jueves, noviembre 12

¡Leibilidad! ¡Existe!


Legibilidad y leibilidad: dos conceptos aparentemente olvidados por los diseñadores
Saltar a Comentarios

Verónica Rodríguez, UDLAP | Diseño de documentos electrónicos.


Si bien, el diseño gráfico es una mezcla de un sin fin de elementos gráficos que permiten comunicar y transmitir visualmente cualquier mensaje de una forma realmente efectiva, muchas veces suelen olvidarse algunos de estos elementos a la hora de diseñar una composición.

Los diseñadores gráficos, la mayoría de las veces, en una composición, se enfocan sólo en la forma de la letra, en que ésta sea visualmente atractiva, pero se olvidan de otros aspectos importantes además de la tipografía.

Un buen texto y una buena edición genera en el lector una especie de magia que los acompaña a lo largo de toda la lectura. Para que ésta mantenga la ilusión de la magia, se necesitan dos aspectos importantes dentro de la composición de textos: la legibilidad y la leibilidad. Dos palablas con un mismo objetivo, la facilidad de lectura de un texto. Pero, ¿qué es legibilidad? y, ¿qué es leibilidad?

Legibilidad

Por legibilidad se entiende a la calidad que tiene un texto de ser legible. La legibilidad no se refiere a que solamente el texto sea fácil de leer, que sea visible. También considera el diseño de las letras, palabras, oraciones y párrafos, es decir, la composición total, deben ser presentadas al lector de forma tal que se logre mantener la atención del mismo.

Leibilidad

El concepto de leibilidad va íntimamente relacionado con el concepto de legibilidad. Leibilidad se refiere a la capacidad de comprender una composición con el mínimo de cansancio. En otras palabras, permite captar el mensaje que lleva una composición son mayor esfuerzo, siempre y cuando el texto esté bien diseñado.

Como anteriormente mencioné, muchos diseñadores gráficos se enfocan sólo en la cuestión artística de la composición y no en verificar si realmente esa composición es legible y leible para los lectores. La comprensión de un texto es el resultado de un buen manejo tanto de la legibilidad como de la leibilidad, por ello es importante que el diseñador gráfico tome en cuenta estos dos conceptos además de la cuestión artística cuando se encuentre diseñando una composición.

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...