domingo, enero 11

LETRAS FRÍAS



Durante años esperé vivir, como en Italia, una nevada como de film, pero en Madrid, que me permitiera hacer un muñeco de nieve. No fue posible. Hoy que la alborada dominicana me trae su fresca y los cantos de gallos citadinos y locos, por supuesto pues cantan a todas horas mas la bachata no los deja oír; me siento a través de las imágenes de FORESTMAN, de quien soy asidua y ahora he puesto el link, allá donde he dejado mucho cariño y me voy pa la calle a hacer mi muñeco de nieve! ¡Gracias, Forestman!

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...