamá y que de alguna forma, su experiencia en el área de Centroamérica, lo atraerá hacia estas tierras de nuevo.

Si la misión del Embajador Wang era "acercar a la cultura dominicana a la china" y viceversa, lo ha logrado a la perfección. Con personalidades así, los problemas parecen disminuirse.

Le deseo al Embajador Wang Weihua muchos más éxitos en su carrera diplomática enalteciendo a la República Popular China en el mundo.

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...